Shabú: Dinamita para el cerebro

  • 19/03/2014
  • 0

Una metanfetamina 15 veces más potente que la cocaína

Unknown

Las metanfetaminas son estimulantes químicos cuya estructura puede modificarse fácilmente en un laboratorio para cambiar su composición y, de esta manera, adelantarse a su ilegalización. Hay decenas de estas drogas de diseño, que llevan más de 20 años en el mercado en diferentes formatos. El shabú es una de ellas.

Se trata de un clorhidrato que se fuma y ahí está precisamente la clave de su potente efecto, 15 veces superior al de la cocaína. Como indica Ana Ferrer, jefa de la Unidad de Toxicología Clínica del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, "lo importante aquí es más la vía de absorción que la sustancia en sí misma". El shabú se inhala y se absorbe por el pulmón, que tiene una superficie muy grande, lo que hace que su entrada en el torrente sanguíneo sea más rápida y mayor.

Una vez que la droga llega a las neuronas se produce una gran liberación de adrenalina, dopamina y serotonina que da lugar a una activación del sistema nervioso central similar a la que se produce con la cocaína, pero mucho más potente y prolongada. Esta intensa estimulación provoca taquicardia intensa, agitación, estado de alerta permanente, pérdida de autocrítica, envalentonamiento y alteración de la realidad. Esta intensa reacción se debe, insiste Eduardo Martínez Vila, director de Neurología de la Clínica Universidad de Navarra, a "su entrada de forma explosiva en el organismo".

Esta acción sobre el sistema nervioso hace que el cerebro esté en situación de máxima alerta, que puede prolongarse hasta tres días, y que no descanse lo que da lugar a un efecto de agotamiento máximo. Hay falta de apetito, apatía, anhedonia... la persona puede estar hasta tres días dormida posteriormente. Pero no quedan ahí los efectos negativos sobre el cerebro, "pueden darse cuadros delirantes, alucinaciones, pseudoesquizofrenia, convulsiones y una depresión muy intensa en los consumos crónicos", apunta Martínez Vila.

Otro daño que genera la inhalación de shabú es sobre el sistema cardiovascular. Puede ocasionar espasmos arteriales que deriven en un infarto al corazón, un ictus o un infarto mesentérico. De hecho, hace décadas no se veían apenas ictus en personas menores de 50 años y ahora se producen cada vez más, de los que un elevado porcentaje se vincula con el consumo de drogas.

Fuente: El Mundo

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia