Arte y mística en Arthur Schopenhauer.

  • 10/04/2014
  • 0

A través de grandes páginas se conciben grandes metamorfosis de ideologías. Hacer énfasis en la proposición antes señalada es imaginar el mundo de Arthur Schopenhauer.

Arte y mística en Arthur Schopenhauer.

 

César Augusto Zambrano Ramírez

Escuela de Letras. Facultad de Humanidades y Educación.

Universidad de Los Andes. Mérida, Venezuela.

 

Curiosumgenus ad conoscecemdamvitamalienam, desidiosum ad corrigendmsuam[Son gente interesada en conocer la vida ajena y descuidada en corregir la propia]

Augustinus, Augustinus Confesiones x, 3, 3 (Martin Heidegger, 2003:13)

 

 

A través de grandes páginas se conciben grandes metamorfosis de ideologías. Hacer énfasis en la proposición antes señalada es imaginar el mundo de Arthur Schopenhauer, es decir,  el cosmos en su obra cumbre, a saber “El mundo como voluntad y representación” El énfasis hacia el título de la obra más trascendental del pensador Alemán, no es más que un señalamiento hacia la búsqueda de nuestro propósito que en suma es: ¿cómo  la mística y el arte se presentan en el  pensador o filosofo antes señalado?. He de tomar como referencia los libros III y IV de dicha obra, para discernir sobre nuestro planteamiento. Cabe destacar que no es fácil la mirada como principiante sobre el cuestionamiento asociado al ideólogo, ya que él mismo autor señala  que es necesario conocer a fondo la Filosofía de Kant y Platón, los pensadores más insignes de occidente para poder entender la suya “Y hallamos que las dos grandes paradojas de los dos filósofos más insignes del Occidente, a saber, la idea de Platón, que a sus ojos es lo único ^ò`vtwcov*, y la cosa en sí de Kant” (Shopenhauer,1985:10) Claro está destacamos el calificativo de principiantes por el hecho de la gran organización que implica conocer a fondo la obra Platónica, como también la Kantiana es, pues, una empresa que amerita trabajo de muchos años, cosa que no se logra en un curso, es por ello que predispongo al lector a tener serenidad y apreciación para con un estudiante de la cátedra de estética I que se inicia en los misteriosos mundos del arte y la mística a partir de Schopenhauer. Y es preciso citar a Kant con su prefacio a la primera edición de su Crítica de la razón pura para sostener lo siguiente: “Tiene la razón humana el singular destino, en cierta especie de conocimientos, de verse agobiada por cuestiones de índole tal que no puede evitarlas, porque su propia naturaleza las impone, y que no puede resolver porque a su alcance no se encuentran.”(Kant, 1997:119)

 

I. Búsqueda y definición de los términos Mística y Arte.

Para tener un hilo conductor como en la obra musical de Wagner, es preciso señalar lo que nos llevará a nuestro propósito, en éste caso, las ideas de mística y arte.

La mística una idea que presintió Platón, que redactaron los Upanishads nos sirve de plataforma para nuestra definición de mística” Lo presintió Platón: Solo alguien que, en el fondo, sabe puede asombrarse de no saber. De otro modo: la mística es la lucidez, la conciencia sin símbolo interpuesto. Los anónimos redactores de los Upanishads lo proclamaron hace milenios: el discurso humano es una delicada farsa sobre un trasfondo de lucidez absoluta (Pániker, 1992:9) La conciencia sin símbolo interpuesto nos conlleva a pensar más allá de la realidad, es decir, abstraer los objetos para entender la representación de nuestra conducta humana, frente a las cosas que percibimos, demostraremos por medio de Schopenhauer como la filosofía juega un papel importante en la interpretación de los fenómenos del mundo, los cuales sirven de bosquejo para definir nuestro propósito. Schopenhauer nos incita a ir más allá del simple concepto, y lo plantea de la siguiente manera:

 

[Nuestras investigaciones filosóficas no pueden tener más que

a interpretar la conducta humana, así como las máximas, tan di-

versas y contradictorias, de las que ella es expresión viviente, no

puede hacer más que explicarnos en su esencia y en sustancia, redu-

siéndolas con las consideraciones anteriores y reduciéndolas a

nociones abstractas bien inteligibles, como hecho con todo los demás

fenómenos del mundo] (Schopenhauer, 1985:96)

 

Esta interpretación nos da un indicio del deber de la filosofía, en este caso la búsqueda de nuestras definiciones pero, no podemos pasar por alto el siguiente argumento planteado por Kant “Deber es de la filosofía el disipar los engaños producidos por la mala inteligencia, aunque para ello sea menester destruir las más queridas y encantadores ilusiones”(Kant,1997:122) debemos tener presente esta idea, puesto que cuando entramos en contacto con la imagen de genio que esboza Arthur. S. la inteligencia del genio queda de manifiesto en su pensamiento.

Para tener una clara definición de mística encontramos el siguiente bosquejo “

 

La mística no es un asunto anti intelectual, puramente emocional

ni oscurantista. Por el contrario, los movimientos espirituales de

         ningún modo sitúan su concepción de uniomysticadel hombre

          con Dios en el sentimiento, sino que colocan sus pensamientos

          en parte intrincados y sutiles en una relación con las facultades

           del conocimiento y del amor del hombre… La espiritualidad se

           manifiesta allí donde se cuestiona su deseo central de una

           inmediata experiencia de Dios in statu viae, desvanecida en un

          horizonte problemático que reclama las máximas fuerzas, y que

           exigen tanto un respeto filosófico como teológico.(1999:97)

 

“Así por debajo de toda la aventura de la filosofía, de la ciencia y del arte late un aliento digamos místico”(Pániker,1992:9) de acuerdo a esta concepción de mística se vislumbra el pensamiento de Schopenhauer, es de notar que un carácter humano con abstracciones filosóficas le será difícil, aún imposible discutir el valor y la nada de la existencia, es decir, cuando se manifiesta el valor de la salvación y la perdición, he aquí la concepción o consideración acerca de éste pensamiento ”Pues cuando se discute sobre el valor y la nada de la existencia, cuando se trata de la salvación y la perdición, no serán las frías abstracciones filosóficas las que hagan inclinar la balanza, sino la naturaleza misma del hombre, el demonio que le dirige pero que no la escogido, sino que el hombre por el contrario, se ha buscado(Schopenhauer,1985:95) el hecho de enfatizar en un “demonio” claro está, desde el punto de vista de la naturaleza se presenta un carácter místico, mientras ahondamos en la lectura no es para nadie un secreto el énfasis hacia Goethe. Podríamos recurrir a la hermenéutica, es decir, a la interpretación y ver que está presente Mefistófeles en la idea Schopeuriana del demonio en la naturaleza. El lector se preguntará ¿por qué?  y la respuesta arrojará “el demonio que dirige pero que no le ha escogido, sino que el hombre, por el contrario, se ha buscado”(Schopenhauer) esa búsqueda está presente en lo que llaman felicidad, puesto que el hombre construye y desconstruye sus deseos naturalmente” Así como está presente en la naturaleza del hombre el sentir deseos, el satisfacerlos y el volver enseguida a alimentar otros nuevos para continuar así indefinidamente, así como el hombre no es feliz ni está tranquilo más que cuando está al paso del deseo a su cumplimiento y del cumplimiento a nuevos deseos se efectúa rápidamente,  puesto que el retardo trae consigo el dolor, como falta de deseos trae las nostalgias estériles, la languidez y el aburrimiento….(Schopenhauer,1985:86) más adelante cuando entremos en contacto con el arte, y específicamente la música, lograremos encontrar una gran asociación entre la naturaleza y el hombre, y así discernir más a fondo nuestra búsqueda de arte y mística.

 

De acuerdo a ciertas definiciones podríamos asociar a el arte como una necesidad del ser humano. “El cual trasciende el lenguaje y la realidad, una definición de arte podría ser la siguiente: el arte es una necesidad cotidiana que el hombre consume a diario. Es un universo amplísimo donde se engloban lenguajes denominados mayores como la arquitectura la escultura y la pintura”(Mentor) este concepto trivial sirve de base para entrar en contacto con lo que Schopenhauer llamó arte o obra de arte” La obra de arte no es más que un medio de facilitar el conocimiento que consiste dicho placer”  es decir, el artista conoce las ideas y ventajas a través de la reflexión, y ello hace que comunique a los demás una idea que ha concebido.

 

El arte funciona como vehículo de expresión para el artista. No obstante,  el arte tiene una dimensión más objetiva, que nos lleva a plantearnos hasta qué punto la creación artística es fruto de un proceso creativo absolutamente libre y personal del virtuoso. Esta función es, un espíritu a través del cual nos sustrae al ensueño y el ensueño del arte. “Pues en el instante mismo en que desasidos de la voluntad nos abandonamos al puro y libre conocimiento, parece como que entramos en otro mundo, donde no existe nada de lo que conmueve a la voluntad y nos agita violentamente” (Schopenhauer, 1985:33) esa agitación violenta es la que produce el objeto pensado por el artista, en el sujeto que lo contempla, es decir, el espectador de la obra.

 

Ya que tenemos mínimas ideas de la mística y el arte, procederemos a puntualizar sobre la idea de genio en Schopenhauer, es necesario indagar sobre el mismo, puesto que está plasmado en las páginas de “El mundo como voluntad y representación” Claro está, en los libros III Y IV respectivamente, ya que el mismo concepto se asocia al verdadero artista.

 

 II La idea de genio en Arthur Schopenhauer.

El hecho es importante porque dentro del desarrollo cumbre de su obra se manifiesta la relación de informar sobre la conductas, las nociones, y los aspectos de un verdadero artista (genio)” la contemplación sometida al principio de razón es la contemplación, única que tiene autoridad y que es útil en la vida practica y en las ciencias, la que hace abstracción de aquel principio es la del genio, única que tiene autoridad (Schopenhauer, 1985:23) es decir, que el artista contempla las cosas independientemente  del principio de razón, de acuerdo a ello puede existir una parte en su totalidad irracional del sujeto-genio frente a la razón. Es por este camino que se define el genio de la siguiente manera:” El genio no es otra cosa que la objetividad más completa o la dirección objetiva del espíritu, en oposición a la dirección subjetiva en caminada hacia la propia persona, es decir, hacia la voluntad” (Schopenhauer, 1985:23) debemos tener en cuenta que para que el genio se apodere de la idea es necesario: imaginación, visualización y objeto. La idea puntual nos la refiere el pensador de la siguiente manera”La imaginación agranda, por consiguiente, el campo visual del genio y le extiende más allá de los objetos que le rodean, tanto la relación de cantidad como en la calidad” Schopenhauer,(1985:24) he aquí el pleno detalle de una estructura inteligente, las cuales se asocian para construir una obra de arte, claro está siendo genio.

 

Un aspecto psicológico que encontramos en Schopenhauer en cuanto a su concepción de genio es la locura. En nuestro objeto de estudio estético hemos buscado la condición de locura en varios autores, la misma va más allá de la razón humana. Podría ser inspiración según Platón que deja de manifiesto en sus diálogos socráticos, la locura como inspiración es una observación que no pasa desapercibida en el plano mental del filosofo alemán” muchas veces se ha hecho está observación de que el genio y la locura tienen un lado común que se tocan y se confunden (Schopenhauer,1985:27) más adelante encontramos que el mismo autor está presente en nuestro curso, a saber, estética I, y lo deja de manifiesto “En el Fedro dice categóricamente no puede existir poeta sin algo de locura y luego añade que el que vislumbra las ideas en las cosas pasajeras tiene el aire de un loco” Schopenhauer,1985:27) esta afirmación podrá ser necesaria para nuestra visión abstracta de un verdadero artista, siendo está una locura divina(inspiración) y no patológica la cual es diferente, es decir, que la locura inspiradora no es una locura común sino que esta requiere hechos místicos.

 

 

III. La música como arte elevado

Referirnos a éste arte es necesario, puesto que nos da una visión de la habilidad para discernir sobre las ideas Schopenhauerianas. Según las lecturas la música tiene un lenguaje de carácter universal que trasciende, es un arte muy elevado que va mas allá del objeto material, a saber, se hace una abstracción de la misma” debemos atribuir a la música un sentido más serio y más profundo relacionado con la esencia intima del mundo y con la nuestra, y respecto el cual las proporciones numéricas a que puede ser reducido este arte no son más que una indicación y no la cosa indicada”(Schopenhauer, 1985:84) más adelante y según convicciones criticas “La música ignora el espacio(Philonenko,1989:183) ese espacio que se desarticula al sonido intermitente que aparece en nuestro ser a través de los sonidos naturales, y en el mundo como voluntad y representación” La manera como es percibida la música, podría mostrar que esta percepción se efectúa únicamente en el tiempo y por el tiempo, con exclusión total del espacio y sin el auxilio de la causalidad, ni, por lo tanto, del entendimiento, pues los sonidos producen la impresión estética por un solo efecto, sin que tengamos necesidad de remontarnos a su causa, como pasa en la intuición(Schopenhauer,1985:92) en si la intuición juega un papel importante: nos hace codificar los signos para luego abstraerlos en nuestro pensamiento. En síntesis para Schopenhauer la música es un arte favorito.

 

Después de delinear ciertas páginas con ideas simples como son; Arte, mística, genio y música, encontramos una conciencia de vida que prorrumpe e ilumina en lo más hondo del ser” es el hombre de una intuición única que ilumina todas sus ideas, y que ha permanecido siempre idéntica” (Philonenko, 1989:42) es decir, hubo de retroalimentar sus ideas para tener un juicio de su conciencia filosófica. 

 

IV La mística como final de “El mundo como voluntad y representación”

 

Durante el transcurso de nuestro esbozo sobre las ideas cultivadas por Schopenhauer   para retroalimentar nuestro conocimiento, es decir, Arte, música, y en su totalidad conciencia mística, el autor nos retrata la singularidad que radica en nuestro mundo. Y en el subtitulo he de refirme a la mística como final, no porque sea el final de su pensamiento, sino que es la  que hace la conclusiva de su obra, es por ello que me he referido a dicho subtitulo como el final de mi investigación.

 La mística se presenta como una doctrina” La doctrina cristiana, simboliza la naturaleza, la afirmación de la voluntad de vivir, en Adán, no desde el punto de vista de los individuos, es decir, partiendo del principio de razón, sino desde el punto de vista de la idea humana en su unidad (Schopenhauer, 1985:209) esa idea de Adán el mismo autor de El mundo como voluntad…… lo retrata de la siguiente manera: “Adán fue desgraciado y en él nos hemos hecho todos desgraciados(Schopenhauer,1985:210) es la visión comprometida que va en contra de la idea de imágenes, santos y dioses que justifican lo trágico” y la noticia también la trae Aristoteles, Todo está lleno de dioses(Pániker) esos dioses y la idea de la religión, a saber,  Jesucristo, se manifiesta en Schopenhauer de la siguiente manera” Debemos pues, considerar siempre a Jesucristo desde el punto de vista individual, que es como nos lo representa su historia alegórica en los evangelios, ni tampoco tal como podemos concebirle según los datos reales más verosímiles que han servido de base a la leyenda de las escrituras”(Schopenhauer,1985:210).

 En sí, y para determinar el basto pensamiento que planteó el filósofo alemán, es decir, Arthur Schopenhauer debemos decir que, meditando sobre la vida, y observando a través del arte y la mística  fue como concibió y concreto el final de El mundo como voluntad y representación, de la siguiente manera:

         “Por consiguiente, el meditar sobre la vida y los actos de los santos, sino por una observación directa que rara vez es posible en la experiencia al menos tales como la historia nos los refiere o tales como el arte nos los pinta con un sello infalible de verdad, es para nosotros el único medio de disipar el efecto lúgubre de esa nada que vemos cernirse como resultado final sobre la santidad y toda virtud y que nos espanta como niños a quienes hace temblar la oscuridad” (Schopenhauer, 1985:214) Es salir de la oscuridad de la vida a través de la experiencia personal, como un mundo que se transforma constantemente y que cada vez es más pesimista para su conducta, esta es una apreciación que podría llamar desde mi inconsciente  hermenéutica.

 

Conclusión:

 Para toda persona interesada en ir más allá del pensamiento cotidiano sería justo a mi parecer que, se intentará incentivar a la lectura de este gran pensador, no es un desatino pensar en la construcción de una idea básica, para que el hombre desencadene una búsqueda, a saber, la libertad de pensamiento, ya que los dogmas han hecho de este mundo una maquina sin libre albedrio, es decir, sin un pensamiento libre. ¡Es algo utópico intentar por medio tan difícil! Llegar a un estado sereno, el mundo al ser abstraído se nos vuelve un infinito en nuestro pensamiento. Mientras desarrollo mi conclusión, supongo que el arte y la mística se asocian de tal manera que trasciende los límites del pensamiento de Arthur Schopenhauer. En síntesis la obra de arte como discurso obtiene así el privilegio singular de perfeccionar la existencia, y consolarnos de un mundo a veces tan vacío y trivial.

 

 

Bibliografía

SCHOPENHAUER, Arthur: El mundo como voluntad y representación. Barcelona, editorial Orbis, S.A 1985, 241pag.

PÁNIKER, Salvador: Filosofía y mística. Barcelona, editorial Anagrama, S.A 1992, 270 pag.

PHILONENKO, Alexis: Schopenhauer una filosofía de la tragedia, traducción Gemma Muñoz. Barcelona, editorial Anthropos, 1989, 333 pag.

ROYCE Josiah: El espíritu de la filosofía moderna. Buenos Aires, editorial Nova, 1947, 486 pag

HEIDEGGER, Martin: Estudios sobre mística medieval. México, editorial fondo de cultura económica, 2003, 202 pag.

 

 

 

 

 

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia