865 razones para aplicar el Convenio R.A.

El Convenio R.A. permite pasar del cuanto más gano yo más pierdes tú actual, a cuanto más ganas tú más ganamos todos. Te lo vamos a demostrar de la mejor manera posible: con euros.

865 razones para aplicar el Convenio R.A.

Desde la primavera de 2011 con la misma canción y el personal sigue sin aprenderse la música y mucho menos a letra. ¡Qué prodigio Ludovigio!

Tenemos grabado a fuego que de esta solo saldremos con más impuestos, recortes, donativos, sacrificios, ajustes y rescates y nadie se baja de la burra, mejor dicho de su burra, en forma de lucha (o pasividad) indignada.

Todo el mundo traga con lo que le echen, pero eso sí,: indignación que no falte.

El Convenio de Reactivación Acelerada, Convenio R.A. es un proceso económico descubierto hace algo más de tres años, un poco antes del 15-M y casi a la par que el Indignez-vous de Stephan Hessel. El título del libro lo dice casi todo: Indígnate si quieres, pero guarda las tijeras y mueve el culo; en un tiempo de mucha indignación, muchas tijeras y más culos aplastados contra el suelo, esperando a que el maestro Armero,o tal vez la Divina Providencia, nos salvarán los traseros.

Hemos sido, y estamos siendo, testigos de una debacle donde nos han dado en todos los carrillos; por el canto del DNI, del NIE y el de los papeles que le faltan a algunos. Miles  de empresas  se han ido al garete, junto a más miles de autónomos,  y millones de trabajadores ahora en el paro.. Inversores, accionistas y ahorradores lo  han perdido  casi todo. Nos han timado por triplicado con el cuento del déficit, las ayudas y la deuda. Y a tragar como santos.

Si hiciéramos una encuesta nacional nos encontraríamos con millones de problemas: trabajadores en paro, dependientes que no cobran, empresas que no venden, autónomos que ídem, investigadores que no investigan, enfermos que no pueden ser atendidos ni comprar medicamentos, recibos de la luz, el agua y el teléfono devueltos y un larguísimo etcétera, todos con el mismo denominador común: No tenemos dinero. Y aunque algunos argumenten que eso no es cierto, porque hay otros que sí tienen y cada vez más, esa enorme carencia casi general, nos está haciendo polvo a todos.

Sin dinero, o con menos del habitual, no podemos comprar, ni pagar, devolvemos letras, el grifo del crédito se cierra, y trasladamos problemas y gastos por todo el sistema económico. El estado tiene menos ingresos y más gastos, las empresas también, los consumidores compran menos, pagan peor y necesitan más “ayudas”, que ¿de dónde van a salir?:

Del Estado, que con menos ingresos y más gastos, engordará un poco más el pozo sin fondo de la Deuda. Entonces para tratar de resolver “su problema” de falta de ingresos, el estado subirá impuestos, recortará gastos y se endeudará un poco más. Las empresas, los bancos y los ciudadanos diremos aquello de ¡más madera! Subiendo precios, bajando salarios, creando empleo precario, comprando sin IVA todo lo que se pueda, subiendo las comisiones y mantenimientos de cuenta, recogiendo alimentos y tapones, indignándonos mucho, chupando del bote  y repitiendo una y otra vez aquello de  No somos competitivos,Sí, se puede, El pueblo unido jamás será vencido y otras arengas que destrozan gargantas, pero no llenan bolsillos.

¡Una maravilla, amiguitos!

Y claro, cuando tal como está el patio, a alguien se le ocurre plantear una solución que genera ingresos no impositivos para todos, reactiva la economía, crea empleo y pone freno a la deuda, sin más impuestos, sin recortes, sin donativos, sin rescates, sin indignaciones pero sobre todo sin deuda…

Entonces los mandamases y los lumbreras, pero sobre todo los primeros beneficiarios y paradójicamente los informadores, como no les salen las cuentas, dicen aquello de: No, ahora no, que estamos luchando, o no hay hueco para hablar “de lo tuyo”, además de que no está el jefe, no lo entendemos o esto no tiene arreglo.

¡Otra maravilla amiguitos!

Por eso y a pesar de todos los pesares, de no poder pagar el recibo de la luz, ni el teléfono ni el alquiler y estar bajo mínimos, estos días vendí diez ejemplares del Convenio R.A. lo que a razón de 15€ por libro supuso un total  de 150€  y  7.50€ de Cuota de Convenio R.A. (el 5% ) 

Esta mañana en el Rastrillo de Monforte de Lemos, cuando estaba recogiendo los bártulos para irme, se acercó un amigo y me entregó 1.15€ , la cuota(5%) de los 23€ que había vendido.

Hoy lunes serán ingresados esos 865 céntimos de euro, en una cuenta a favor de enfermos (todos los enfermos, discapacitados, investigadores y damnificados tanto por desastres naturales como económicos.

Da igual que muchos sigan sin enterarse y opinando sin saber. Las 865 razones están ahi para ver si alguien se da cuenta de que cuanto más aumenten las razones y el saldo de este primer FBCRA (Fondo de Beneficiarios de Convenio R.A.) más habrán vendido y ganado antes los que ingresaron las cuotas, más se ahorra el Estado sin tener que subir impuestos, recortar ni endeudarse y aunque no tenga acceso al FBCRA.

Los que dicen que es otro impuesto, una estafa, una pirámide o vaya usted a saber,  seguirán opinando, indignándose o buscando culpables, Desde luego ya no podrán rasgarse las vestiduras por lo que hicieron con su dinero, porque no hay tal cosa. Las 865 razones salieron del nuestro. En fin, cosas de números.

Para disponer del saldo hará falta una comisión, quien por unanimidad podrá retirar los fondos y aplicarlos donde proceda y se estime oportuno.

Cuantas más empresas, profesionales, organismos publicos y privados apliquen el Convenio R.A. mayores serán los ingresos de las empresas, la liquidez del estado y el saldo disponible, para tratar enfermos, investigar o ayudar a damnificados, con cero deuda.


Como las cuotas del Convenio R.A. proceden de ventas absolutamente legales y no se admiten donativos, la procedencia del saldo del FBCRA es totalmente transparente. Por otra parte, al no haber intermediarios entre los que aportan y los beneficiarios, es materialmente imposible, meter la manita, o llevarse el dinero a Suiza.

En la medida que se implante el Convenio R.A. irán despareciendo los déficits, las mordidas y los sobres, lo que supondrá menor necesidad de recortes, copagos, ayudas, subvenciones y endeudamientos, pero tambien de asesores, porque cuando las cosas empiezan a funcionar los problemas se resuelven solos sin necesidad de ajustes, deberes ni lumbreras.

Estás invitad@ a aplicarlo si vendes y a exigirlo si compras. Muy pronto podrás comprobar por ti mism@ que cuanto mayor es la reactivación económica y la creación de empleo, mayor es el saldo del FBCRA y menor la deuda.

teorema

Como hasta ahora se ha considerado un asunto menor, que no interesaba a casi nadie, seguiremos informando desde aqui, al tiempo que  invitamos a enfermos, discapacitados, investigadores y damnificados a formar parte del FBCRA.

Las empresas, bancos, inversores, y en definitiva tod@s, sois bien recibid@s.

Muy pronto tendremos decenas de miles de millones de razones al año y cada vez menos fraude, menos corrupción y menos deuda, sin que algunos puedan evitarlo.

Una vez hecho el primer ingreso  de 8.65€ en el FBCRA colgaremos aqui la copia escaneada.

Sin duda será un pequeño aliciente para empezar.

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia