Ébola: sin dramatizar, sin menospreciar.

Por si teníamos pocos problemas, el ébola nos hace una visita en Madrid. No sólo preocupa la enfermedad. Personalmente, temo los ríos de tinta con comentarios descerebrados que va a acarrear tan mala noticia.

¿Ébola en España? ¡La hemos cagado! Pero no se alarmen, que no me refiero a la enfermedad en sí, a su improbable propagación por el país, a una más que hipotética epidemia. Aquí, en el primer mundo (aunque juguemos en segunda división) estamos bien alimentados, nuestras defensas son algo más fuertes que allá en África, nos lo tomamos más en serio, si hay que quemar a nuestros muertos se les mete fuego, y los medios de comunicación nos tienen puntualmente informados y, por ende, acojonados.

A eso me refiero cuando suelto tamaña ordinariez al decir que la hemos cagado. De aquí en los próximos no sé cuántos meses lo único que vamos  a escuchar, leer y ver son pestes acerca del ébola, la ministra, el protocolo, la OMS, la ONU y la madre que la parió. Porque cuando en España nos ponemos a dar caña, no nos paramos en tonterías. Si el contagio llega a ser en otro país europeo nos la trae floja, vamos, que si teníamos un viaje contratado a ese país, nos vamos y tan pachos, que de eso no tengo duda. Pero como el caso ha saltado aquí, hay que cortarle los webos a todo bicho viviente tenga o no que ver con el virus o su contagio. Abróchense los cinturones porque las tertulias van a reventar más venas en el cerebro de lo que podría hacerlo el ébola. ¡La cantidad de tonterías que vamos a escuchar!, la cantidad de periodistas que vamos a ver que, de la noche a la mañana, son expertos en epidemiología, en sanidad,  en protocolos..., vamos, que se nos va a ir tanto la pinza que no me extrañaría que ciertas cadenas de televisión acusaran a Mas de haber traído a Madrid el bichito escondido en cualquier lado para distraer la atención de los españoles e independizar Cataluña así, a la chita callando, por la puerta de atrás.EBOLA.pngEspero que el ébola nos dé tregua y los medios de comunicación también, sobre todo los más alarmistas. Hoy ya he visto una encuesta en un diario nacional que preguntaba si el Ministerio estaba capacitado para parar una posible epidemia. La pregunta es como para contagiar adrede al gilipollas que la ha planteado, pero la respuesta era mucho más acongojante: el 75% decía que No, o lo que es lo mismo, que para las tres cuartas partes de los lectores que han contestado el Apocalipsis está a la vuelta de la esquina, vamos, en Alcorcón. ¡Ay, país de periodistas sectarios y plebe inculta! (Reforma educativa por consenso ¡ya!)

Lo que sí tengo claro es que algo ha fallado, algo no ha salido como tenía que salir o había algo equivocado en alguna parte. Ignoro si es el protocolo, o el celo de los profesionales (mira que me cuesta creer que haya habido desidia cuando te estás jugando la vida, aunque no es menos cierto que de todo hay en la viña del Señor y en España somos muy dados a aligerar de dramatismo hasta a la misma muerte), o incluso que el virus sea más resistente y escurridizo de lo que teníamos pensado… o que se nos están colando infectados en pateras y/o similar…

No tengo ni idea. Lo único que quiero decir es que no es necesario exagerar en uno y otro sentido. Tenemos un problema y habrá que solucionarlo. Punto. Y una vez solucionado, buscaremos cómo prevenirlo en el futuro y, si los hay, castigaremos a los culpables (si se dejan).

 

N.del A.: lo que me ha costado elegir el título para no resultar sensacionalista, ni alarmista...

Denunciar contenido

5 comentarios

Deja tu comentario
Javier Oliva
Fco. Javier Oliva22 d octubre d 2014 a las 21:02 (UTC)
Juan Ramón: muy agradecido por tus palabras.
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat22 d octubre d 2014 a las 14:00 (UTC)
Francisco Javier: Es el segundo articulo que te leo y el segundo que te comento. Me encanta no solo como escribes sino también la coherencia de todo lo que dices, pero esa sensatez con la que te prodigas es una desconocida para la mayoría de los humanos, incluyéndome yo si es preciso, ya que en algunos aspectos mi tozudez es tal que no callo aunque sepa que me voy a granjear la antipatía de todo el que me lea. Pero si te das cuenta esta antipatía surge por que saben que digo la verdad y la verdad escuece.
Para resumir, me parece muy adecuada tu postura y volveré a visitarte tantas veces pueda.
Javier Oliva
Fco. Javier Oliva9 d octubre d 2014 a las 17:29 (UTC)
María Jesús: sin entrar en consideraciones éticas, políticas o religiosas, nadie se planetó traerlos o dejarlos allí cuando enfermaron. ¿Ahora sí? Lo que quiero decir es que antes la epidemia nos traía sin cuidado hasta que nos ha llegado a las puertas de nuestra casa. Y antes, como ahora, podríamos hacer un ejercicio de empatía. En cualquier caso, gracias por tu comentario.
maria jesus mariajesusyperez@yahoo.es9 d octubre d 2014 a las 12:43 (UTC)
Me parece correcto el articulo, pero si algun politico no hubiera hecho la MACHADA de traer a los misioneros no tendriamos este problema.
alberto_alejandro.jpg
Carlos Garcia9 d octubre d 2014 a las 09:37 (UTC)
Interesante articulo

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia