El hombre misterioso

Es un frío día de Enero, como cada mañana, Clara camina hacia el trabajo, la noche ha sido gélida, la sensación de humedad le provoca tiriteras , a pesar de vestir su abrigo azul de paño, las botas de piel, que le regaló su madre una Navidad , los guantes y la bufanda que con tanto cariño le tejió su tía Elvira, a la que no ve desde hace mucho tiempo, pero hablan por teléfono de vez en cuando, para Clara es como su hermana mayor, la diferencia de edad entre ellas no es mucha, no sabe el por qué ella y su madre dejaron de hablarse, tan solo recuerda que cuando su padre dejó a su madre tras una agria discusión, la relación entre Elvira y Nuria, que eran inseparables, acabó, Clara, sutilmente preguntó a su madre, pero Nuria cambiaba de tema, con Elvira no tuvo más suerte, sonreía encogiéndose de hombros, al poco tiempo su tía, se trasladó a otra ciudad, prometiendo a Clara visitarla, cuando la muchacha se independizó, Elvira estuvo con ella, esa fue la última vez que se vieron han pasado seis años, Elvira por trabajo viaja mucho, le resulta difícil disponer de tiempo libre, aunque,puntualmente no pierde en contacto con su sobrina.

Desde unas semanas, Clara se siente algo inquieta, durante su trayecto al trabajo, ha notado la presencia de un hombre al que nunca había visto, camina a cierta distancia, pero a ella le parece que la sigue, al llegar a su destino, el hombre permanece parado durante un breve tiempo, quizás sea casualidad simplemente, pero ya han pasado muchos días desde la primera vez que lo vio, allí tras ella. Clara se encararía a él, pero antes debe comprobar que está en lo cierto, mañana cambiará la ruta. Clara entra en la oficina donde trabaja, Alex, el conserje le sonríe, es un hombre encantador, en varias ocasiones han salido a tomar una copa, acostumbran a desayunar juntos en una cafetería cercana , Clara se pregunta el por qué son solo amigos, cuando existe entre ellos más afinidad que entre muchas parejas. Hoy decide comentar a Alex del misterioso hombre, él le propone ir a recogerla a su casa todos los días, Clara, prefiere esperar como actúa el tipo al cambiar el camino, mañana lo comprobará, Alex, con discreción observa cada movimiento de Clara, sueña confesarle sus sentimientos, pero teme ser rechazado, piensa que es demasiado bella e inteligente, no puede esperar que Clara lo vea como algo más que un amigo, piensa que cualquier día se alejará de él, se enamorará de otro, si supiera que Clara espera que ese hombre sea él, Alex le propone cenar juntos, hoy inauguran un restaurante cerca del puerto, ella acepta, le encanta la compañía de Alex, al acabar la jornada, Alex recuerda a Clara que a las ocho la recogerá, ella asiente y camina coqueta hacia la salida, Alex la contempla embelesado, suspira pensado en esta noche.

A la hora acordada, Alex espera a Clara frente a su casa, ella baja a toda prisa, repentinamente detiene su paso, en su semblante aparece la preocupación, discretamente, le comenta a Alex, que el hombre misterioso está allí, la intención de Alex es ir hacia él, pero Clara se lo impide, el muchacho le pide precaución, quien sabe que pretende ese tipo, Clara entra en el coche de Alex, se dirigen al restaurante, Alex se ha propuesto que esta noche sea especial, si fuera capaz de decirle cuanto le hace sentir, que su mundo es ella, puede que algún día encuentre el valor de abrir su corazón. Pasan una velada tranquila, Alex piensa lo hermosa que es y lo guapa que está esta noche, con ese vestido azul resplandece como una estrella, su estrella como él la llama cuando la piensa, entre risas y conversaciones cenan, toman postre y una copa de champagne invitación de la casa, a ella le entregan una rosa azul como su vestido y a él una botellita de brandy, detalle por la apertura del local, se levantan y salen a la calle, la noche es fría, Clara se acerca a Alex, él ,instintivamente, pasa su brazo por los hombros de Clara, tratando de darle su calor, ella le mira sonriendo y se acurruca, Alex, viendo el rostro de ella cerca del suyo, sin pensarlo intenta besarla, pero cuando sus labios están a milímetros, ella levanta la cara, ha visto al hombre misterioso casi frente a ellos, medio oculto entre unos árboles, Clara, asustada, abraza a Alex, es más que evidente, ese tipo la vigila y apenas se esconde, ¿qué buscará?, se preguntan los dos, Alex cree que es el momento de averiguarlo, sin pensarlo, va hacia el hombre, lo sorprende por la espalda, al darse la vuelta, se encuentra Alex, mirándolo furioso, el hombre con prudencia le saluda, Clara, temerosa se acerca, en el semblante del hombre al verla se refleja alegría, ruega a Alex, buscar algún lugar tranquilo donde poder explicarse, eso es lo que quiere Alex, una aclaración de aquello que parece de película de detectives. Los tres caminan despacio, sin hablar, a pocos metros hay un bar aún abierto, buscan un rincón discreto, Clara y Alex, se sientan frente a Pablo, este comienza diciendo a Clara lo bonita que es, cuanto le recuerda a Nuria, su madre, Clara lo mira sorprendida, Pablo pide disculpas, pues debe empezar desde el principio.

Pablo, conoció a Nuria, la madre de Clara hace veinticinco años, casi los que ella tiene, Nuria pasaba un mal momento con su esposo, se habían planteado separarse, al parecer Nuria sospechaba que había otra mujer, ella sabía quién era, tan solo le dijo que se llamaba Elvira, Clara no podía creerlo, su tía y su padre engañando a su madre, Pablo y Nuria, comenzaron a verse, el marido de Nuria estaba de viaje y posiblemente Elvira lo acompañara. Pablo se enamoró de aquella, en apariencia, dulce mujer, durante dos semanas se vieron a diario, los primeros días tan solo paseaban y tomaban un café por la tarde, pero la pasión de el por ella quizás la soledad y el rencor que sentía ella, parecía , les unían cada vez más, a los pocos días, se encontraban en una pequeña pensión en la que se amaban, soñando en pasar el resto de su vida de ese modo, incluso Nuria se planteó acabar con su matrimonio ,o eso le decía a Pablo, allí engendraron a Clara, aunque él lo desconoció hasta pasados muchos años, el esposo de Nuria regresó, esta le sugirió que lo mejor era acabar con aquella historia, ella seguía amando a su marido, las palabras de ella fueron que durante el viaje había reflexionado e intentarían que su relación siguiera adelante, Pablo intentó que Nuria meditara aquello, si algo está roto no hay arreglo, le rogó que se quedara junto a él, le daría la mejor vida que pudiera imaginar, pero Nuria se alejó sin despedirse, él intentó contactar con ella, pero le resultó imposible, nunca olvidó aquella mujer, tomo aliento unos segundos y continuó, un día, muchos años después recibió una llamada telefónica, era una mujer cuyo nombre era Elvira, le propuso encontrarse, pues debía saber algo importante para él, el nombre le resultaba conocido, aceptó verla, era la hermana de Nuria, muy parecida a ella, quedaron en un parque, sentados en un banco conoció la existencia de Clara, entonces era una mujercita de veinte años, Elvira le mostró fotos, era el vivo retrato de Nuria, Pablo preguntó a Elvira el por qué no se lo había dado a conocer hasta entonces, Elvira simplemente respondió que era el momento de las verdades, Nuria, al regresar su esposo dispuesto a separarse de ella para comenzar una vida con Elvira, está le anunció su embarazo, así lo retenía a su lado, el acabó con Elvira, para él un hijo era muy importante, pero con los años Elvira averiguó la mentira de Nuria, que lo único que consiguió fue amargar la vida de su esposo y destrozar a Elvira, ella siempre amó a su cuñado, en venganza, lo hizo público , Nuria se quedó sola, como ella estuvo tantos años, Elvira dejó la ciudad , el padre de Clara en pocos meses se reunió con ella, Pablo buscó a Clara tardó un tiempo en encontrarla, Elvira no le reveló donde se encontraba, quizás no de la mejor de las maneras, pero no sabía cómo llegar a ella, Clara no podía creer aquella historia, pero sabía que era cierta, pues partes del relato las había vivido, ahora llegaban respuestas que ella pedía y todos callaban, solo le dolía que su padre, el que la había criado, la hubiera borrado de su vida y su tía callar que estaba en contacto con él, sin más explicación, sabiendo lo que Clara sufrió, adoraba a su padre.Clara se levantó, necesitaba abrazar a Pablo, después de tantos días temiéndole, tenía frente a ella a un hombre encantador, con una sonrisa mágica, aunque en su mirada se notaba una pizca de melancolía, Alex, observaba en silencio, era hermoso verlos, padre e hija mantuvieron una larga conversación, al acabar, Pablo se dirigió a Alex, en los días que había buscado la manera de llegar a Clara, también lo observó a él, sabia de sus sentimientos por ella, el animó a lanzarse , Alex asintió, el camino estaba abierto. Sin decir una palabra Alex enlazó entre sus brazos a Clara, fundiéndose en un apasionado beso ante la mirada complacida de Pablo.

Pablo permaneció unos días en casa de Clara, querida despedirse de Nuria y así pasar página, Clara y Alex acompañaron a Pablo. Frente a una sorprendida Nuria Clara, habló la primera, sabia toda la historia, no era quien para juzgar a su madre, pero había causado mucho dolor, no se puede obligar a nadie a compartir una vida y mucho menos cuando existe otra persona que se ama de verdad, dejó solos a Nuria y Pablo, ella lo miraba indiferente, simplemente fue un desahogo de mujer frustrada, Pablo no fue capaz de hablarle, simplemente le dijo adiós esa ya no era la mujer de la que se enamoró . Los tres dejaron la casa de Nuria, está, de repente vio su pasado ante ella, su mentira la había llevado a perder todo.

Pablo debía regresar a su ciudad, pero mantendría el contacto con Clara, Pablo era un hombre bien situado, muy trabajador, algo que Clara había heredado de él, se despidieron hasta pronto, Clara y Alex lo miraban mientras se alejaba, una vida comenzaba en ese instante para los dos.Magda Jardí©Derechos reservados

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
Rosa 2.013
Ochoa de Eribe Gomila Rosa3 d noviembre d 2014 a las 18:05 (UTC)
Me ha encantado Magda Gracias

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia