Performance en el Museo D’Orsay

Deborah de Robertis enseña su vagina en formato performance en el Museo D'Orsay.

El cuadro "El Origen del mundo", una obra icónica del pintor Gustave Courbet, ha sido una vez más reinterpretada. La obra ya fue polémica para la época ya que representaba unos genitales femeninos sin ningún tipo de pudor. No fue un cuadro exento de polémica en su momento. Hoy en día, sin embargo, está considerado una gran obra de arte.

url22.jpe

Quizás con el objetivo de devolverle algo de la polémica que este cuadro suscitaba, o quizás por llamar la atención (con los artistas nunca se sabe), Deborah de Robertis ha reinterpretado el cuadro en su obra "Espejo del origen".

La obra de Deborah, de carácter performático, consistió en ella mostrando su sexo abierto con las manos a los visitantes, de manera que "se viera lo que no se ve". En palabras de la propia artista "Mi obra no refleja el sexo, sino el ojo del sexo, el agujero negro. Mantuve mi sexo abierto con las dos manos para revelarlo, para mostrar lo que no se ve en el cuadro original". 

Ni qué decir tiene que no pidió permiso al museo para realizar su performance.
El vídeo registro de tal obra está en Internet... aunque claro, no es lo mismo.

Deborah intenta transmitir siempre "Algo muy puro" y no lo considerda "nada chocante".

¿Qué opináis vosotros? ¿Arte o provocación?

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia