Peña Nieto: candil de la calle, oscuridad de la casa

El presidente de México presentó su segundo informe de gobierno queriendo revivir "El Día del Presidente", mientras la economía mexicana sigue a la baja.

Al concluir las elecciones de 2012 en México, un diario francés publicó que en este país regresaba "la dictafura perfecta", la cual llegó a mencionar el Premio Nobel Mario Vargas Llosa, esto por el retorno al poder del PRI, el partido que gobernó México durante 71 años.

Han pasado poco más de dos años desde que se publicó la nota. El presidente Peña Nieto presentó recientemente su segundo informe de gobierno, en donde destacó la aprobación de las reformas estructurales que tanto necesita el país.

En el exterior el mandatario mexicano es visto como un gran estadista, al reformar marcos legales que no se habían movido en casi tres décadas. La comunidad internacional destaca este logro de Peña Nieto.

Sin embargo, a nivel interno la situación es totalmente contraria. Las excesivamente publicitadas reformas son vistas por la población local como poco relevantes en el mejor de los casos y con gran desaprobación por más de la mitad de la población.

La ciudadanía en México ve con desconfianza estas reformas, y no le falta razón, ya que muchas de ellas son claros retrocesos en la vida de los mexicanos.

Un ejemplo de ello es la reforma a las telecomunicaciones, en donde la Secretaría de Gobernación (ministerio del interior) tendrá amplios poderes para bloquear señales de telecomunicaciones cuando así convenga, además de volver a regir y censurar contenidos en medios electrónicos e impresos.

Otra atribución que tendrá esta oficina será la de la vigilancia en redes sociales e Internet en general, con el pretexto de la seguridad nacional, lo que puede dar pie a un clima represivo en contra de los ciudadanos.

En la multicitada reforma energética no se expone cómo bajarán los precios precios de la gasolina, la electricidad y el gas, además de esquemas poco claros para la entrada de empresas nacionales y extranjeras a este sector.

La reforma educativa no se ha podido poner en práctica en varios estados, debido a una oposición, de los maestros disidentes. En su mayoría este nuevo marco regulatorio en la educación es más laboral y no toca de fondo los planes de estudio, los cuales no están actualizados. Para poner un ejemplo en la educación primaria se enseña historia hasta el año 1964.

Todos los acuerdos para aprobar las reformas se dieron en el contexto del llamado "Pacto por México", dicho pacto fue firmado por los principales partidos políticos, pero excluyendo a la ciudadanía.

Mientras el presidente promueve como logros sus reformas, la economía sigue sin avanzar. En 2013, el PIB mexicano solamente creció 1.1 por ciento, cuando el pronóstico era de 4 por ciento. Para 2014, el crecimiento dificilmente llegará al 3 por ciento, eso sin contar el mal desempeño en inflación en los últimos 2 años.

Así, a dos años de distancia del regreso del PRI a la presidencia mexicana, continúan las promesas, la demagogia y el pobre desempeño económico en México, pero ahora con la agravante del retorno a viejas prácticas que nos hacen recordar a ese diario francés y al maestro Vargas Llosa.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia