La obligatoriedad del derecho al voto vulnera el espíritu democrático

I.- INTRODUCCION

EL 05 de octubre de 2014 en el Perú se vivió los comicios regionales y municipales, en donde muchos ciudadanos no sabían por quién votar, no querían ir a sufragar o simplemente iban a cumplir por no ser sancionados sin haber sido debidamente informados de las propuestas políticas, por lo tanto la gran pregunta sería ¿Es democrático obligar a los ciudadanos a votar si en realidad no desean hacerlo?, como decía Octavio Paz: “ Cuando la libertad y el derecho son impuestos por la fuerza se convierten en tiranía”[1].

Es así que estas elecciones han traído nuevamente el debate sobre la posibilidad de eliminar la obligatoriedad del voto y que el ejercicio del derecho al sufragio activo sea voluntario, debiendo tener presente que la actual Constitución Política del Perú establece que el voto del ciudadano es obligatorio hasta los 70 años y facultativo a partir de esa edad, por lo que el voto voluntario en el Perú ya existe, puesto que la Constitución lo reconoce, pero viene a ser una suerte de privilegio que se concede a los mayores de 70 años.

En un momento en el Perú se ha presentado un proyecto para establecer plenamente el voto facultativo o voluntario, generando un arduo debate entre quienes defienden el voto obligatorio y los que señalamos que es parte de la libertad democrática.

En el presente artículo se reflejará diferentes razones de por qué la obligatoriedad del voto es contrario al espíritu democrático, dado que el ciudadano se ve obligado a votar bajo la amenaza de pagar multas y la imposibilidad de ejercer plenamente sus derechos como: suscribir contratos, obtener pasaporte, contraer matrimonio, entre otros.

II.- DERECHO AL VOTO

El derecho de todo ciudadano a participar en la dirección de los asuntos públicos, a votar, ser elegido y a tener acceso a la función pública, ha sido establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) y jurídicamente garantizado y protegido por el artículo 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP).

El derecho de participación política[2] se encuentra recogida en el artículo 2 inciso 17 de la Constitución Política del Perú “que toda persona tiene derecho a participar en forma individual o asociada en la vida política, económica, social y cultural de la Nación[3]”. Debemos tener presente que el derecho de participación se manifiesta de varias formas, siendo el voto una de ellas pues constituye un medio a través del cual todo ciudadano puede ejercer su derecho de elegir a sus representantes o pronunciarse en las distintas formas de consulta popular (derecho al sufragio activo[4])

Asimismo, el artículo 31[5] de la Constitución señala que tienen derecho al voto todos los ciudadanos mayores de 18 años de edad en goce de su capacidad civil y establece que también para el ejercicio de este derecho se requiere estar inscrito en el registro correspondiente. Asimismo establece que el voto es personal, igual, libre, secreto y obligatorio hasta los 70 años de edad, del cual se extrae que todo ciudadano tiene no solo el derecho sino también el deber de votar, ya que no ir a una urna y sufragar genera una sanción, debiendo tener en cuenta que los derechos por definición son facultativos. Si bien existen derechos no renunciables (como los laborales) no existen derechos que a la vez constituyan deberes, lo cual constituye una contradicción en sí misma, puesto que una persona puede elegir o no ejercer un derecho, y el no ejercicio no debería generar afectación alguna, por lo que la existencia de derechos obligatorios vulnera el derecho a la libertad individual.

Los defensores del voto obligatorio sostienen que es un componente indispensable en el proceso de democratización del sufragio  ya que garantiza la concurrencia de los ciudadanos a las urnas, legitimando el mandato de sus representantes[6]; argumento que queda desacreditado, pues no existen datos ni experiencias que permitan tal eficacia entre el voto obligatorio y la participación electoral, como el caso de Venezuela cuando en las elecciones de diciembre de 1993 fecha en que el voto era obligatorio hubo una abstención de más del 60%, mientras que con la vigencia del voto voluntario los procesos electorales  han tenido márgenes de participación claramente superior al 50%.[7] Por lo que de la experiencia vista en Venezuela podemos concluir que la obligatoriedad al voto no significa que habrá una verdadera participación electoral, pues existen tres clases de ciudadano: 1) el que no se encuentra debidamente informado sobre las propuestas políticas de cada candidato, por lo que elige al que le pareció más simpático o por el que hizo más propuestas a pesar que estas sean incumplibles, pero no debemos olvidar al ciudadano que vota por uno de los dos candidatos que se encuentren con los puntajes más altos en las encuestas, a fin que su voto sea útil; 2) el ciudadano que visea su voto o deja en blanco, entonces la pregunta es ¿para qué se obliga al ciudadano a concurrir a las urnas?, si su obligatoriedad no tiene sentido; siendo este el panorama acaso ¿se podría hablar de un ganador legítimo?; 3) aunque sea muy bajo el porcentaje de pobladores que verdaderamente se informa sobre las propuestas electorales y analizan cada una de estas propuestas a fin de ver si podrán ser cumplidas o no, por lo que emiten un voto confiable.

Además, los defensores del voto obligatorio sostienen que manteniéndolo se logra la máxima participación ciudadana en las elecciones y referendos. Asimismo, dicen que el voto facultativo generaría una crisis de representatividad. ¿Acaso en Colombia, por citar un ejemplo, se ha producido crisis por la falta de representatividad o en Estados Unidos han salido los ciudadanos a señalar que Barack Obama no tiene representatividad?

III.- ARGUMENTOS A FAVOR DEL VOTO VOLUNTARIO

En los sistemas democráticos la participación activa de los ciudadanos en la vida de la comunidad política es una de las exigencias de la dignidad de las personas y constituye un imperativo de carácter social[8]. Por esta razón, se señala que la vigencia de la democracia en un país es la mejor forma de garantizar la vigencia de los derechos humanos.

Existen diversas razones de porque el voto debería ser voluntario siendo las más importantes:

-          Mayor respeto a la libertad individual: La Constitución Política del Perú dice que el voto es libre, porque la libertad y la igualdad son los dos pilares de la democracia, pero si el voto es libre pero obligatorio, entonces entramos en una contradicción. Los ciudadanos que no fueron a votar no tiene por qué reclamar; tiene que aceptar la decisión de quienes sí lo hicieron, como en Colombia que tiene hace años el voto voluntario y solo el 42% asiste a sufragar, pero sus autoridades son reconocidas, hay representatividad y nadie cuestiona a las autoridades elegidas.

-          Mayor conciencia al momento de emitir el voto electoral: La participación electoral no solo depende de asistir o no a sufragar si no de la cultura que se tiene que forjar en la población, puesto que cuando los ciudadanos decidan ir a sufragar no lo harán porque tienen que pagar una multa, sino que irán porque se encuentran debidamente informados sobre las propuestas políticas, por lo que se generaría una democracia de conciencia.

-          Obligará a los partidos políticos a trabajar: Actualmente, los partidos políticos se confían con el voto obligatorio para tener una masa de votantes, pero si fuera voluntario, existiría el temor de si los electores se encuentran convencidos, por lo que si en un momento los ciudadanos dejan de ir a sufragar significa que no se encuentran de acuerdo con los candidatos, por lo que los partidos políticos dejaran de lado sus conveniencias y buscarán lo mejor para el país. Además el voto voluntario obligaría a los partidos a ser más organizados, a buscar más afiliados, a concientizarlos y capacitarlos, y todo eso suma en beneficio para la democracia. Esto obliga a los candidatos a esforzarse por llegar al electorado sustentando planes de gobierno concretos, viables y bien estructurados, por escuchar sus reclamos y por buscar soluciones factibles[9], de ser ello así, el voto voluntario, lejos de conducir a una democracia censitaria, estimularía a los políticos a estrechar sus relaciones con el conjunto de la ciudadanía.

[1] PAZ SOLDÁN Octavio: “Por las sendas de la memoria”.  2005. Editorial México. P.156.

[2] El derecho de participación política puede ser definida como la facultad que tiene toda persona de intervenir en la vida política de la nación, eligiendo a sus representantes o siendo elegido como tal. Comisión Interamericana De Derechos Humanos. Informes Anual 1978 Uruguay p.234.

[3] Artículo 2 inciso 17 de la Constitución Política establece: Toda persona tiene derecho a “A participar, en forma individual o asociada, en la vida política, económica, social y cultural de la Nación. Los ciudadanos tienen, conforme a Ley los derechos de elección, de remoción o revocación de autoridades, de iniciativa y de referéndum. “

[4]  El derecho activo, es aquél que tiene todo ciudadano de elegir a sus representantes y se manifiesta a través de voto, mientras que el sufragio pasivo es derecho de todo ciudadano a presentarse a las elecciones para ser elegido representante. RUBIO CORREA, Marcial. Estudio de la Constitución Política de 1993. Volumen 2, Fondo Editorial de la PUCP, Lima 1999 p. 337.

[5] Artículo 31 de la Constitución Política establece: Los ciudadanos tienen derecho a participar en los asuntos públicos, mediante referéndum, iniciativa legislativa, remoción o revocación de autoridades y demandas de rendición de cuentas. Tienen también el derecho de ser elegidos y de elegir libremente a sus representantes, de acuerdo con las condiciones y procedimientos determinados por la Ley orgánica. Es deber y derecho de los vecinos de participar en el gobierno municipal de su jurisdicción. La Ley norma y promueve los mecanismos directos e indirectos de su participación. Tienen derecho al voto los ciudadanos en goce de su capacidad civil. Para el ejercicio de este derecho se requiere estar inscrito en el registro correspondiente.  El voto es personal, igual, libre, secreto y obligatorio hasta los setenta años. Es facultativa después de esa edad. La Ley establece los mecanismos para garantizar la neutralidad estatal durante los procesos electorales y de participación ciudadana. Es nulo y punible todo acto que prohíba o limite al ciudadano el ejercicio de sus derechos.

 

[6] La obligatoriedad es parte del intento de “Ingeniería Constitucional “de reforzar la legitimidad de sus sistemas democráticos. No es causal que las democracias noveles de nuestro continente opten por el sufragio obligatorio precisamente para superar al alienación política y débil cultura cívica propia de regímenes autoritarios, caudillistas y populistas que han dominado la escena durante buena parte de los siglos XIX y XX. Zúñiga Urbina, Francisco: “Derecho a sufragio: La debatida cuestión de su obligatoriedad”. En estudios constitucionales. Centro de estudios Constitucionales de Chile, Universidad de Talca, año 7, N° 1, Talca, 2009, p. 381.

[7] FERNANDEZ, Mario y THOMPSON, José “El voto voluntario” En: Tratado de derecho Electoral comparado en América Latina. Segunda edición FCE, Instituto Interamericano de Derechos Humanos. Universidad de Heidelberg, Internacional IDEA, Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Instituto Federal Electoral, México D.F. 2007, p.253.

[8] Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Diez años, pp.331-332.

[9] “..el voto voluntario ayude a que los partidos tengan que existir más allá de los tres meses previos a las elecciones y los obligue a trabajar para conquistar un interés real de la gente hacia la política y las prácticas democráticas. Eso, si es que quieren votantes en las urnas." Carlos Basombrío, en su columna "¿Y las reformas políticas?" Perú 21. 29 de abril de 2011. Perú.

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat29 d diciembre d 2014 a las 15:53 (UTC)
Te deseo un muy feliz 2015.
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat29 d diciembre d 2014 a las 15:52 (UTC)
Estoy totalmente de acuerdo contigo.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia