La domótica cambiará la forma de entender el hogar y las empresas

Coches voladores, láseres de colores y casas que cumplen tus deseos con solo pronunciarlos. Así solemos imaginarnos el futuro. Sin embargo, aunque los coches no puedan volar, la domótica ha conseguido que lo que parecían delirios de ciencia ficción se haya convertido en posibilidades reales que personalizarán tanto nuestro hogar hasta que forme parte de nosotros mismos.

La domótica, del latín domus (casa) y del griego tica, de automática (que funciona por sí sola) ha generado toda una serie de avances que hacen que podamos encender la calefacción a kilómetros para que nuestro hogar nos reciba climatizado, subir o bajar las persianas o encender las luces desde nuestro móvil para simular nuestra presencia y evitar robos en periodo vacacional.

España, gracias a la labor de empresas como Gesab, es uno de los países del mundo en el que está más desarrollada, si bien es utilizada mayormente por sedes empresariales como fórmula de ahorro energético. En el ámbito doméstico aún no ha terminado de popularizarse pero las tendencias indican que pronto la mayor parte de los hogares españoles tendrán sistemas de automatización y control que permitan mejorar la calidad de vida y generar una mayor eficiencia de los recursos.

Y es que España ha conseguido ser el segundo país del mundo, solo detrás de Alemania, con mayor número de KNX Partners, una certificación que acredita el uso de un protocolo estándar de certificaciones de red, consiguiendo varios KNX Adwards, los prestigiosos premios otorgados cada dos años  por la KNX Association.

El objetivo de la domótica es favorecer la autonomía personal y mejorar la calidad de vida convirtiéndose en un aliado indispensable para aquellas personas con discapacidad, enfermedades o envejecidas, que pueden ayudarse de la tecnología para superar los impedimentos de la cotidianeidad. Gracias a la domótica, mediante el uso de un ordenador o una pantalla táctil, se puede controlar prácticamente la totalidad de nuestra casa ya sea dentro de ella o desde el exterior.

En el ámbito de las empresas, la domótica ayuda a controlar los equipos electrónicos y evitar que haya fallos que puedan dar al traste con una reunión de alto nivel. Con la domótica se controlan persianas, ventanas, iluminación, ordenadores, proyecciones, temperatura ambiente o los sistemas de sonido, entre otros, haciendo posible evitar los tan comunes errores técnicos que suponen la desesperación de muchos profesionales.

Otra de las aplicaciones más utilizadas de esta tecnología se puede encontrar en los distintos centros de formación a distancia o distribuidos en diferentes sedes alrededor del mundo. Gracias a estos sistemas, es posible controlar desde un ordenador central, las condiciones ambientales, el equipamiento y los equipos informáticos de todas las aulas, estén situados en el lugar que sea, haciendo invisibles los límites espaciales.

La domótica ha transformado el mundo sin que nos demos cuenta. Absortos en un mundo cada vez más global, hemos transformado nuestras casas y lugares de trabajo convirtiéndolas en algo que hace unos años jamás imaginamos que fuera posible. Solo con un ordenador podemos controlar el mundo.

Denunciar contenido

5 comentarios

Deja tu comentario
Io Rovira30 d septiembre d 2014 a las 20:18 (UTC)
El único problema para conseguir tener una casa domótica es el precio. Con los sueldos que corren y las mejoras que hay que hacer se puede ir un pastón así que habrá que esperar!
Fran D30 d septiembre d 2014 a las 15:57 (UTC)
Estoy de acuerdo. No es el futuro ..................YA ESTA AQUI!
24632_462685137143462_1642711699_n
Luis San Juan30 d septiembre d 2014 a las 14:28 (UTC)
Es verdad que hoy en día ya puedes "montarte" una domótica en casa por bajo presupuesto....aunque lo malo es que tienes que bajarte varias aplicaciones diferentes y no una que englobe todo.
Sofi sofiadiazdefrutos@gmail.com30 d septiembre d 2014 a las 14:07 (UTC)
Me extraña que España esté a la cabeza en esto. Los 4 ricos de turno.. A ver si se democratiza..
Luz luzmontalban@gmail.com30 d septiembre d 2014 a las 14:01 (UTC)
La verdad es que cuesta creer que nuestra casa pueda funcionar prácticamente sola. Solo de pensar que desde la tablet puedo controlar las persianas o cambiar de cadena en la tele, estoy flipando. Aunque claro, habrá que ver cuanto costará acondicionarla, no? jejeje Muy buen artículo!

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia