Una Historia de Corrupción

¿Cuales son las causas de la corrupción? Las causas de la corrupción son tan simples como complicadas de eliminar, el sistema actual la fomenta. ¿Que quiero decir con eso?, veamos una pequeña historia de corrupción.

¿Cuales son las causas de la corrupción? Las causas de la corrupción son tan simples como complicadas de eliminar, el sistema actual la fomenta. ¿Que quiero decir con eso?, veamos una pequeña historia de corrupción.

Un obrero se queda sin empleo y empieza a trabajar en negro (ilegal), cuando llega a ganar una cierta cantidad al mes, pongamos 2000 euros (menos imposible para subsistir) se hace autónomo y empieza a cotizar a la seguridad social el mínimo. Por razones del crecimiento del negocio necesita un local adaptado a su actividad con los consiguientes permisos municipales. Como nuestro autónomo esta en un pueblo pequeño va a ver al alcalde (o concejal de turno), al que todo el mundo conoce, y le lleva un detalle (soborno) pidiéndole que le agilice los trámites de licencias para poder realizar su actividad en el menor tiempo posible. El alcalde mueve los hilos y le otorga la licencia y más tarde hablaremos del alcalde. Centrándonos en nuestro autónomo con local se encuentra que no puede abastecer a todos sus clientes de modo eficaz, pero tampoco puede permitirse contratar a alguien porque, no es solo el sueldo(que puede permitirse pagar), es la Seguridad Social e IRPF lo que hacen inasumible su contratación, con lo cual opta bien por formar a chavales recién salidos de FP/Universidad con un contrato basura, lo que no le resulta rentable en este momento ya que no tiene tiempo para formarles y puede perder muchos clientes o contratar a un profesional ya formado en negro(delito contra los derechos de los trabajadores), opción objetivamente mejor. 

Nuestro autónomo, con un empleado en negro llega a unos beneficios netos (descontando impuestos y gastos) de unos 6000 euros al mes, con lo cual regulariza a su empleado/s en negro y forma una Sociedad de responsabilidad Limitada, convirtiéndose en pequeño empresario. Como ahora tiene capacidad para realizar correctamente el trabajo, pero le falta trabajo para crecer, nuestro pequeño empresario va a ver a su amigo el alcalde que, en este momento es diputado provincial, a ver si le puede ayudar un poco, para ello le invita a un fin de semana en un SPA (soborno) donde pueden hablar relajadamente. Ahí nuestro diputado le dice que le encantaría ayudarle si contribuye a la campaña de su partido “donando” alguna cantidad “simbólica” a la causa. Nuestro pequeño empresario “dona” la “simbólica” cantidad de 20.000 euros al partido para la campaña autonómica y, tras las elecciones, se le adjudica mediante “concurso competitivo” un contrato gubernamental por valor de 500.000 euros/año durante 4 años.

Para asumir este contrato, para el que no esta preparado, nuestro pequeño empresario pide un préstamo a un banco, que se lo concede con el aval del la vivienda del empresario. Nuestro pequeño empresario, ahora si, contrata a chavales salidos de la Universidad/FP con contratos de formación o en prácticas y sueldos basura para realizar todas las funciones del contrato gubernamental mientras su personal más formado se encarga el 80% a sus clientes más rentables. En un punto de esta relación de donaciones, contratos, sueldos basura y personal competente, nuestro pequeño empresario tiene más de 50 empleados pasando a ser mediana empresa, obligada a representación sindical. El líder del sindicato habla con el y, tras una “negociación” en un fin de semana en un SPA, análoga a la de nuestro alcalde, ahora diputado autonómico, llegan a un “acuerdo” de “mejora” de las condiciones laborales. En este punto los beneficios netos de nuestro empresario ascienden a 500.000 € al año.

Tras una adjudicación mediante “concurrencia competitiva” de un especialmente jugoso contrato autonómico, nuestro mediano empresario se convierte en gran empresa de su sector necesitando un gran capital. De este modo y, dado el coste de financiación bancaria, decide abrir su empresa a inversores privados convirtiéndose en Sociedad Anónima y emitiendo acciones, pero manteniendo para si el 51% de las mismas. En este momento su empresa emplea a 800 personas de las cuales 200 son contratos indefinidos, otras 200 son contratos temporales, y las 400 restantes son contratos en practicas, becarios o contratos de formación.

Tras unos años el signo político autonómico cambia y el estatal también, su amigo el alcalde le ha ido presentando gente de varios partidos políticos así que al empresario ya no le afectan estos cambios porque “dona” cantidades “simbólicas” a los dos grandes partidos del país. Su amigo el alcalde es ahora presidente autonómico y tiene mano ancha en las cajas autonómicas que “participan” su empresa digamos en un 30%. Así el 51% de la empresa la tiene nuestro gran empresario, el 30% de la caja/s autonómicas un 10% en otras empresas y un 9% en pequeños inversores. Su actividad en este punto consiste en un 70% contratos con la administración y un 30% de otras cosas de las que se ha ocupado debido a la diversificación de la empresa, obligada por los contratos con la administración, es decir, en este punto da igual el sector en el que nuestro entonces obrero empezará, ahora los toca casi todos. Por ello ascendió a la cúpula de las asociación mayoritaria de empresarios hablando de igual a igual con la máxima representación del estado en materia de economía y empleo.

Y, entonces, llegó la crisis.

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
Suiza
Valentín MS19 d marzo d 2014 a las 13:07 (UTC)
Muy buena exposición y por desgracia, casi real.
chico2
Marcos Rodríguez19 d marzo d 2014 a las 10:47 (UTC)
Muy interesante historia...

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia