Sueño

  • 10/04/2014
  • 2

Cuento corto sobre la percepción de un sueño

SUEÑO. Los sueños son parte de la vida, necesarios retratos de nuestra memoria. Las hojas de los árboles se desvanecían, mientras el rocío pasajero alimentaba su rostro, cuanta tristeza en ella, sus ojos se asimilaban a un claro de luna, su vestido a cuadros mostraba la sencillez de la montaña, era ella, la visualicé a unos cuantos metros, mientras sus cabellos se transportaban a través de la brisa melancólica, y ahora el prófugo recuerdo me atrae. Era la tarde más importante de aquel año, la tranquilidad se apoderaba de mí, mientras aguardaba escuché el sonido vertiginoso de mi corazón, he de refirme a este hecho mundano por el motivo que tendrá mi historia: angustiosa, sonante y apasionada, como concierto para dos violines de Vivaldi. La niebla se transfiguraba, mientras el columpio disimulaba su vaivén, mi mirada se apodero de aquella imagen, Alicia jugaba con la sombra de las mariposas, su risa contrastaba con el cielo azul, los movimientos de su cuerpo irradiaban en un baile indescriptible, al cabo de varias horas recobré el conocimiento, después de haber caído del columpio, claro está, era la referencia que daba mi madre"-has caído de espaldas sobre el césped". Las paredes estaban frías, pero ella seguía en mi mente, los médicos analizaban mi leve accidente, mientras tanto no podía dejar de llevar el angustioso dolor que me provocó aquella mujer. La voz encantadora me sedujo por un lapsus de tiempo, fui hacia ella, la tomé de su preciosa mano, y corrimos juntos por un tiempo incalculable, fuimos libres y encantadores, ¿Por qué fue un sueño? ¡Interprete el sentido de la felicidad en todo su esplendor!, Lo sé, porque al momento de estar a su lado el éxtasis recorría mis venas, pero el tiempo es aniquilador: mata y extermina, y el sueño quedó exterminado por un grito – No, tengo que marcharme! Alicia, desaparecía como niebla arrastrada por el viento. Su lindo rostro se desvanecía en mi inconsciente. Alicia, recuerdo su nombre, puesto que fueron cinco vocales y, una consonante, lo único que pude percibir después de permanecer varias horas sin reaccionar. Luego de 15 años, escucho las cuatro estaciones del referido compositor anteriormente señalado, y puedo comprender la dulzura que impregnaba aquella hermosa flor, la cual desvaneció en el itinerario de un sueño.

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
Cesar1
César Augusto Zambrano Ramirez26 d octubre d 2015 a las 23:19 (UTC)
Pues, debo admitir que lo interesante es que podemos soñar! Igualmente comparto su proposición! Pero a veces es tan hermoso ese estado por el caracter nostálgico que nos proporciona. Debo admitir lo siguiente: ¿Qué seria de la vida sin los sueños? Claro está, más allá de los sinsabores de la vida que provoca sueños que son la antitesis del referrido caracter nostálgico
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat4 d noviembre d 2014 a las 13:28 (UTC)
Los mas sublimes sueños, al despertar, se pueden transformar en las mas horribles pesadillas

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia