¨Podíamos hablar de mil cosas¨ 5

  • 29/08/2014
  • 1

Ese niño y yo siempre fuimos un misterio, entre juegos estudios obligaciones crecimientos fueron pasando los años , y después de muchos nos volvimos a encontrar ¿ por casualidad ?................ y pasamos muchos años contemplándonos, muchos días muchas horas y podíamos hablar de mil cosas, de recuerdos compartidos en la infancia, de cómo los corazones se quiebran por amor, del vacío que queda en la mente cuando la persona que amamos no solo no nos corresponde sino que ni siquiera se ha enterado de quienes somos, y de la pasión que nosotros sentíamos por ella, que hubiésemos dado la vida ,y también sabíamos que habría sido una vida dada en vano, de cuanto hubiéramos querido hacer……….

Hablábamos de política, cada uno con una ideología diferente, era apasionante porque nos enzarzábamos acaloradamente esgrimiendo razones de los tuyos y los míos  , los azules y los rojos, cuando en realidad a los dos nos dolía lo mismo, la miseria y la pobreza en la cual nos veíamos envueltos muchas veces, con contratos  basura ,trabajando para cualquier explotador por cuatro duros sin cobertura ,y puestos en la calle sin motivos, impotentes e ignorantes, arrastrando cada día a ver si al día siguiente podíamos estar más claros y dilucidar el panorama , ambos lo único que queríamos era producir, y generar un poco de bienestar. Aunque solo fuese por no andar quejándonos de continuo. ser autosuficientes y no estar colgado de familia y amigos o de los intereses abusivos de los bancos para sacar un poco el pescuezo.

Daba igual si la tendencia política del momento era de izquierdas o de derechas, solo queríamos que los que ostentaban el poder, y los recursos que nosotros poníamos en sus manos, fueran honrados y los gestionasen de forma inteligente, para tener una sociedad, donde poder desenvolverte, sin tener el deseo imperioso de salir huyendo,  lejos muy lejos: a algún pueblecito africano entre montañas donde nadie diese con tus huesos. Porque esas ganas las teníamos muchos días.

Hablábamos de religión, de lo bonito que era ser cristiano y tener a Jesús como guía, aunque también habíamos asomado los hocicos al taoísmo   al budismo al judaísmo y teníamos un Corán nos habíamos adentrado en la meditación transpersonal  , en el tantra yoga , maha yoga y kriya yoga, aunque sabíamos que lo que estábamos buscando ya lo teníamos un gran corazón lleno de amor para ofrecérselo a cualquiera que estuviese necesitado en ese momento , que nadie a nuestro alrededor se sintiera solo desprotegido , sin sostén.

Hablábamos de cocina, de cómo yo no sabía freír un huevo, ni guisar arroz y así era, porque siempre he sido una pésima cocinera, cuestión que P dominaba a la perfección , el arte culinario digo , sabía hacer de todo bacalao al pil- pil- caldereta, albóndigas alubias …… conocedor de frutas y verduras y las preparaba de forma exquisita,  en fin todo un maestro.

P era un sibarita de la vida, le gustaba degustar, oler palpar sentir y lo hacía con sus cinco sentidos, eso a mí me emocionaba,  le amaba en cada cosa en la que estábamos de acuerdo, y le amaba en cada cosa que estábamos en desacuerdo.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
DSC00104
Félix Rodiño Vallugera30 d agosto d 2014 a las 19:14 (UTC)
Apreciada Esperanza: Continúa con tus relatos. Te seguiré con atención. Un saludo cordial.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia