Lo que el humano creía era mentira

  • 03/04/2014
  • 1

Lo que el humano creía era mentira

 

¡Oh! Dios ¡Oh! Dios, todos gritaban el ver el creador de melodías, subir al cielo artificial, se dirigía a hablarle a las estrellas, llamándolas con estruendo furor, no hubo sorpresa alguna al escuchar una clara respuesta - ¿Qué buscáis amigo mío? -, el creador quedo atónito ante tales cuestiones y exclamó: -¡no lo sé, solo soy un mediocre humano! -.

El animal es tan frágil, quebradizo, débil y caduco por la simple razón de que posee sentimientos que sienten miedo e incertidumbre.

La multitud rogaba el regreso del creador, alto, con el ceño fruncido y con las cuerdas vocales muy afinadas, pero estos creían que todo era triste y que triste era feliz, con esto el creador no podía regresar, que agravio, cuanto error, cuanta falsedad, libre alguno cuánto dolor.

Duele tanta dolencia,

Duele el mentir,

Duele el creer,

Duele el soñar,

Duele el sufrir,

Duele la tristeza.

¡Qué tontos son los humanos al creer en eso que es mentira, que me lastima decir, por eso lo callaré un día nublado que tal vez es mejor que un día soleado o tal vez es peor!

Pero la razón en sí por la que no podía regresar, era porque no concordaban ahora sus razones existenciales con las anteriores creando confusión y dejando en blanco la página que todo humano quiere concluir o llenar: “la razón de la existencia propia o impropia”, la razón es tan solo la capacidad de crear pensamiento abstracto, sin amor no es nada, es superflua, aunque para algunos el amor es carencia de razón, pero del hablar al actuar se encuentra una enorme cavidad. El hombre cree creer que puede creer una mentira creyendo que cree una verdad creativa.

Intento el creador volver al vacío, aun inconcluso su viaje prematuro, logro traer consigo a la muerte y sus vasallos, pues había inventado el sonido maldito (aun inconcluso su viaje prematuro intento el creador volver al vacío, logro traer consigo a la muerte y sus vasallos, había inventado pues el maldito sonido).

Al regresar el creador con su nuevo sustento los humanos amaron sus grandezas pero a pesar de sus proezas las grandezas no amaron a los humanos, en cambio lastimaron el oído, aun así entre tantas mentiras ahí seguían como seres inanimados.  

 

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat23 d octubre d 2014 a las 17:09 (UTC)
Te acabo de dar un laik y empiezo a comentarte sin tener todavía una idea clara de lo que he leido, pero es tan original tu forma de expresarte que intuyo que estoy ante alguien muy especial al que hay que atender diga lo que diga, siempre que lo diga como tu lo dices.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia