Un soldado español 4

  • 14/04/2014
  • 0

La puerta cedió no estaba cerrada y pudieron ver detrás de un precioso escritorio de roble a la priora, Sor Angustias una mujer grande blanquísima de ojos azules y fuerte carácter. Pasa Mancheño pasa te estaba esperando, mi abuelo José había sido activista republicano durante los últimos años, era pastor  de ovejas cabras y guarros al pastorear  por las serranías se ocupó de llevar información confidencial de altos cargos republicanos  .  Sor Angustia fue muy explícita , te quedaras con nosotras por orden de tu padre hasta donde nos sea posible ayudarte hijo,  todo el tiempo que podamos , te hemos asignado una estancia sor Inés te la mostrara te ocuparas del huerto y veremos que es lo que se puede hacer. El abuelo se quedó durante varios meses en el convento las noticias no eran alentadoras precisamente todo era convulso  al menos sabia que la familia estaba bien por un arriero que ayudaba a intercambiar información. Por la otra parte la abuela Margarita tenía relativamente pocos problemas: al haberse quedado con su niña recién nacida amamantaba a los hijos de unas cuantas familias pudientes por unos cuantos duros al mes, por otro lado recogía la ropa sucia de esas casas la lavaba y devolvía planchada y almidonada y a la noche hacia lo que la mayoría de sus conciudadanos cogía a los mayorcitos de sus hijos y se los llevaba a rebuscar…. Quiere decir recoger del campo todo lo que se pudiera . También había una cooperativa de aceite en un cerro , que al anochecer vertían el alpechín que es el  despojo del resultado de la molienda, ella llevaba unas gasas de algodón impoluto filtraba la mezcla y la embotellaba después en la casa . Con esas actividades podía cubrir medianamente necesidades , contaban que cada día el cerco de la escasez era mayor que la guerra lo estaba consumiendo todo recursos , alimentos: fe .....lo que más le dolió a esa niña fue , que un día repartieron cartillas de racionamiento y correspondía a cada casa una cantidad x , pero el primer día que ella se acerco a por su parte, en la distribución  se encontró a un enconizado enemigo de su marido y le dijo categóricamente: vete y no vuelvas por que en lo que yo esté aquí tú no te vas a llevar ni un pan para ninguno de los tuyos. Hubo historias de  tíos y primos encarcelados, muchachos de veinte años que fueron liberados a los treinta y pico de dinero cogido a escondidas con la promesa de un indulto o simplemente  una visita a la cárcel que nunca llego ,por su parte en el convento la situación por momentos era insostenible Sor Angustia retenía cada día como podía los registros al convento había más de uno y más de dos refugiados en sus sótanos una mañana se acerco al abuelo con los ojos húmedos y le dijo…. Mancheño ya no te puedes quedar aquí toma esta carta; esta noche tendré preparado un carro con instrucciones precisas iras al convento de Jaca  de acuerdo?. Si madre contesto el abuelo.Asu disposicion. Y se abrazaron en silencio.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia