Un soldado español 3

  • 11/04/2014
  • 0

Cuentan mis mayores que se decía, que en las casas luchaban hermanos contra hermanos   . Los unos apostillando por una ideología, los otros por la contraria  , cuando en realidad creo yo que el fin era el mismo salir de una situación  enrevesada .A eso se refería el bisabuelo José cuando le decía a su hijo que no estaba seguro en ninguna parte y así esa noche , hizo un escrito ensillo su mejor yegua y le dijo. José te tienes que esconder ve a esta dirección :dices que vas de mi parte y allí te darán instrucciones , con todo el dolor de su corazón paso mi abuelo esa noche abrazando a sus niños mirando con los ojos abrasados de lagrimas a su mujer . Preguntándose qué sería de ella  , veintiún años casi una niña `como la amaba` que suerte aguardaba a sus cinco hijos? Todo le parecía una gran locura. Uno por uno fue despidiéndose de sus parientes amigos y vecinos y a la madrugada cogió su montura y cabalgó no sin cuidado fuera a toparse con la guardia civil o algo peor los kilómetros que separaban el cortijo de la vega de la ciudad de Málaga. Al llegar a la ciudad todo estaba en calma un profundo silencio la embargaba nadie en las calles ,que distinta de su natural algarabía cuando acudían a ella a algún mandao  a hacer compras o simplemente por el placer de visitarla A medio día llegó al convento pico en la puerta y se abrió una pequeña cancela, una monjita muy agraciada le preguntó – que quiere usté? Vengo de parte de José Mancheño  traigo esta carta de su mano para la rectora, la monjita cerro el ventanuco y el chirriar de un portón le cedió el paso, adelante buen hombre sígame, el convento era grande con varios jardines llenos de rosales  subieron una escalinata el olor a buena comida lo inundaba todo . La monjita picó en una puerta, da su permiso? Pregunto, adelante se escucho al otro lado.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia