Cultivando cannabis en interiores

El cultivo de cannabis en interiores ha visto un aumento en popularidad en los últimos años. Cuando se hace correctamente se obtiene un producto de mucha mayor calidad que el que se compra en las calles. Para practicar esta modalidad, lo más recomendable es consultar algún grow shop online para comprar semillas y materiales de una calidad garantizada para conseguir buenos resultados en nuestros cultivos.

Iluminemos su crecimiento

El cannabis ama la luz y el cultivador de interior que quiera ser exitoso, deberá brindarle la mayor cantidad de luz posible. Considere la posibilidad de 250 vatios / m² sólo como un punto de partida mínimo y realista aspirar a 2-3 veces ese nivel si es posible. Más luz significa cogollos más grandes y densos, así como rendimientos superiores. Además de ofrecer altos niveles de luz el cultivador de interior deberá mantener las plantas tan cerca de la luz como sea posible para maximizar la intensidad de luz que llega a las hojas y los brotes.

Si bien la iluminación es muy importante, se debe tener especial cuidado en la planta no crezca demasiado cerca de la lámpara para evitar que el calor termine dañándola. Si la luz se siente fría en la parte posterior de la mano será fresca para la planta también. Para una lámpara de 400W, las plantas deberán estar a unos 40-50 cm.

El comienzo de una vida

La germinación de las semillas se puede hacer de varias maneras, las distintas formas las puedes consultar en tu grow shop online. Un método simple es colocar semillas alrededor de 1 cm por debajo de la superficie presionado firmemente el suelo húmedo. Una película de celofán sobre la superficie ayuda a mantener las condiciones de humedad y después de unos días de temperaturas de 20-25 ° C, las semillas deben germinar.

Las semillas feminizadas son muy populares entre los cultivadores de interior, ya que prácticamente eliminan la posibilidad de plantas macho. Para muchos cultivadores de interior las semillas feminizadas de calidad son consideradas como la única manera de progresar. Si al final de un ciclo de floración, aparecen flores masculinas, no se preocupe, ya las flores femeninas serán maduras y evitarán el desarrollo de las masculinas.

En las primeras etapas de la vida de las plántulas están felices de comenzar con menor intensidad de luz, a menudo un metro por debajo de una luz HPS, o más cerca de luces fluorescentes. Mediante la reducción de la luz diaria a 12 horas aproximadamente, la planta de cannabis hace su transición a la fase de "florecimiento". Esta etapa requiere normalmente 8-10 semanas (pero más para ciertas cepas) y es durante este tiempo que la forma de las flores femeninas.

Durante esta etapa las plantas ganan mucho volumen y tolerarán más nutrientes. En este momento puede ser aconsejable introducir iluminación adicional para garantizar los mejores rendimientos. Al final de este proceso, la planta se corta y los cogollos (flores femeninas no polinizadas) se secan.

En general, en los períodos de crecimiento vegetativo más largos crecerán las plantas más grandes y posteriormente tendrán un mayor rendimiento durante la floración. Lo ideal es utilizar entre 2-6 semanas de crecimiento vegetativo. Esto hace que durante la posterior floración las plantas puedan aumentar a 2 o 3 veces su altura original.

La alimentación

Cuando las plantas crecen necesitan alimentarse con nutrientes y es recomendable que el sustrato tenga un 25% de perlita o fibra de coco. Esto permite una mejor aireación del suelo. Un error común de los cultivadores inexpertos es la tendencia a regar en exceso las plantas. Conozca el volumen adecuado para su maceta y colóqueles el agua sólo cuando las plantas lo necesitan. Regar demás lejos de ayudar, retrasará el crecimiento de las plantas.

La alimentación de la planta no es más que entregar nutrientes esenciales a las raíces, no importa si las raíces están creciendo en bolas de arcilla, lana de roca, fibra de coco o un sistema hidropónico. Incluso las plantas en suelo de cultivo necesitan nutrientes adicionales cuando el suelo se ha agotado.

Lea las instrucciones en las etiquetas de los nutrientes y evite la tentación de principiantes de superar los niveles recomendados. El jardinero con experiencia puede "leer" sus plantas y aprenderá cuándo aplicar los nutrientes.

El cultivo en interior permite que las plantas se desarrollen bajo una estrecha supervisión y sin correr riesgos de contaminarse con plagas de exteriores. Una vez que el productor tiene el sistema adecuado en el lugar ideal es predecible el crecimiento de cannabis de gran calidad, mucho mejor que la mala hierba vendida por los vendedores callejeros.

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat25 d octubre d 2014 a las 14:13 (UTC)
Pero, ¿esta practica no es ilegal?
559259_578340448878456_925589041_n.jpg
Ana María Soto17 d octubre d 2014 a las 16:30 (UTC)
Muy interesante esta información.
Pero me parece complicado llegar a cultivar bien.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia