La realidad de la vida

Miedos, no es una casualidad, amor un arte que alegra y a veces daña y una pasión que no apareció

Decir la vida es corta, solo tenemos el momento de ahora, “disfrutemos”, ese es el lema, por qué preocuparnos por cosas que aún no han pasado, y así debería de ser, pero los miedos nos atan como dos locos incandescentes, que quieren escapar de todo y de nada a la vez, simplemente la vida es un ahora al que todos desconocemos, queremos escapar de nuestra realidad, pero ¿porque esa realidad nos provoca miedo?, a ciencia cierta es que tememos de lo que pueda pasar, pero por que no solo dejamos tantos tabú y disfrutamos nuestra vida cada momento.

Claro tenemos momentos en los que solo estamos tan tristes que no queremos saber nada, donde cualquier cosa, pequeña que sea, nos haría estallar, y aun así también hay personas que nos hieren unos con intención y otros sin ella, pero aun así nos duele, ¿cómo hacer para que no nos duela? No hay nada que podamos hacer simplemente aceptarlo, todos tenemos que sentirnos así para saber que si tenemos días felices y no, no es fácil superar y aceptar las heridas que nos hacen, por lo general es difícil pero son cosas que marcan un antes y un después de nuestras vidas, de esas cosas aprendemos y nos vamos haciendo más fuertes.

La verdad de ser herida no tengo miedo, tengo miedo es de herir a las personas que me rodean, yo sé que con mis sentimientos yo siempre estoy jugando y quizás hay personas que jueguen con ellos pero aún no me ha dolido, ¿Por qué? Por el simple hecho que yo estoy intentando buscar algo que me dé la vuelta al mundo, algo que me hago sentir como que estoy aquí por algo, como si me dijera del por qué tengo que estar aquí, no siento muchas cosas, aunque la mayoría siempre ha sido el dolor de la búsqueda de esa pasión, pasión por algo, aunque creo que la búsqueda de la pasión en mi propia vida.

Yo me enamore dos veces en una sufrí como loca, fue un amor no correspondido por el cual llore quizás lo que no debí llorar, el otro fue un amor equivocado, pero en ambos casos sentí cosas diferentes, y aunque quise disfrutar esas cosas, igual no pude, porque solo siento son vacíos en mi alma, me dirías que busque a quien creo esos vacíos, más me da miedo encontrar al responsable de ello, mas sé que yo influí para que esos vacíos se dieran porque yo siempre quise que mi vida se cerrara en un hoyo donde no pudiera demostrar más mis emociones y así paso, cerré mis emociones al mundo y abrí mi capa de alegría y optimista, capa de la cual si soy descubierta, soy solo una indefensa, llena de soledad y totalmente deshabitado, ¿Por qué cerrarme? Quizás porque no quiero que me vean como realmente soy, como una persona que no puede sentir mucho y se deja llevar por las situaciones esperando que provoque en mí, una chispa que pueda encender mi vida de nuevo.

Suena frío y despiadado decir no siento nada, bueno así es la vida no siento mucho, ya que pienso en todo, intento dejarme llevar por los tiempo, sentir esa pasión por hacer las cosas de las cuales tantas personas hablan, pero no la encuentro, y solo me lleno de emociones como culpa, rabia, soledad, tristeza y otras que la verdad a mi ser no le hacen bien, yo intento no herir a los demás, mas sin embargo me hiero a mí misma cada vez más, y no me importa mucho, ya me acostumbre a ese dolor y solo distrayéndome logro disimular muy bien tanto ese dolor, si hay que dejarlo ir y créeme al menos ya no es el dolor de aquellos años atrás.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat28 d diciembre d 2014 a las 20:08 (UTC)
Te deseo toda la felicidad para el 2015.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia