Nuestra escritura representa nuestro modo de vivir

Muchos tendemos a escribir como la forma en que realizamos nuestro lenguaje oral. Pero, ¿cómo este indicador define quienes somos? Hablar y escribir bien, es el camino más seguro para pensar y crear.

La preocupación coincidente de Millás y Giardinelli (2004 es la calidad del vocabulario y del hablante que lo utiliza.

Millás advierte sobre el peligro que representa que hoy existan miles de personas que se las arreglan con un vocabulario de 70 u 80 palabras. Y agrega: "Esto produce la impresión de estar frente a un proceso de encogimiento. Un día las oraciones empezarán a salirnos sin complemento directo".

Siempre desde el terreno de las metáforas, el intelectual español afirma: "La reducción del lenguaje estrecha el campo de la visión y el pensamiento, porque la lengua es un órgano de la visión. Cuando voy al campo solo, dada mi ignorancia, sólo veo árboles. Pero si voy con un experto, además veo acacias, pinos, álamos y robles".

Es por ello que, ambos especialistas, señalan que "la lengua que habla una sociedad es fiel representación de su modo y calidad de vida. Leer bien y escribir correctamente constituyen el único camino para recuperar la capacidad de pensamiento y de sensibilidad de una sociedad". Al señalar que "una sociedad que habla mal o que escribe mal no puede pensar bien aunque tenga los ojos azules y mida 1,80", Millás asegura: "Cada palabra que se cae del vocabulario es como una pieza dental que se pierde. Con esos dientes que llamamos «palabras» masticamos la realidad para digerirla y comprenderla".

 

La escritora Angélica Gorodischer precisa: "La lengua es la que construye la realidad y edifica el mundo. Nos habilita para su comprensión, que es la comprensión del otro, hable o no ese otro nuestra propia lengua".

De ello es posible inferir que un defectuoso uso de la lengua provoca una distorsionada comprensión del otro y del mundo. En opinión de la narradora rosarina, hablar y escribir "implica un doble trabajo de identificación y de colectivización".

Al referirse a la irrenunciable búsqueda del correcto hablar, el presidente de Radio Caracol, de Miami, William Restrepo, que disertó en el III CILE, se pregunta si se debe escribir como se habla o se debe hablar como se escribe. Y responde: "El conocimiento es la base de una buena comunicación y permite el uso de los vocablos apropiados. Esto se traduce en un buen libro o un buen soneto o un buen guión".

El poeta nicaragüense Ernesto Cardenal dejó en el congreso su convicción de que "la principal identidad cultural es la del lenguaje. Cuando se pierde una lengua es una visión del mundo la que se pierde".

Desde la lengua literaria, el peruano Alfredo Bryce Echenique contradice a Gordodischer y afirma: "Las palabras no bastan para explicar el mundo. La lengua se inventó para comunicarse, pero nunca cumple del todo su misión". Según la opinión del fundador y presidente del sello Siglo XXI Editores, Jaime Labastida, "la escritura y la lectura permiten la reflexión. Leer y releer, escribir y pensar elevan el diálogo racional con los otros y amplia el espacio de la inteligencia".

Por otro lado,  Suárez y Moreno (2010) plantean que “El déficit en la lectura comprensiva es consecuencia de varios factores entre los que se encuentra la pobreza de vocabulario”. Asimismo, Katherine Strasser, Francisca Del Rio y Antonia Larraín, señalan  que dependiendo de la cantidad de palabras que conoce un individuo, dependerá también  su  comprensión de textos. 

En chile, (Hirsch, 2007), ahonda en este tema y explica que los alumnos que saben el 90% de las palabras de un texto, comprenderán mejor su significado, y lograrán aprender el resto de las palabras que no conocen. Aquellos que no saben el 90% de las palabras: tendrán mayores problemas para entender el contenido del texto, menos oportunidades para aprender más palabras, y les generará  dificultades  para  acceder  al  conocimiento.

 

bibliografia:

http://www.lanacion.com.ar/656256-hablar-y-escribir-bien-el-camino-mas-seguro-para-pensar-y-crear

E. D. Hirsch, Jr. (2007). Estudios Públicos: La Comprensión lectora requiere conocimiento de vocabulario y del mundo. Cepchile. Primavera.

 

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat28 d diciembre d 2014 a las 19:43 (UTC)
Te deseo toda la felicidad para el 2015.
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat22 d octubre d 2014 a las 23:23 (UTC)
Es muy interesante y verdadero todo lo que dice la publicación. La falta de cultura es un handicap a la hora de leer y además una sardineta que se muerde la cola ¿Para que voy a leer si no entiendo lo que leo?, sin darse cuenta de que debía decir: "Debo leer mas para con el tiempo entender todo lo que lea".

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia