Cinema Paradiso

Un clásico que permanecerá en mi memoria y en mi corazón

Acabo de ver la película CINEMA PARADISO. Había oído hablar muy bien de ella hace mucho tiempo,pero cuando se estrenó en 1988 ,no la vi y el tiempo ha pasado.

El otro día, en la biblioteca del centro en el que trabajo,por casualidad,vi el dvd y la tomé en préstamo,mas me apetecía verla sola con tranquilidad porque intuía, por las opiniones de la gente que ya la había visionado, que requería concentración.

Por fin he degustado esta magnífica obra de arte en la que a través de la historia del protagonista de la película ,Toto,un niño de corta edad,contemplamos la trayectoria del cine y su repercusión en la vida de las personas que residían en localidades pequeñas donde representaba todo un acontecimiento social el reunirse delante de una pantalla para contemplar las grandes producciones cinematográficas y a los extraordinarios actores americanos tan admirados y alejados de su reducido mundo local.

A mí me ha recordado cuando a los doce años iba con una amiga cada domingo al local parroquial para poder ver lo que se proyectaba allí y las rígidas normas de separación entre chicos y chicas.Nosotras tomábamos asiento en la parte izquierda del mismo,mientras que los chicos ocupaban la derecha. Un día entré empezada la proyección y me senté en el primer lugar que encontré para no meter ruido,pero me había equivocado y enseguida se me acercó el cura,pidiéndome que inmediatamente me pasara al lado que me correspondía por mi sexo.Visto desde el presente, hace reír,pero en aquel momento era algo verdaderamente serio.

La mayor parte de la película se cuenta como algo retrospectivo que plasma los recuerdos de su protagonista, que ya es adulto y hombre de fama. .Los hechos tienen lugar poco después de la Segunda Guerra Mundial a finales de la década de 1940. Nos encontramos con Salvatore, el hijo travieso y muy inteligente, de una viuda de guerra. Con seis años de edad, Salvatore, conocido como Totó, descubre su amor por las primeras películas y pasa cada momento libre en el cine local Cinema Paradiso, donde desarrolla una amistad con el paternal proyeccionista, Alfredo, que siente compasión por el joven y,a menudo, le permite ver películas en la cabina de proyección. En las escenas de varias de las películas que se muestran, hay frecuentes abucheos por parte de la audiencia debido a la "censura" de secciones. Las películas de repente saltan, eludiendo las escenas de besos o abrazos. El sacerdote local ha ordenado que estas escenas se recorten. Alfredo las guarda en su cabina. Al principio, ve a Totó como una molestia, pero al final le enseña cómo proyectar las cintas

El montaje termina cuando el cine se incendia, ya que la película en aquellos días era de nitrocelulosa altamente inflamable. Salvatore salva la vida de Alfredo, pero no antes de que los rollos exploten en la cara de éste, dejándolo permanentemente ciego.

El chico conoce a una chica Elena,hija de un rico banquero, que después desaparecerá de su vida.Cuando se marcha del pueblo, Alfredo le recomienda no llamar y no volver,así como dedicarse de corazón a lo que haga en su vida,como cuando disfrutaba con los rollos de películas.

La vida pasa y nuestro protagonista llega a ser un hombre importante,pero sigue los consejos que le dio el anciano,hasta que, cuando muere, su madre le llama para que vaya a su entierro.La vuelta al pueblo supone para él un cúmulo de recuerdos y nostalgia del pasado.

Al final de la cinta,la viuda de Alfredo le dice que el viejo había seguido sus éxitos con total orgullo y le ha dejado algo: un carrete de película sin etiqueta y un pequeño banco que Toto usaba para poder hacer funcionar el proyector. Salvatore llega a conocer durante su estancia de corta duración, que el edificio del Cinema Paradiso va a ser demolido para dar paso a un nuevo aparcamiento de la ciudad. En la demolición, reconoce muchas de las personas con las que él había convivido en su juventud como proyeccionista en el cine.

Regresa a Roma y ,al visionar el carrete de 123 minutos,descubre que se trata de un montaje muy especial :todas las escenas de besos que el sacerdote ordenó que se cortaran de las bobinas. Alfredo ha empalmado todas las secuencias entre sí para formar una sola película,Ese es el fin de una historia donde la nostalgia juega un gran papel.

El neorrealismo italiano de carácter intimista aparece aquí en su apogeo.La música sensual que llega adentro,completa un cuadro íntimo,bello, que pasa por tu vista como un sueño en medio de la bruma de los recuerdos.

Qué voy a decir de la dirección de Giuseppe Tornatore,de la música de Ennio Morricone y Andrea Morricone que compuiso el Tema de amor del filme y de todos los premios que ha conseguido,muy merecidos: Oscar a mejor película extranjera en 1988,Globo de Oro,Bafta a mejor actor para Philippe Noiret,mejor película de habla no inglesa...etc Me gustaría acabar con Ennio Morricone en Venecia en el año 2007 interpretando la música que compuso para esta cinta.  

Denunciar contenido

8 comentarios

Deja tu comentario
Rosa 2.013
Ochoa de Eribe Gomila Rosa2 d octubre d 2014 a las 11:46 (UTC)
Muchísimas gracias Manuel por su comentario.Me alegro de que le haya gustado el artículo.
Un saludo
Rosa 2.013
Ochoa de Eribe Gomila Rosa2 d octubre d 2014 a las 11:45 (UTC)
Muchas gracias Marina por leerme .
Un saludo
Manuel López-Galdeano manulopez@hotmail.com1 d octubre d 2014 a las 10:11 (UTC)
Distinguida Sra.
Comparto con Vd. la admiración por este film y aprovecho la ocasión para felicitarla por su excelente artículo que ennoblece estas páginas.
Reciba un respetuoso saludo.
Manuel López-Galdeano
249497869_e82a8ffdce_b
Marina azul30 d septiembre d 2014 a las 20:37 (UTC)
Totalmente de acuerdo contigo porque es una película preciosa, sensible e inteligente. La pena es que no se hagan más así. Te felicito sinceramente.
Rosa 2.013
Ochoa de Eribe Gomila Rosa30 d septiembre d 2014 a las 18:34 (UTC)
Muchísimas gracias Fran D por tu comentario.Me alegro que te haya gustado como a mí la película y que mi artículo te haya recordado el buen rato que pasaste viéndola.
Rosa 2.013
Ochoa de Eribe Gomila Rosa30 d septiembre d 2014 a las 18:32 (UTC)
Apreciado Félix: Muchas gracias de nuevo por tu comentario.
De la película "Los chicos del coro" sólo he visto una media hora con los alumnos haciéndole una guardia a la compañera que imparte Religión y me quedé con las ganas de verla completa.Creo que hay una copia en el trabajo,la buscaré y pondré un comentario sobre ella por aquí. Seguro que me gustará.
Un saludo
Fran D30 d septiembre d 2014 a las 15:54 (UTC)
Me gusta mucho tu artículo porque yo la vi hace poco por la tele y me gustó un montón, además lo que has escrito es precioso, gracias
DSC00104
Félix Rodiño Vallugera30 d septiembre d 2014 a las 10:33 (UTC)
Apreciada Rosa: Comparto contigo la admiración por tan magnífica película. Me permito recomendarte otra franco-suiza que, si no has visto ya, quizá te guste: Los chicos del coro, Dtor: Christophe Barratier, Protagonista: Gérard Jugnot. Si ya la has visto espero te haya gustado tanto como a mí. Un abrazo.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia