Cuándo se gesta el Líder

SI el Líder se hace, ha de haber un momento en el todo comienza (o no).

El debate sobre si el líder nace o se hace quedó atrás hace largo tiempo: el Líder se hace. Pero una vez aclarada esa cuestión parece que a nadie le interesa ir más allá, puesto que si el líder se hace, otras preguntas surgen. Preguntas del tipo: ¿El líder se hace de una sola vez?¿Cuándo comienza a formarse?¿Dónde y cómo se prepara? ¿Hay “preparadores” de líderes?

Son todas preguntas para las que NO se han dado respuestas definitivas, lo que no significa que estas no existan. Y todo esto es importante si consideramos que es mucho más frecuente oír hablar de jefes mediocres y de empleados “quemados”, que de Líderes profesionales y de empleados motivados.

Hoy quiero profundizar en la pregunta sobre cuándo comienza a formarse el líder, cuándo se gesta.

Tengamos en cuenta que, a efectos de liderazgo, la formación del individuo (referida a títulos académicos y/o técnicos) no tiene gran importancia, pues las personas no nos sentimos atraídas porque alguien sea muy listo sino por ‘algo’ que emana de esa persona y que en muchas ocasiones cuesta definir.

Se puede decir que el líder se gesta cuando el individuo comienza a tomar conciencia de muchos y variados factores, lo que siendo cierto, es tanto como decir nada.

No cabe duda de que algunas personas tienen mayor facilidad que otras y que cuentan con una especie de liderazgo natural, pero esto, que también es cierto, no garantiza un liderazgo profesional que genere los resultados que se desean.

lider x 3

El hecho es que aunque más adelante la persona pueda recuperar el tiempo perdido (lo cual resulta mucho más difícil), sí hay un momento en toda trayectoria profesional que se puede considerar el ‘punto de partida’. Me estoy refiriendo a la primera posición (empleo, puesto) en la que la persona tiene a alguien bajo su responsabilidad.

Hasta ese momento, su perspectiva se limitaba al concepto “yo”. Entiéndaseme bien, no digo que no formase equipo ni que la empresa le diese igual, sino que, en su horizonte  de responsabilidad, está sólo él (ella).

Hablo especialmente (pero no únicamente) del momento en que alguien se convierte en “mando medio”. Es ahí cuando se producen el mayor número de cambios en la naturaleza de las funciones del profesional; funciones que si escala en puestos y responsabilidades también crecerán, pero cada vez (con cada nuevo puesto) lo harán en tamaño, y no en naturaleza.

Ocurre sin embargo, que es a ese paso (en el de convertirse en “mando medio”) al que la mayoría de las empresas prestan menor atención, de forma que el individuo va avanzando en su trayectoria profesional, cargando con carencias que después es mucho más difícil de corregir (por ser mucho más difícil el reconocerlas).

Atender por lo tanto a las nuevas incorporaciones a puestos de responsabilidad de una forma integral, es clave para el resultado del desempeño de la persona y para su trayectoria profesional futura. Y esto debería ser particularmente tenido en cuenta por los departamentos de recursos humanos y por la propia Dirección General de las empresas.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia