Escocia ¿dejará al Reino Unido?

El próximo referéndum por la separación de Escocia del Reino Unido se calienta. Por primera vez en los sondeos gana el "SÍ".

El próximo 18 de septiembre Escocia decidirá su futuro, los ciudadanos participarán en un referéndum en donde se juegan su permanencia o separación del Reino Unido.

Por primera vez en el proceso, las encuestas indican una mayoría, aunque mínima, que quiere la independencia. Esto ha puesto en alerta a los mercados y el valor de la libra esterlina se ha depreciado frente al dólar estadounidense y el euro.

El proceso de independencia en Escocia es complejo. Buscan la autodeterminación, aunque quieren conservar la libra esterlina como moneda, a lo que el Reino Unido se opone, además quieren aprovechar sus enormes reservas de petróleo en el Mar del Norte para reactivar su economía y entrar a la Unión Europea.

Para contrarrestar el fervor independentista, Londres ha ofrecido a Escocia mayor autonomía fiscal y política, sin embargo, este movimiento llegó demasiado tarde y los separatistas lo ven como un "último soborno por parte de Londres".

Sin duda, una victoria del "SÍ" a la independencia tendría implicaciones muy variadas en el contexto no solamente del Reino Unido, sino en la Unión Europea y la economía mundial.

La separación traería consigo mayores problemas en el precio del petróleo ya que no existen definiciones claras en la repartición de la renta de este recurso entre las partes implicadas.

En el mercado de divisas, una separación de Escocia abriría la puerta a una depreciación de la libra esterlina, debilitándose frente al euro y el dólar, lo que afectaría a la incipiente recuperación de la isla.

Una victoria de los independentistas también traería a la mesa la cuestión de pertenecer a la Unión Europea, ya que el nuevo estado saldría de este club de países y tendría que iniciar un nuevo proceso de admisión, lo cual podría llevar años en concretarse.

Al exterior inspiraría a otros movimientos de independencia como el de Cataluña en España o Quebec en Canadá, así como otros movimientos menores en Europa del Este y Asia.

Aun así, una victoria del sí, tendría consecuencias positivas para Escocia. Al tener la autonomía de un país independiente, habría mejor representación del pueblo escocés en el nuevo gobierno. Además de una administración más transparente y directa de los ingresos del país.

Escocia

El panorama es difuso y lleno de incertidumbre, pero conoceremos en unos días la decisión del pueblo escocés.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat30 d octubre d 2014 a las 22:40 (UTC)
Con mil razones mas que las que puedan tener los catalanes para considerarse una nación, Escocia ha dado un ejemplo de sensatez digno de encomio.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia