Análisis Fifa 15

El mejor juego de fútbol del mundo viene cargado de novedades, sobre todo de cara a las nuevas consolas, Playstation 4 y Xbox One.

Nos enfrentamos de nuevo a un FIFA muy completo que sigue la estela marcada por la franquicia en sus últimas entregas, apasionado por dar a sus jugadores horas y horas de juego pero a la vez con su apuesta por el realismo de todos los nombres y elementos que aparecen, así como su personalización.

Si bajamos a nivel de equipos, este año tenemos como novedad que podremos elegir equipos de la liga turca, que hace años se suprimió, pero ahora se vuelve a recuperar. En cuanto a selecciones, se siguen echando en falta a equipos de segunda línea como son algunos de África o Asia.fifa15_chelsea_header_850

En Fifa 15 también cobra mucha importancia Ultimate Team, con jugadores como Messi, Alaba, Howard o Hazard como capitanes iniciales para un modo que cada vez tiene más adeptos y que además está convirtiéndose en central para Electronic Arts, que probablemente ya se plantea traspasarlo a otros de sus juegos y ha confirmado que estará en móviles y dispositivos con Windows 8. El Ultimate Team (o FUT) de FIFA 15 reajusta las estadísticas de jugadores, intenta hacer más equilibrados todos los sobres, e incorpora nuevas recompensas de oro por desafíos que antes no estaban, favoreciendo que nos hagamos con más y más fichajes para nuestras formaciones. 

 

En la búsqueda de una simulación perfecta, realista y a la vez divertida y bien equilibrada que no cree tácticas infalibles y reiterativas, EA Sports cada año impone una serie de mejoras sobre su anterior juego en cuestiones de manejo, físicas, IA, comportamientos, respuesta... Este año, FIFA 15 para Xbox One, PlayStation 4 y PC es quizá el que más arreglos y refinados de gameplay incorpora de los últimos tiempos, es un episodio muy centrado en mejorar la jugabilidad y hacer más variada e imprevisible la experiencia, que haya más opciones y jugadas que puedan acabar en gol.

Se ajustan aspectos de control y manejo, como los molestos remates de cabeza que casi siempre acababan en gol, ahora revisados y no siempre exitosos. Otro gol fácil de los FIFA anteriores eran los tiros dándole con el interior desde un perfil dentro del área, o mediante chutes cruzados (pierna izquierda a lado izquierdo del portero). Aquí estos casos no son tan desbocadamente eficaces y más a menudo nos dejarán sin el tanto. Eso sí, parece que aún queda terreno por limar en términos de manejo, como los pases L1 + triángulo (mando de PS4), que siendo el tipo de pase que son (pase al espacio elevado) siguen resultando a veces demasiado precisos y fáciles.

aguero

Los porteros han contado con uno de los arreglos y cuna de cambios más significativos. Era necesario, no estaban al nivel en FIFA anteriores y había situaciones de tiro a puerta que acababan demasiadas veces en gol, siendo jugadas abundantes en el Online y no existiendo remedio ni parada contra ellas. EA Sports ha recibido este feedback y ha procurado unos guardametas más humanos, astutos, ágiles y previsores, conscientes de la situación general del partido y cómo viene el chute a portería, unos porteros capaces de parar lo que parece imparable pero también, en demasiadas ocasiones, descuidados y que quedan vendidos con determinados disparos, por ejemplo, lo que no los termina de dotar de ese perfeccionamiento que todo habitual a juegos de fútbol podría soñar. Hay casos claros y raros, como balones que despejan al centro y no al lado permitiendo rechaces que acaban en gol. Casos que parecen hacer malo al portero para que también haya goles bonitos y supuestos engaños.

Los jugadores se perciben más ágiles, más rápidos sobre el campo y con un sistema de apoyos de piernas más natural y coherente. La cierta imprecisión o respuesta no tan exacta que se impuso el año pasado con el marcado apoyo de una pierna u otra aquí se corrige en cierta medida, se recorta, y el jugador desde el mando tiene una sensación más directa de que sus comandos se traducen al instante en movimientos en pantalla y algo más de precisión. Y no por ello se pierde naturalidad del futbolista como humano que necesita apoyo y esfuerzo repartiendo los pesos en su cuerpo, pero hay un gameplay más limpio y exacto, además de más veloz e incesante donde, eso sí, sigue siendo demasiado importante su estadística de Velocidad.   

La hierba tiene un tratamiento y acabado rehechos en FIFA 15. Por primera vez en los juegos de la serie el terreno de juego se desgasta con las pisadas, resbalones, faltas y celebraciones de gol arrastradas. Esto crea un suelo del campo interactivo y donde el uso se nota muchísimo, incluso demasiado en sentido estrictamente realista pero haciendo que determinadas áreas tengan una fricción diferente una vez estén desgastadas, muestren una física del balón que cambia ligeramente frente a la de las zonas de césped virgen y poblado. La hierba está más detallada y se han creado texturas nuevas para dibujarla y darle relieve. Realmente hay un paso adelante respecto a los anteriores FIFA en este sentido, aunque sea un paso algo exagerado.

Cristiano_Ronaldo

Todo FIFA ha venido marcado siempre por una idónea Banda Sonora que en FIFA 15 recoge temas de gran calidad y gente muy conocida como Avicii, Kasabian, Foster The People, Milky Chance, Madeon, Polock, Elliphant... La selección es perfecta y rica en estilos, con mayoría de canciones alegres que reflejan la fiesta del fútbol y además suelen ser verdaderos temazos que no importa oír una y otra vez en los siempre habituales menús. 41 nombres en total, un plantel de temas generoso. Quizá haya grupos que no conoces, descubrirlos es una auténtica maravilla. Temas de licencia bastante actuales y otros que son clásicos atemporales en galerías más independientes. Una vez más, sensacional.

FIFA 15 se confirma como un FIFA de cambios y el que estrena por todo lo alto la nueva generación. Con versión por fin para PC al máximo nivel y mismos contenidos que en PS4 y Xbox One, esta nueva entrega amplía, reajusta y perfecciona modos y particularidades de manejo, pero no va todo lo lejos que podría corriendo en nuevas máquinas y se aprecia que EA Sports continúa guardándose cartas para los sucesivos, como mejoras en los porteros realmente revolucionarias, más Selecciones que se echan en falta o una IA no siempre realista para equipos medianos. Dicho esto, sí nos parece que estemos ante una simulación y diversión por encima de las del año pasado -claro, han pasado doce meses para ello-, con un mejor ritmo de juego y respuesta, con conductas de táctica de equipo más coherentes y consecuentes, con nuevo control más basado en la precisión, más pases, movimientos especiales y tiros impredecibles, elección libre de roles y actitudes en la configuración de posición, etc. Además, los modos que no estaban en FIFA 14 de nueva generación aquí reaparecen, como las ligas y torneos, o el cooperativo contra otros dos online. Pero también hay pequeñas cosas que no son del todo pasos adelante, quizá más bien retrocesos involuntarios, que no tienen por qué gustar al asiduo.

Fuente: meristation.com

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia