La innecesaria rebelión de las máquinas.

De cómo las máquinas, YA lo han conseguido.

terminator_obsolescencia_programada-300x225

La Innecesaria Rebelión de las Máquinas.

Esta semana llegué a la oficina que un amigo comparte con otros profesionales y los encontré a todos con caras serias. Saludé alegremente y sólo recibí respuestas tibias y desganadas, así que le pregunté a mi amigo cómo estaba.

Fatal -me dijo- no tenemos internet. Me había respondido sin levantar la mirada de la pantalla del ordenador.

Le hice algún comentario más pero él respondió de manera automática, y sin alterar su fijación con el ordenador insistía en sus intentos de conexión, pero -cada vez- recibía la misma respuesta: "no hay red disponible".

Terminé rápidamente lo que fui a hacer y me marché dejándoles en la misma posición y estado de ánimo con el que les encontré al llegar.

Ese mismo día, al salir de la oficina coincidí en el portal con otro conocido, que sentado en un escalón miraba hipnóticamente la pantalla de su teléfono móvil. Le saludé y, sin mirarme, me contestó con vaguedad. Al preguntarle cómo se encontraba, me respondió:

 

Me han "hackeado" el ordenador y el teléfono. No puedo acceder a la información, y soy informático, pero ¡¡ no tengo copia de seguridad !!

No exagero al decir que parecía enajenado. Apagaba y encendía el teléfono, como si esperase que en "una de esas" todo fuese a volver a la normalidad.

Me despedí deseándole suerte; sinceramente, dudo que recuerde el haberme visto.

Ayer otra persona estaba trabajando en su ordenador cuando, de pronto se levantó con una exclamación mezcla de espanto e incredulidad. Habían desaparecido de "su" sistema algunas bases del datos y otros archivos. Su aspecto era desolado, casi desesperado.

Desde luego que no frivolizo al contar todo lo anterior y me tomo muy en serio el estado de ánimo de estas personas. Sólo pretendo referir hechos semejantes, ocurridos en un corto espacio de tiempo, y que me dan pie a la siguiente reflexión.

Seguramente todos hemos visto alguna de esas películas que muestran un futuro en el que las máquinas se conviertan en "inteligentes"; se rebelan contra nosotros y toman el control de la humanidad.

Esa "realidad" está aquí. Sin rebelión apocalíptica, sin ultra-ciber-inteligencia, sin máquinas que destruyan ciudades, sin que hayamos notado algo, ya lo han conseguido. Ya tienen el control.

No es casual que, a esas máquinas, les hayamos dado el nombre de "Ordenadores" (léase en su doble vertiente). Nos ordenan y nos Ordenan.

Desde hace muchos años soy usuario habitual de esas máquinas, luego este comentario está lejos de ser una declaración "contra" ellas. Nos facilitan el trabajo y nos permiten acceder a información y conectar con personas a escala mundial de una forma impensable hace apenas dos décadas. De hecho, han cambiado nuestra forma de vida.

Sin embargo -y forma parte de todo equilibrio- encierran el riesgo de generar grados de dependencia excesivos. Es ahí donde animo a que, cada Uno, haga su ejercicio personal de reflexión. Las herramientas nunca son malas o buenas, pero su uso sí puede serlo (un bisturí puede salvar, o quitar, una vida). No hay "reglas" generales (afortunadamente, pues perderíamos Independencia), cada Uno ha de establecer las suyas.

Quiero terminar esta nota (que ni pretende aleccionar, ni juzgar), con un elemento imprescindible para la vida: el Humor.  Dejo un video, de cómo un ordenador puede ser usado de "otra" forma.; y aunque está en frances, no necesita traducción.

Hasta pronto.

 

VER EL VÍDEO

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia