El mensaje oculto de explotación que una clienta encontró en un vestido de Primark

  • 25/10/2014
  • 9

primark

Rebecca Gallagher es una joven de Gowerton, cerca de la ciudad de Swansea (Gales, Reino Unido). Hace poco fue testimonio de algo absolutamente inesperado cuando fue a buscar las instrucciones de lavado del vestido estampado que había comprado en una tienda de la cadena de ropa Primark por unos 12 euros. Allí encontró un mensaje cosido y escrito a mano que decía: “Obligados a trabajar exhaustos durante horas”. El mensaje de socorro que supuestamente ha lanzado un trabajador anónimo de la firma de moda low cost ya ha dado la vuelta al mundo.

Rebecca llamó a Primark para alertar de su hallazgo y para pedir una explicación, pero dijo que “fue puesta en espera durante 15 minutos antes de que su llamara fuera cortada”. Un portavoz de Primark dijo que no había habido “ningún otro incidente de este tipo”, y añadió: “Estaríamos muy agradecidos si el cliente nos diera el vestido, para así poder investigar cómo se adjuntó la etiqueta adicional y averiguar si hay otras incidencias que deberían ser analizadas”.

Ha sido la repercusión mediática de la noticia la que ha hecho mover ficha a la compañía. Muchas empresas como Primark han recibido denuncias por parte de ONG y activistas que creen que cadenas textiles y de confección están explotando a trabajadores en países como Bangladesh.

En este sentido, todos tenemos aún en mente lo ocurrido el pasado 8 de octubre de 2013 en Bangladesh, dónde el incendio de una fábrica de ropa de la capital, Dhaka, provocó la muerte de 9 personas. Algo aparentemente leve comparado con el fatídico “accidente” en el edificio Rana Plaza que tuvo lugar el 25 de abril de este año. El lugar albergaba fábricas textiles al servicio de grandes firmas occidentales como El Corte Inglés, Primark o Mango. La cifra de muertos se elevó a 1.127 y fueron más de 2.400 las personas heridas. Primark se comprometió a aportar hasta 8 millones de libras en concepto de indemnización por el suceso.

Estos desastres sirvieron para poner, una vez más, a estas grandes empresas textiles en el ojo del huracán. Las malas condiciones laborales y de seguridad que sufren los trabajadores de estos talleres en algunos países asiáticos o africanos son el pan de cada día. Ahora, la etiqueta de la prenda comprada por Rebecca no hace más que certificar ese silenciado grito de auxilio de sus pobres trabajadores.

Un representante de Primark aseguró a la revista británica Vogue que “Primark fue la primera empresa del Reino Unido en firmar un acuerdo de seguridad en Bangladesh en colaboración con otras marcas para lograr cambios sustanciales y a largo plazo en el país”.

Rebecca termina con una reflexión sobre el caso:

“Honestamente nunca había pensado mucho en cómo se hacen las prendas. Pero esto realmente me hizo pensar en cómo conseguimos nuestra moda barata”.

Denunciar contenido

9 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat27 d diciembre d 2014 a las 16:57 (UTC)
Te deseo toda la felicidad en el 2015.
vientos.JPG
Amelia Esteve Samblás28 d octubre d 2014 a las 19:02 (UTC)
Otro para ti Juan Ramón.
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat28 d octubre d 2014 a las 14:13 (UTC)
Me tranquiliza saber que nos hemos comprendido mutuamente y que quedamos como amigos.
Un abrazo de paz.
vientos.JPG
Amelia Esteve Samblás28 d octubre d 2014 a las 13:56 (UTC)
Juan Ramón, gracias por la explicación.

Noo, no me he sentido molesta en absoluto, sólo que por mi forma de ser, si algo no entiendo, intento aclararlo.

Y en cuánto a que el interés principal sea dejar mal a Primark, quizás y lo más seguro que sea eso, lo que no quiere decir que esa explotación exista.

Discúlpeme ud. a mi, si al contestarle le ha parecido que era una defensa o algo así; en absoluto.
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat28 d octubre d 2014 a las 13:07 (UTC)
Amelia: Por lo que veo, eres muy susceptible. ¡Naturalmente que hablo en general!, ya que si así no fuera también me habría metido yo en el mismo saco, ya que como ves digo "no hacemos" y en cuanto a la noticia, ni siquiera critico a quienes la hayan publicado directamente, sino al hecho de que hayan prestado mas atención a una denuncia anónima que a las evidencias que día a día se presentan ante nuestros ojos, por lo que creo que el único interés que se ha perseguido en este asunto es dejar en mal lugar a Primark.
De todas formas, si esta explicación no es suficiente y aún te sientes molesta, te ruego me disculpes.
vientos.JPG
Amelia Esteve Samblás28 d octubre d 2014 a las 12:31 (UTC)
Pablo, creo que no tienen otro modo de decirle al mundo lo que les pasa; no olvidemos que son niños.
vientos.JPG
Amelia Esteve Samblás28 d octubre d 2014 a las 12:30 (UTC)
Juan Ramón, la noticia la publiqué porque de todos es sabido de la explotación infantil en algunos lugares del mundo y me parece amoral que ésto se produzca y si, lo denuncio, aúnque sea con ésta publicación.

Por otro lado, no sé si ud. habla en general al decir que no hacemos nada ante las injusticias, pero si personaliza el comentario hacia mi, le diré que está equivocado. Yo si hago todo lo que puedo ante las injusticias que nos rodean.


papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat28 d octubre d 2014 a las 12:20 (UTC)
No hacemos nada ante las injusticias que nos rodean y armamos un revuelo por una nota anónima en un vestido.
¡Que gracia me hace!
8bIXlIet.jpe
Pablo Villaroya27 d octubre d 2014 a las 21:08 (UTC)
Buenísima noticia y curioso método de denuncia.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia