El esfuerzo individual, en lo colectivo

  • 05/04/2014
  • 0

El esfuerzo individual, en lo colectivo.

El esfuerzo individual en lo colectivo.

 

Estamos viviendo unos tiempos, que por culpa de “las crisis”, de la corrupción, de la dejadez e ineficacia de nuestra clase política, de la educación recibida por las últimas generaciones,…etc.;  en la que todos y cada uno de los españoles, hemos perdido la ilusión, se nos han quitado las ganas de esforzarnos por el bien común, ha desaparecido de la mayoría de los corazones, el concepto de patriotismo…estoy viendo que la desidia se ha instalado en nuestra sociedad.

A colación de esto, ha venido a mi recuerdo, una vieja historia que me contaron más de una vez mis mayores.

Relataban como cierto, un hecho  que ocurrió en aquel mismo lugar, hacía muchos años; donde una cuadrilla de hombres estaban construyendo una casa.  Un día fueron al monte a buscar y cortar el roble más grande y apropiado,  y  que después de labrado, sirviera para hacer la viga de carga principal.  Encontraron el gran roble, el que consideraron más adecuado para su función.  Una vez talado, se dispusieron a labrarlo.  Una vez labrado se volvieron a sus casas con la intención de volver a por él al día siguiente.

Al amanecer del siguiente día, uncieron los bueyes al carro, con la intención de bajar hasta el pueblo, aquella fabulosa viga de roble que habían talado y labrado.  Fueron los cuatro hombres, y una vez llegados al lugar, se dispusieron a cargar la colosal viga en  el carro; lucharon y lucharon, pelearon, se esforzaron; pero no fueron quienes de cargar la viga.

Cabizbajos, se volvieron al pueblo, con el carro y la pareja de bueyes, pero sin la viga…tan avergonzados estaban,  que ninguno era capaz de articular palabra.   Pero cuando ya estaban casi  llegando al pueblo…uno de ellos habló y dijo; compañeros, tengo que confesaros, que yo no me he esforzado hasta el límite a la hora de cargar el roble; seguidamente, otro dijo…pues yo también podía haber hecho un poquitín más de fuerza…al momento los otros dos reconocieron, que podrían haber hecho un poco más…que no lo dieron todo.

Con las mismas, los cuatro hombres decidieron volver al monte a por la gran viga.  Esta vez con el ánimo y la confianza que se habían dado los unos a los otros y con la firme voluntad de entregar todo de sí mismos.  Esta vez fueron capaces de volver a la construcción de la casa con la viga en el carro.

Esta historia debería servirnos de lección a todos;  para que cuando trabajemos en un equipo y para un equipo, sepamos que la confianza entre los miembros y el amor propio de cada uno de sus miembros… es una garantía de éxito; de lo contrario, cualquier empresa está avocada al fracaso.

Por ello, sociedad española, españoles en general,…¡grupos nuevos!, ya  seáis grupos sociales, empresariales,  grupos de cualquier tipo…PARTIDOS POLITICOS…menos EGO y más esfuerzo individual . Confianza sincera con los compañeros, que nunca nos duela reconocer nuestros errores y nuestra falta de vergüenza torera, si fuese necesario.

El esfuerzo individual en lo colectivo, es la garantía del éxito.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia