Tengo hambre

  • 27/09/2014
  • 0
  • , , , . . .

La realidad en el Perú es diferente

Siempre que ocurre un robo o cualquier otro tipo de delito, las autoridades competentes suelen decir que se han abierto una o varias "líneas de investigación". Esto es para indicar que se van a investigar diferentes posibles causas y responsables de esos delitos o crímenes. Por ejemplo, si una mujer fue asesinada, se indagará si fue un crimen pasional y o sí fue un intento de robo con violencia. Sí una niña fue robada o secuestrada se buscará si se trata de un robo de traficantes de menores de los que suelen venderlas en adopción a parejas que no pueden tener hijos, o si se trata de un secuestro por el cual después se demandará un rescate.

Y así por el estilo. Por esa razón, ahora que los robos o asaltos a tiendas, a transeúntes, a casa habitación, o a los automovilistas, han proliferado tanto, tanto y al mismo tiempo en todo el país, es necesario abrir la "línea de investigación" y esa conduce solo a un punto: La economía, el desempleo.

Si bien en el Código Penal no está eximido de pena quien robe por hambre, muchos jueces dictan el sobreseimiento o, en todo caso, buscan atenuantes a la condena. Los hechos son cada vez más numerosos, aunque muchas veces no sólo roban alimentos sino otros efectos, desvirtuando de esta manera el hurto por necesidad.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia