Un corte y Una quebrada

  • 30/09/2014
  • 0

Lejos estoy de describir algún paso realizado en cualquier milonga de Buenos Aires, todos ellos interesantes y armónicos, sino al contrario, me refiero a una caída grotesca, casi humillante, cuyo efecto inesperado es la ruptura de un hueso, en lo particular el tercio superior del húmero derecho, produciendo por ende una “quebrada”, y consecuentemente “un corte” de la cotidianeidad.Un accidente común, doméstico o en la calle, ¿qué más da?, que por lo intempestivo e inmediato, resulta determinar un corte, un antes y un después del devenir diario. Relatar historias de hospitales, médicos, inmovilización y operaciones, distraerían lo esencial del relato, que es como este cambio circunstancial produce en la persona que lo padece un desasosiego singular que bordea el sentimiento de desamparo, impotencia e inutilidad.El hacer diario, se ve afectado con un montón de imposibilidades que se instalan en las más triviales actividades, como peinarse o lavarse los dientes, elegir las vestimentas es un acto prohibitivo como lo es alimentarse o dormir libremente. No quiero enumerar detalles de todo lo que no se puede, tal vez, porque sería más fácil detallar lo contrario. Indudablemente es una herida narcisista, un yo que queda conmovido por el cambio de vida consecuente. Tal vez, si se podría pensar que el efecto es semejante a algunas enfermedades… y aunque hay similitudes, quizás la mayor diferencia es que muchas de ellas son sistémicas, produciendo un compromiso general, en cambio, las quebraduras son localizadas y pasado el momento crítico del malestar, la persona se ve obligada a esperar que se cumplan los tiempos biológicos, necesarios para la restauración, y mientras tanto el día a día, con todas las limitaciones. Si bien, una legendaria conductora televisiva, insiste: “Estoy quebrada, no estoy enferma”, desde mi modesto lugar, no me animaría a disminuir los efectos y el malestar. Obvio, lo transitorio, aunque haya que esperar, es el gran aliciente.depression-242024_640

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia