Cutis: el cuidado de la piel

La piel requiere de unos cuidados precisos y puntuales a los cuales todos deberíamos prestarles atención. Se trata de un ejercicio rutinario que no necesita del empleo de mucho tiempo, cinco minutos todo lo más.

limpieza-de-cutis-con-grasitud.jpg

PIEL GRASA EN LA CARA

Los puntos negros son algo muy cercano a las pieles grasas, originados por un exceso de secreción sebácea, vulgarmente espinillas. Un cutis con estas características constituye por sí mismo el mejor campo abonado para la aparición del acné y de los poros dilatados. Para salvar esto, lo mejor es una limpieza en profundidad, esto se consigue con cremas limpiadoras, lociones jabonosas, mascarillas y peelings. También conviene tener en cuenta alguna observación sobre una correcta alimentación, evitando en lo posible los embutidos, especias, café excitantes y alcohol, salvo en el tónico facial, en el cual resulta muy aconsejable una concentración del 25 al 35 por ciento. Se recomienda huir del tópico de que las pieles grasas no necesitan hidratación.

Fatalmente, es posible tener la piel grasa y, además, deshidratada por causa, entre otras, de la acción de los agentes agresivos del exterior como el frío, el viento y la contaminación de las grandes ciudades. Es imprescindible beber un litro y medio de agua al día como mínimo o, si se prefiere, sustituirla por caldos o zumos.

La acción de proteger es el tercer paso ineludible. Aquí se utilizan una serie de productos que forman una capa superficial, a modo de barrera, indicada para atenuar los efectos de la exposición prolongada a la nieve, al frío o al sol (incluido el de invierno).

PIEL SECA EN LA CARA

La piel seca se debe, por lo general, se debe a una insuficiente secreción de las glándulas sebáceas, lo cual provoca la debilidad de la capa protectora grasa y favorece la evaporación del agua. Sus síntomas son la aspereza, la tirantez y la tendencia a la aparición de surcos y arrugas con independencia de la edad. Esa es precisamente la cruz de este tipo de pieles, que ha de compensarse mediante cremas hidratantes, nutritivas y antiarrugas.

Lo importante es prevenir, porque una vez que las arrugas se instalan, resulta complicado hacerlas huir. Por ello, el cuidado del cutis debe ser diario y sin olvidar colocar en el despacho o en casa un vaporizador de agua para aumentar el nivel de humedad en el aire. Puede ocurrir también que una piel que por naturaleza no es seca en un determinado momento aparezca deshidratada, cosa que ocurre cuando el nivel de agua epidérmico desciende del 70 por ciento a cotas más bajas. Hay que tener cuidado con el alcohol, el tabaco, la polución o la falta de descanso.

 

¿QUÉ SE DEBE PONER EN PRÁCTICA?

  • Limpiar: Por la noche, con el objetivo de que la piel se vea libre de impurezas debidas a la polución y a las secreciones sebáceas; y por la mañana, para eliminar las toxinas que se producen durante el sueño.
  • Hidratar: Para el caso de los hombres, después del afeitado. Existen productos cosméticos ricos en materias humectantes y lubricantes, que frenan la evaporación del agua y mantienen la hidratación de la epidermis.
  • A cada piel hay que proporcionarle productos específicos para sus necesidades:
  1. Especial para quitar brillos.
  2. Especial para regular las zonas grasas de la piel.
  3. Especial para pieles sensibles y secas.
  • Tratar: Hazte un lifting por ordenador en centros especializados. Los rasgos de edad, de cansancio y de arrugas desaparecen por completo.
Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
h7sJ_g4U
Esme Paul4 d junio d 2014 a las 11:45 (UTC)
Para la piel grasa muy importante la protección solar, ya que si te quemas bajo el sol...el efecto rebote es inmediato y la semana siguiente el brote de granos esta asegurado.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia