Un cuento para reflexionar. Parte 1

Érase una vez, en un país supuestamente desarrollado, había una familia humilde, que, todo el dinero que ganaban era única y exclusivamente para pagar la casa y una pequeña parte para comer, la familia constaba de 4 miembros, Roberto, el hermano mayor de 15 años, que, quieras tu que no, se daba cuenta de muchas de las cosas que pasaban en su familia e intentaba que su hermano no se diera cuenta, Sergio, el hermano pequeño de 9 años, era todo un auténtico genio en los estudios, aunque, desgraciadamente sus padres no podían pagar los libros y tenían que recurrir al sistema de préstamos que tenía el colegio, al que cada vez era más difícil que tuvieran acceso debido a la gran cantidad de personas que lo solicitaban, y los padres, Jose y Estela, ambos padres de 41 años, cuya vida ha sido dedicada a trabajar.

Jose, comenzó a trabajar a los 14 años en la empresa de su padre, que terminó quebrando debido a los altos gastos que tenía y que cada vez, más gente le debía dinero.

Estela, una mujer trabajadora como la que más, también con mucho potencial, aunque desgraciadamente no encuentra trabajo actualmente y ya se la ha acabado la prestación por desempleo.

La familia sobrevive con 500€ al mes, de esa cantidad, 400€ son para pagar la hipoteca y el resto (100€) eran para gastos y para pagar la comida, que muchas veces no daba para todos, y Jose y Estela tenían que quedarse sin comer o cenar, para poder dar de comer a sus hijos.

Estela busca trabajo todos los días, pero en todos los trabajos escucha la misma frase: "No necesitamos a nadie" o "Ya la llamaremos", y en ambos casos eso significa que nunca recibirás ese empleo.

Además, van a ser desahuciados si no pagan los 6 meses que no han podido pagar, puesto que, en su banco, les dijeron que si metían su dinero recibirían un 2% más, lo que no les dijeron era que lo podrían sacar si fallecía el titular de la cuenta o si pasaban 15 años tras el primer ingreso en dicha cuenta.

Los niños, tienen mucho potencial en los estudios, Roberto está ya en 4º de la ESO, y en Noviembre cumple 16 años, es de los pequeños de la clase, pero, se tendrá que conformar con soplar las velas en una magdalena, puesto que no les va a llegar para ese gasto extra, además los libros de 1º de Bachillerato cuestan 500€, y no los podrán comprar.

Sergio tiene muchísimo potencial, no baja de 8 en todas sus notas, los libros que llevan ambos hermanos son de préstamo, un programa que pone en marcha el colegio y el instituto para que las familias que no pueden costearse los libros puedan tener acceso a ellos de forma gratuita, pero Sergio, si las cosas siguen así no podrá ir a la universidad, él querría ser cirujano, para poder salvar vidas y acabar muy contento cada vez que lo haga.

La familia atraviesa un duro bache, del que seguramente no puedan salir, además, a Jose, es posible que le despidan dentro de poco, puesto que su empresa hará un ERE a principios del mes que viene.

La PAH les está ayudando todo lo que puede, Cáritas y Cruz Roja también están haciendo lo posible para ayudar a esta familia.

Jose no deja de repetir que porqué les tenía que pasar esto a ellos, a sus hijos, que le desahucien a el, pero no a sus hijos y a su mujer, que hará lo que sea para poder salir de aquí, Sergio ve a su madre llorar y a su padre lamentarse, Roberto intenta alejarle de la realidad para que no lo pase mal, pero cada vez es más y más difícil

Este cuento ha sido redactado por Cadena12 en su totalidad.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
20150616123627
Rober García22 d abril d 2014 a las 20:06 (UTC)
Más que un cuento, un reflejo de la realidad.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia