Carta de la joven mujer iraní condenada a la horca a su madre(Completa)

Un mensaje con sus últimas voluntades que toca el corazón

La joven diseñadora de interiores iraní Reyhaneh Jabbari murió la madrugada del sábado, 25 de octubre, en la horca.Ella quería que se conociera su última voluntad a través de la misiva que hizo llegar a su madre cuando conoció su condena.

Mi homenaje para ella ha sido traducir la carta completa al español para que todo el mundo pueda leer lo que sentía en su cautiverio y ante su inminente muerte.Un documento humano que me ha impactado por su sinceridad y valentía.

 

Querida  Sholeh ,hoy he sabido que ha llegado mi hora de enfrentarme con la ley del Talión(la ley de retribución del régimen iraní).Me duele que tú no me dijeras que había llegado a la última página del libro de mi vida ¿No piensas que debería saberlo? No sabes lo mal que me hace sentir el saber que estás triste ¿Por qué no me diste la oportunidad de besar tu mano y la de papá?

El mundo me permitió vivir 19 años. Aquella desgraciada noche yo debería haber muerto. Mi cuerpo hubiera sido arrojado en cualquier esquina de la ciudad y a los  pocos días, la policía te hubiera llevado al forense para identificar mi cuerpo y allí también te hubieran dicho que había sido violada. Nunca se hubiera encontrado al asesino porque nosotros no tenemos su riqueza ni su poder. Entonces tú hubieras continuado tu vida sufriendo y avergonzada y, unos pocos años más tarde, hubieras muerto de este sufrimiento y eso hubiera sido todo.

Sin embargo, con este golpe maldito del destino,la historia cambió.Mi cuerpo no fue tirado por ahí sino en la tumba de la prisión de Evin y en sus dependencias solitarias ,y ahora en la prisión de Shahr-e Ray, que sigue siendo como una tumba .Pero acepta el destino y no te quejes .Tú sabes bien que la muerte no es el final de la vida.

Me enseñaste que uno viene a este mundo para ganar experiencia y aprender una lección y cada nacimiento lleva una responsabilidad sobre sus hombros. Aprendí que , a veces ,uno tiene que luchar. Recuerdo cuando me contaste que el hombre que me transportaba se enfrentó al que me azotaba y éste le golpeó con el látigo en la cabeza y en la cara y  finalmente murió.

Tú me dijiste que para conseguir algo verdaderamente valioso en la vida,uno debe perseverar incluso hasta la muerte. Nos enseñaste ,cuando íbamos al colegio ,que deberíamos comportarnos dignamente frente a  las disputas y problemas que nos encontrásemos ¿Te acuerdas cómo nos repetías una y otra vez cómo deberíamos comportarnos? Lo que tú nos enseñaste, no ha resultado correcto ahora. Cuando este incidente ocurrió, tus enseñanzas no me ayudaron. Estando en el juzgado, parecía que era una asesina y una criminal despiadada. No derramé lágrimas ni pedí clemencia. No supliqué porque confiaba en la justicia.

Me penalizaron por mostrarme indiferente ante un crimen. Ves, yo ni siquiera era capaz de matar un mosquito y echaba afuera las cucarachas, cogiéndolas de las patas para evitar matarlas. Ahora me he convertido en una asesina que actúa con premeditación. El modo en que trataba a los animales fue interpretado como que tenía tendencia a ser un chicazo y el juez ni siquiera tomó en consideración que en el momento del incidente yo tenía mis uñas largas y bien pintadas. ¡Qué optimista el que espera justicia de los jueces! El juez en ningún momento tuvo en cuenta que mis manos no fueran  rudas como las de una deportista, por ejemplo ,una boxeadora.Y este país que tú me enseñaste a amar, nunca me quiso y nadie me apoyó cuando bajo la presión del Interrogatorio, clamaba justicia mientras se dirigían a mí en  los términos más vulgares. Al raparme el pelo y desparecer mis últimos signos de belleza femenina, me recompensaron con once días de aislamiento.

Querida Sholeh, no llores por lo que te estoy diciendo.El primer día que un oficial de policía,un viejo agente soltero, me maltrató por llevar las uñas arregladas, entendí que la belleza no es apreciada en estos tiempos. La belleza  física, la belleza de los pensamientos y los deseos, una bella caligrafía, la belleza de los ojos,de  la visión,incluso la belleza de una bonita voz.

Mi querida madre, mi ideología ha cambiado y tú no eres responsable de ello . Esta carta sería interminable.Todas estas palabras se las doy a alguien para que ,cuando sea ejecutada sin tu presencia y conocimiento, te sean entregadas a ti. Te dejé todo esto escrito como mi herencia.

Ante mi muerte, quiero pedirte algo  y deseo que pongas todo tu empeño en ello y lo consigas  como puedas. De hecho, es esto lo único que quiero de este mundo, de este país y de ti. Sé que necesitarás tiempo para poder asimilar lo que te voy a decir, por lo tanto comienza ya a explicarte cuál es mi última voluntad: quiero que vayas al juzgado y que les expongas mi petición. Yo no puedo escribir una carta de este tipo desde dentro de la prisión porque no sería aprobada por su director, así es que, una vez más ,deberás pasarlo mal  por mi causa.Aunque siempre te he dicho que no supliques para que no sea ejecutada, en este caso, no me molestará que tengas que rogar para conseguirlo.

Mi dulce madre, querida Sholeh, más querida para mí que mi propia vida. No quiero pudrirme en la tierra. No quiero que mis ojos o mi joven corazón se vuelvan polvo. Pide que se establezca que tan pronto como me cuelguen, mi corazón, riñones, ojos, huesos y cualquier órgano que pueda ser trasplantado sea tomado de mi cuerpo y dado a alguien que lo necesite como un regalo. No quiero que el que lo reciba sepa mi nombre ,me compre unas flores o incluso rece por mí. Te digo desde el fondo de mi corazón que no quiero tener una tumba para que tú vayas allí a sentirte mal y a sufrir. No quiero que lleves luto por mí. Haz lo mejor que puedas para olvidar mis días difíciles. Deja que el viento me lleve.

Este mundo no nos quiso.No quiso que viviera y ahora yo me someto a mi destino y abrazo la muerte porque en el juicio de Dios, yo seré quien acusaré a los inspectores. Yo acusaré al  inspector Shamlou, al juez y a los jueces de la Corte Suprema del país que me maltrataron cuando estaba viva y no dejaron de acosarme. En el juicio divino, yo  pediré cuentas al Dr. Farvandi, a Qassem Shabani y a todos aquellos que ,por su ignorancia o que con sus mentiras, me agraviaron y me negaron mis derechos y no tuvieron en cuenta el hecho de que ,a veces,lo que aparece como realidad no lo es.

Querida Sholeh, tú que siempre has tenido tan buen corazón, en el otro mundo seremos tú y yo las acusadoras y otros los acusados.Veamos lo que quiere Dios. Quisiera abrazarte siempre  hasta que muera.

Te quiero    

Reyhaneh

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia