Pepe el pescador 3

  • 23/04/2014
  • 0

No permitió Pepe ni una sola duda en su conciencia: sabia que tendría en ese momento su primera captura , se planto encima de una lancha de pizarra negra -  debajo había varias grutas;  las vio una tarde buceando- dejo descolgar su anzuelo a plomo entre sus piernas, vertical conteniendo la respiración y a los pocos segundos vio emerger el hocico, redondeado de una trucha arco iris que observando su jamón de york metió tremendo bocado llevándoselo derechito a su cueva ; Pepe sonriente notó a través del hilo de nailon la fuerza y la bravura de aquella pequeña cosa rosa y violeta y sin vacilar se entretuvo recogiendo hilo la lucha era de a dos , uno tiraba otro aflojaba un poco , para después tirar más fuerte y así Pepe consiguió agotar al animalito que rendido casi sin fuerzas acabo depositado sobre el pedernal, fue muy gustoso cogerla en su pequeña mano casi con mimo era preciosa envuelta toda ella en una ligera baba  sus ojillos negro y oro  y su corazón excitado. Se la llevaría a mama para cenar ……  y dando zancadas con sus botas de goma azul eso hizo. Pero hijo donde te habías metido y Pepe alargo sus manos mostrando a su madre su primera captura , esta sonrió y la puso frita.

Desde entonces Pepe creció en destreza y habilidad aplicando sus conocimientos: había pescado Pepe  para pasar un buen rato lo primero y para abastecer a sus comensales después, lubinas  a spinning  en el Cantábrico, túnidos con rápala en Lanzarote, angulas en las rías vascas. Cáncer pagurus  y percebes en Galicia y pulpos en el mediterráneo y su subyugación por el agua seguía viva.

FIN.  

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia