¨Andalucía, jamón de la tierra¨

  • 19/10/2014
  • 3

El pueblo andaluz siempre ha consumido de forma tradicional el jamón curado como seña de identidad propia por ser un alimento saludable muy digestivo rico en vitaminas, proteínas, minerales y ácidos grasos benéficos para la salud. De forma artesanal se consigue que cada pieza en si misma sea única cada una lleva en si esos aromas sabores y texturas que las bellotas le confieren en el engorde a los  marranos, cada una es salada en un proceso llamado salazón paso fundamental para la deshidratación y conservación siendo de un día por kilo de peso la estancia en sal. Dependiendo del contenido graso de cada pieza el siguiente paso es el asentamiento, o pos- salado buscando que en cada pieza la sal se distribuya uniformemente; pasando a continuación al secado natural y es en esta etapa cuando en el jamón se distribuye  la grasa en el tejido muscular  de manera uniforme es ahí cuando el jamón adquiere el sabor y aroma que lo caracteriza. Como buena andaluza tengo que decir que me crie con jamón,  al punto de que cuando me iban a salir los dientes no me dieron para morder un mordedor de silicona ; sino una buena tira de la caña ,  que yo me encargaba de babear y dar tirones con regustillo a sal. En mi casa siempre hubo uno en la mesa y otro en la despensa, del de la mesa me encargaba yo, bien retirando los recortes de dura piel aromática sudada y acartonada con un gran cuchillo, bien de extraer  el suave y blanquecino tocinillo , para freír con huevos  u poner en las alubias, o de hacer finas lonchas longitudinales para los bocatas de las tardes ,hasta conseguir de el dejar un hueso bien pelado para la olla con garbanzos.

Denunciar contenido

3 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat29 d octubre d 2014 a las 12:48 (UTC)
Esperanza: Tu ofrecimiento me ha llegado al fondo del corazón y no sabes cuanto lo aprecio, pero Colombia es grandísima. Yo vivo en Barranquilla y tu familia posiblemente esté a cientos y cientos de kilómetros y no puedo permitir que por un capricho tenga que tomarse la mas mínima molestia.
Doy como recibido el jamón que me ofreces y como si fuera una realidad, hoy mismo me prepararé un buen bocata que imaginariamente me voy a comer a tu salud, y aunque no sea cierto, para mi lo va a ser por que me consta que ese hubiera sido tu deseo.
Mil gracias por tu simpática oferta y ten por seguro que no habrá mas dicha para mi que el imaginar que cuando saborees una buena loncha de esos fabulosos jamones de tu tierra, te aordarás de mi.
Un beso.
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat28 d octubre d 2014 a las 20:12 (UTC)
Esperanza: No sabes cuanto echo de menos los jamones, el embutido y los quesos de mi querida España. Aquí en Colombia es raro encontrar tales productos y lo poco que veo cuesta un ojo de la cara.
Disfruta por mi lo que a mi me resulta imposible el disfrutar.
Un beso.
DSC00104
Félix Rodiño Vallugera24 d octubre d 2014 a las 11:59 (UTC)
Querida Esperanza: Tienes el don de hacer de lo cotidiano un relato. Leo todos los tuyos pero te ruego disculpes que no comente aquellos que tratan sobre el 'amor'. Me temo que es un concepto que no comprendo, por lo que prefiero no opinar. Continúa deleitándonos con tus textos y, una vez más, felicidades.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia