“La cara es el espejo del alma”

  • 28/10/2014
  • 2

"La cara es el espejo del alma"...no por su grado de belleza, sino por un "no sé qué"...que nos da un grado de fiabilidad, afinidad y confiaza. Algunas veces nos equivocamos, pero pocas.

En la vida real esta especie de intuición la aplicamos con mucho éxito.Entonces, ¿por qué, elegimos a los más corruptos de los corruptos?, si lo llevan escrito en su cara. No me digais que no pensais esto mismo...si mirais la cara de todos estos corruptos, me dareis la razón.

¿O es que nos los meten a la fuerza?.Bien es cierto, que el actual régimen lo propicia...por no decir que lo fomenta.Y no olvidar la máxima de que "el poder corrompe".

Pero es que resulta que los "púnicos" son corruptos de nacimiento..con premeditación, alevosía y con toda la intencionalidad de saquear el dinero público...es para partirse de risa...y Esperanza Aguirre ¿sin saber nada?...

En la operación "púnica" y las anteriores vemos claramente que los detenidos "llevan la fama" pero los que están por encima, "cardan la lana".No veo solución...este régimen sin separación de poderes, o donde todos los poderes son lo mismo...no tiene arreglo.Nadie está limpio, todos culpan a los demás, y los que más culpan, son los más culpables. ¡Qué triste!

Pero al fin y al cabo, los culpables somos todos nosotros...pues seguramente, más de una vez hemos defendido a un corrupto, por el mero hecho de pertenecer al partido que hemos votado...a ver si aprendemos ya.

Pero temo que esto reviente de mala manera, porque en las próximas elecciones, acudiremos a votar, como si nada hubiera pasado...

¿Y a quien votaremos?...a corruptos con cara de corruptos, a cretinos con cara de cretinos, a falsos con cara de falsos, a traidores con cara de traidores, a mentirosos con cara de mentirosos, a cobardes con cara de cobardes, a incompetentes con cara de incompetentes...y a todos esos advenedizos que no sirven para nada...solo para chupar del bote.

Qué bella es la democracia que nos hemos otorgado los españoles.

¡Venga, buenos ciudadanos!,

¡id todos a pagar nuestros impuestos!,

¡id todos a votar!....

¡Viva la gran fiesta de la democracia!.

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
00000000000
José Albino López Cuesta7 d noviembre d 2014 a las 23:33 (UTC)
Muchas gracias Juan Ramón...tu has completado lo que le faltaba al escrito...Tienes toda la razón.
Un abrazo Juan Ramón.
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat6 d noviembre d 2014 a las 15:37 (UTC)
Muy bien José Albino.
Has hecho un buen retrato de todos, sin nombrar a nadie, has dibujado los defectos de cada cual en una sutil caricatura, no dejando fuera a los traidores ni a los cobardes y has insinuado, sin proponer..., uno de los caminos que se podría seguir sin provocar un gran tumulto.
Pero creo que hasta que alguien no se la juegue y se salte a la torera esas trabas impuestas por una democracia inexistente, los partidos nunca llegaran a un consenso que propicie la consecución de los resultados por todos esperados.
Ese alguien, no va a aparecer porque todos saben que no seria bien recibido por parte de nadie, por lo que la única solución que encuentro es que todos y cada uno de nosotros, (y esto si seria una verdadera democracia), presionemos sin distinción de credos, a los partidos políticos, EXIGIENDO un consenso en el que queden explicitamente expuestos todos los pasos a seguir, para erradicar de España todo aquello que LA AMENAZA, LA COERTA, LA HIPOTECA, LA ARRUINA Y LA ENVENENA, con la amenaza implícita de que de no llevarse a efecto en un plazo prudencial el inicio de esta nueva etapa, ninguno de ellos podrá contar con un solo voto, seguido de la desobediencia en caso de que alguien pretenda gobernar, aprovechándose de la incomparecencia a las urnas de una inmensa mayoría.
NO PROPONER UNA SOLUCIÓN, NO ES INVITAR A UNA SEDICIÓN.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia