Adiós a un personaje del barrio

Algunas personas comienzan a formar parte de los paisajes barriales. Aquí el recuerdo para una que solía estar en el Barrio de Acassuso, Buenos Aires.

Adios a un Personaje del Barrio

Cada barrio se dibuja y se distingue de otros a través de su geografía, su ubicación, su arquitectura y sus comercios, pero por sobre todo, por las personas que los habitan. Se podría pensar  que la población estable, tiene características singulares, pero probablemente no se diferencien demasiado de los barrios próximos, ni del contexto general de acuerdo a similar nivel socio económico y cultural.

Pero, quiero hacer hincapié, como distintivo especial, a los personajes comunes, propios de cada barrio, aquellos que por su cotidianeidad pasan a ser fragmentos inseparables del paisaje, conjugando lo móvil y lo constante en el devenir diario. La sola presencia invita al intercambio, una mirada fugaz, una palabra formal, una sonrisa compartida,  facilita incorporarlos como parte esencial de la acuarela.

En la rotonda de Acassuso, entre Santa Fe y Perú, solía estar Norma, reconocida por ser la ex de Porcel. Con su figura delgada, indumentarias oscuras, cabello recogido, como quien se apresta a uniformarse para una importante labor,  permanecía largas horas acompasando los vaivenes del semáforo, para recoger alguna dádiva de los automovilistas allí aparcados. Con una sonrisa instalada en sus labios, un gesto que lindaba entre la sumisión y la amabilidad, y unos pocos comentarios repetidos, sin esperar respuesta “¡qué lindo! cuando era joven tenía un fox terrier como el tuyo”, acontecían sus jornadas, meses, años… hasta que un día, como un rompecabezas que pierde una pieza dejó de estar. Poco después se difundió la noticia sobre su muerte.

La esquina sigue siendo la misma, los semáforos continúan alternando entre el rojo y el verde, tal vez algún automovilista presienta el luto de la imagen, otros harán caso omiso, pero al transitar la senda, Max, mi perro,  se detiene, parece esperar, percibe la extrañeza de la caricia ausente y el piropo que le falta y ya no volverá a escuchar.foto arbol

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat4 d noviembre d 2014 a las 16:22 (UTC)
Querida Ines: Permiteme que te felicite por tu artículo.
No ya por lo magnificamente escrito que está, sino por la sensibilidad que demuestras al acordarte de alguien que de no ser por ti, habría dejado este mundo sin pena ni gloria.
Yo soy de los que opinan que los mejores homenajes son los que se dan a aquellos que desde su humildad, forman parte de nuestro entorno; no por sus méritos, que pueden ser muchos, aunque nadie se ha interesado por ellos, sino por su presencia, por esa inconsciente compañía que nos hacen y que después echamos en falta.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia