¿Sabías que hacer la cama es malo?

Un estudio de la Universidad de Kingston demuestra que hacer la cama es malo

cama-deshecha-sabanas-mantas_MUJIMA20131105_0030_38.jpg

Hacer la cama es malo. Si, has leído bien. Hacer la cama es malo. Esta es una noticia que posiblemente revolucione a muchas madres y siembre el caos y las discusiones en muchos hogares. Lo cierto es que la Universidad de Kingston ha demostrado que al hacer la cama provocamos y contribuimos a la aparición de los temido ácaros.

Los ácaros se alimentos de nuestro sudor, de la humedad y viven en un habitad poco ventilada. Al hacer la cama tras levantarnos contribuimos a crearles un habitad perfecta en la que pueden reproducirse.

acaros-en-la-cama

Aunque no lo creas los ácaros son a veces los que causan largas noches de insomnio. Nos hacen sentir incómodos, nerviosos y extrañamente cansados.Además de ser una terrible amenaza para los asmáticos. 

Si quieres combatirlos lo que tienes que hacer es esperar un rato antes de hacer la cama. Levántate, abre la ventana y ventila el cuarto y las sábanas. De esta forma estos pequeños vampiros; enemigos de la luz y del aire fresco no podrán adueñarse de tu cama.

Denunciar contenido

3 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat5 d noviembre d 2014 a las 19:04 (UTC)
Me dan risa algunas de las conclusiones a las que llegan ciertas eminencias, que por ser tales, parece que sea necesario aceptar a pies juntillas todo lo que dicen.
Ni las sabanas son los reductos donde los ácaros se esconden, ni mucho menos son los lugares donde se reproducen.
Mucho antes de levantarnos, salvo raras excepciones, los ácaros abandonan las ropas de la cama y se esconden en las fisuras de la estructura de la cama, sin que afecte a su reproducción el hacerla o no hacerla
En los tiempos en que ciertos ácaros eran de mayor tamaño, como los Chinches, periodicamente nuestras madres, mas cautas e intuitivas que nuestros ilustres universitarios, sacaban la cama al patio, la desarmaban y golpeaban enérgicamente cada una de sus partes pudiendo observarse como se desprendían verdaderas piñas de ácaros de distintos tamaños que trataban de darse a la fuga sin conseguirlo porque previamente se había rociado el suelo con Zotal, que era un producto que los exterminaba y después de esto se barrían y se quemaban
Sigamos teniendo la buena costumbre de hacer la cama y en todo caso sigamos haciéndola como hacían nuestras madres, que por intuición y no porque se lo hubieran dicho tan doctos universitarios, aireaban al sol la ropa para que aquellos ácaros que no hubiesen sido diligentes en su retirada, no encontrasen el camino de su guarida y así poder exterminarlos después con una buena rociada de agua con zotal como ya apunté anteriormente.
vlxIa6Tl
Belen López Jaular29 d octubre d 2014 a las 10:12 (UTC)
No tenía ni idea..
h7sJ_g4U
Esme Paul28 d octubre d 2014 a las 12:01 (UTC)
Dios mioooo que asco que me dan!

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia