Algo de tu personaje siempre permanecerá contigo

  • 19/10/2014
  • 0

Actuar es como bajarse los pantalones:expones tu intimidad. Paul Newman

algunas veces algo del personaje puede quedarse contigo

Cuando te asignan un personaje que representar, ya sea en cine o en teatro, tomas el guión por primera vez entre tus manos y buscas nerviosamente el nombre de tu ”otro yo”,para ver cómo se expresa e intentas ponerte en contacto con él a través de unas frases escritas en un papel, sientes que delante de ti se abre un gran mundo a explorar, un ser al que,con el mayor respeto,pedir permiso para penetrar suavemente en su mente y en su corazón.

Percibes que te llama para que le des vida, para que le permitas entrar en tu cuerpo y te posea hasta el punto que ni te imagines realizando un desdoblamiento emocional, sino que creas que sus sentimientos y emociones  brotan naturalmente de ti.

Esa maravillosa simbiosis que se va creando a medida que ese ente se adentra en tu mundo y tú en el de él, representa el misterio de la creación que a todo actor o actriz nos cuesta explicar con palabras.Es mucho más que utilizar una técnica determinada lo que resultaría excesivamente frío,sino que tiene que ver más bien con la sensibilidad,la intuición y la capacidad de escucha interior que nos da la posibilidad de hurgar mil y una vez en nuestro fuero interno, del que brotan ,de repente, facetas desconocidas totalmente de nosotros mismos, que, a veces, nos asustan o desconciertan y, en otras ocasiones, nos hacen sonreír.

Nuestro mundo se enriquece ya que para poner en pie a nuestro personaje,no tenemos otro remedio que darle su lugar, sacar la rabia, el miedo, la alegría, la risa, el dolor, el amor, el cielo o el infierno que en todo comediante pugna por surgir naturalmente para que ”él o ella”, escapando del papel, salte al escenario de la representación como si en realidad existiera.

Quien nunca ha subido a un escenario siendo otra persona no puede comprender lo que se siente al hacerlo. El público te ve físicamente y escucha tu voz, pero en realidad no eres tú. Ese ser de papel al que has dado vida ,está llorando o riendo allí, viviendo su vida a través de ti, tomándote prestado tu mundo para hacerse visible.

Cuando termina la función o la grabación, no puedes tan fácilmente desembarazarte de él, dejarlo en el camerino y salir a la calle desdoblándote de nuevo. Él te acompañará como si fuera real todavía hasta la puerta y saldrá de allí contigo .Puedes sentirlo y en cierta medida, su presencia te reconforta. Representa un plus en tu vida y aunque pase mucho tiempo, algo de él permanecerá en ti, recordándote sus alegrías y emociones durante un tiempo compartidas

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia