Llevese un churrumbel

Un amigo mio, Guardia Civil para más señas, me contaba el otro día una historia, no se si real o apocrifa que ha ido circulando por el cuerpo cual anécdota simpática.

La historia en si trata de que dos compañeros de trafico, ante una infracción de una furgoneta, notablemente antigua, que iba ciega, es decir, con ambas luces cortas fundidas, solo con las de posición, a primera hora de la noche, pararon al conductor para imponerle la preceptiva sanción. El conductor del vehiculo, de etnia gitana, llevaba en la furgoneta a cinco de sus hijos sin las debidas precauciones de seguridad.

Ante esta falta, los compañeros de la benemerita procedieron a pedirle la documentación del vehiculo y el carnet de conducir. Cual sería su sorpresa cuando se dan cuenta de que el vehiculo en cuestión no tiene seguro, ni pasada la ITV entre otras infracciones de caracter grave, además, el conductor, no posee carnet de conducir ni nunca lo ha tenido.

Obviamente, los compañeros le imponen una sanción de una cuantía económica muy elevada y le inmovilizan el vehiculo. Ante esto, el conductor les expone "Señores guardias, tengo cinco hijos y entre unas cosas y otras gano lo suficiente para darles de comer, con todos mis ahorros consegui esta furgoneta de segunda mano para llevarlos al colegio y para trabajar en lo que salga, ¿de verdad creen que tengo dinero como para carnet de conducir, seguro, ITV, y todas estas cosas? No tengo un duro, si quieren cobrar llevense un churrumbel".

Esta historia me vino a la cabeza viendo un reportaje de Salvados sobre la pobreza energética. Viendo a esta gente que se reenganchaba al contador de la luz de una forma completamente ilegal, penada con 30.000 euros de multa.

El comentario de una madre me llegó al alma "Si señor me he reenganchado y lo volvere a hacer, tengo dos hijos y cobro 400 € al mes, con eso tengo que pagar el alquiler, la comida y el transporte al colegio de mi hijos, y de lo que me sobra o pago la luz o pago el agua, asi que, cuando me lo cortan me reengancho, y si me ponen una multa, a ver de donde la van a cobrar y si me mandan a la carcel por lo menos tengo mis necesidades cubiertas".

Desde aqui llamo a eso, al reenganche por las bravas, porque la pobreza energética es algo que han generado nuestro gobiernos, los mismos que regulan el sector electrico, los mismos que se jubilan como consejeros en iberdrola, enel, gas natural, etc... Los mismos que aprueban un Real Decreto de Autoconsumo con las siguientes características, al loro cantimploro que esto duele:

 

  • Si pones paneles solares, estas obligado a engancharte a la red y verter toda tu energía a la red.
  • Por usar la red para volcar energía, tendras que pagar un peaje de acceso completamente abusivo.
  • La energia que no consumas se la regalas al estado y la que consumas la pagas a precio estandar. Si la que tu produces y tu consumes te la cobran.
  • Además, las compañias se reservan el derecho de modificar el importe de peaje sin aviso previo.

Y no , no es broma, bueno si, es una broma para los usuarios y empresas que esperaban reducir su factura de la luz produciendo energía, con la inversión que eso conyeva, maldita la gracia que nos hace.

Ante esta perpectiva no queda más remedio que el reenganche y no pagar, y si nos meten en la carcel, por lo menos no pasaremos hambre y el estado tendra que pagar la manutención de nuestros hijos. Vamos que nos sale mas rentable delinquir, mira tu por donde y que casualidad, como a las Empresas (Abuso de posición dominante, pago de sobornos, finanaciación ilegal, colocación de ex-miembros del gobierno como contraprestación) y al Gobierno (prevaricación=aprovación de leyes injuustas a sabiendas de que lo son).

Así que si, nos reenganchamos y si nos pones una multa pues...llevese un churrumbel.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia