Como siempre

  • 12/08/2014
  • 0

Tarde de agosto cálida y serena,

Un gorrión llego  a mi  balcón,

Las hojas del olivo se mueven dulcemente,

Cierto silencio se escucha en el ambiente,

Y el eco de un ronroneo surca mi mente,

No puede ser, me digo constantemente,

Eso ya paso, céntrate en el presente,

El  ya no te ama, quiere a otra gente,

Se fue lejos de ti huyendo de su suerte,

Te retiro su amor, estaba en su derecho,

Por ese motivo no tengo despecho,

Sólo el deseo de que salgas de mi pecho.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia