Alameda

  • 31/03/2014
  • 0

La verdad es que aquí hay niñas muy bonitas pero a mi me gusta Carmela tiene una madre muy severa: y yo la rondo a las tardes , si te gusta ve a por ella dije yo  , bueno eso ya se verá ahora me conformo con mirarla y quererla en la distancia. ¨ Que romantico¨…..niña son las tres de la madrugá – anda vamos pa dentro, si será mejor y subimos esa noche a las cámaras con unos cuantas confesiones comunes.

Al dia siguente rutina, desayuno  ir a la fuente llenar cantaras ,bordar pero uno de los momentos más excitantes y ricos del dia para nosotros era la llegada del heladero momento que esperábamos con alborozo; pasaba todos los días dos veces -a eso de las doce del mediodía y otra vez a las seis de la tarde, nosotros teníamos controlada la situación - un ratito antes pedíamos un duro al primero de los adultos con quien nos topásemos a veces era el abuelo otras mi padre o la tita ;- ellos no tardaban mucho en rebuscar en sus bolsillos y alargarnos unos cuantos duros; anda tomar y traedme uno a mi, de lo que tocase ese dia , de turron , mantecao, nata fresa o sandia,y saliamos corriendo detrás de el;- era muy gracioso verlo;- empujando con parsimonia bien por el calor o porque las ruedas se hundían un palmo en el polvo del camino, su carrito  blanco, adornado en el centro por unos cucuruchos de galleta rematados con bolas de helados de colores  muy llamativos y vistosos , a su vez el también entero de blanco pantalones  camisa y alpargatas un delantal hasta los tobillos que yo no sé como no se la metía;- porque le daba tres vueltas a la cintura y no le dejaba casi andar, y una gorrilla calada hasta las orejas;- muy negrillo y chicuelo pero gracioso gritando ¡ el helaero….. el helaero…..nosotros saliamos corrindo tras de el;- bien por la calle graná  o la salia estepa ;- Oiga …. Oiga… al llegar a su altura siempre nos decía ollo…. Ollo…y se paraba en seco;- abría entonces una compuerta de madera , cogía un artilugio de aluminio redondo y nos preguntaba,con una amplia sonrisa, ¿de qué los quereis hoy ¿. El encargado de la compra generalmente solía ser mi  Juan uno de limón otro de mantecao dos de fresa y uno de naranja , cuando alargaba la mano para repartirlos nos arremolinábamos a su alrededor nerviositos ´´eran grandes´extraíamos  los polos de coco de sus suaves embolturas de colores chillones  e `` Bouala´´ al morder esa maravilla se podía encontrar trocitos de fruta mezclados con leche, super edulcorados; en fin deliciosos. Volvíamos luego a la casa  sentados en el rebate para  saborerar nuestras golosinas y luego, merodear por la cocina a ver que se guisaba esperando la hora de comer.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia