¿Qué lástima que no haya Anjanas?

  • 18/03/2014
  • 0

"¡Qué lástima que no haya Anjanas! ¡Todas las personas debían de ser Anjanas para todas las personas!" Si hay confianza, hay Anjanas.

¿Qué lástima que no haya Anjanas?

¡Hola querido maestro!, hoy necesitaba a una amiga, a mi amiga, pero mi amiga está muy lejos, tan lejos que ya no está; pero una amiga aunque ya no esté físicamente, al menos permanece aquella huella que nos dejó; esa huella siempre está en nuestra alma, siempre contaremos con su ayuda y con ese consejo que a veces nos urge. Esa amiga me remitió a ti.

Maestro, no sé por qué siempre apareces en los momentos delicados de mi vida…pero como siempre, hace unas horas que te me apareciste, como si supieras, o alguien te avisara, te avisaron de que estoy en apuros y necesito tu ayuda.La vida es como una “montaña rusa”, con subidas gloriosas y vertiginosas bajadas; así es la vida para quien un día decide tirarse de que cabeza a ella.Era algo que ya sabía de antemano; por eso desde hace décadas viví una vida de estoicista.

Sabemos que la existencia en su resumen final, nos da un resultado de equilibrio; tanto de alegría como de pena, tanto de bien como de mal, tanto de felicidad como de lágrimas amargas…así lo pensaban los estoicos y así lo creía, por tanto durante décadas practiqué una moderación en la manera de vivir, moderación, moderación y rectitud; el hedonismo traería su contrapartida de dolor. Pero la huida del sufrimiento te lleva a la apatía, hubiera seguido en la apatía, pero el destino me dio un aviso.Hace unos meses la vida me dio ese vuelco inesperado que a veces nos sorprende…y abandoné el estoicismo…volví a dejarme llevar por los embates de la vida. Ahora vivo subido en esa “montaña rusa”.

Ahora vivo.Más que dispuesto estoy a vivir lo que me toque de la vida, a sufrir los golpes y a gozarme con sus regalos. Sigo siendo el mismo, hago las mismas cosas, vivo de la misma forma, siento de la misma manera, pero ya no me esfuerzo demasiado en controlar mi vida de esa forma tan estoica. En todo lo demás, pienso seguir siendo el mismo.He oído varias veces por ahí el concepto “personas tóxicas”…entiendo lo que quieren decir; pero muchos sabemos cuál es el antídoto. Muchos sabemos que nuestro escudo se llama confianza. Confianza en los demás, confianza en nosotros mismos y sobre todo necesitamos la confianza de los que amamos, necesitamos esa confianza hacia nosotros, que nos reconozcan y nos valoren.El sentimiento de esa desconfianza es quien abre rendijas en nuestra coraza y permite que por ahí, seamos vulnerables a los tóxicos.

Maestro, sé muy bien que cuando dijiste aquello de "¡qué lástima que no haya Anjanas! ¡Todas las personas debían de ser Anjanas para todas las personas!" sé maestro, que ese día alguien abrió una grieta en tu coraza, alguien desconfió de ti, alguien te entristeció y te entró la desesperanza, ese día se rasgó tu coraza. 

Tu abuela, como la mía, como las abuelas de muchos …no enseñaron la manera de llamar a las Anjanas; aunque algunas veces se nos olvida, que solo nos ayudan cuando de verdad las necesitamos y las invocamos…cuando se nos aparecen por mera “casualidad”, no debemos pedir nada…incluso no debemos decir nada, ni mirarlas tan siquiera.

Maestro…hoy se me abrió una rendija en la coraza, pero al acordarme de ti, se que esa rendija se está volviendo a cerrar.Nos lo enseñaron nuestras abuelas, y también los maestros que siempre aparecéis cuando os necesitamos, gracias amigas, gracias abuelas, gracias maestros.

Prefiero a Epicuro… adiós Zenón.

Ya sé como restañar las grietas en la coraza; cumpliendo con nuestros deberes, y jamás perdiendo la confianza, ni en nada ni en nadie…Fe y Amor, es todo el secreto…”No juzgues y no serán juzgado; no condenes y no serás condenado; perdona y serás perdonado. Da y se te dará”. 

Gracias maestro…recordé otra lección, así que procuraré continuar siendo como una Anjana para los demás…gracias maestro por recordarme el camino, gracias por ayudarme a reparar mi coraza y de paso lo que está dentro de ella, solo la quiero para ayudar a quien me lo pida.

Hay muchas Anjanas.

¡Vaya que si hay Anjanas!.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia