11 de Marzo de 2014, diez años después.

  • 13/03/2014
  • 0

Siguen las incógnitas, siguen las discrepancias.

11 de Marzo de 2014, diez años después.

Hoy no tengo nada que contar.Hoy tampoco quiero escribir. Quien me conoce sabe que mi mente nunca quiere escribir, que solo escribo cuando me lo ordena mi corazón. Hoy es el día que más se niega mi mente a seguir los dictados de mi corazón.Veo que en todas las cadenas de TV, se habla de lo mismo, en todas las cadenas aparecen las declaraciones de las representantes de las víctimas, todas ellas hacen rondo por las cadenas, todas quieren comunicar lo mismo, pero cada una piensa lo contrario de la otra. No dudo en absoluto del dolor de todas ellas, pero más bien parece que cada una de las representantes, obedece a directrices ideológicas muy bien marcadas.Hoy lloro a las víctimas, y me compadezco con sus familiares. Pero hoy lloro por la división de nuestra sociedad. Hoy tengo que reconocer que el atentado del 11-M, sí consiguió seguramente lo que buscaba, o incluso mucho más que sus principales objetivos. El 11-M, consiguió que a día de hoy, España esté al borde del abismo. Sé que a día de hoy son muchas más las preguntas que las respuestas; veo que todo lo que ocurrió hace diez años y en sus días posteriores, consiguió cambiar la historia de nuestra democracia. No puedo asegurar nada de lo que pasó, pues nada sé; no sé si hubo una gran conspiración, pero todo lleva a pensar que así fue, o al menos hubo algunos a los que les favoreció mucho; como acostumbramos a ver en las “pelis” de detectives…hubo móvil.He oído a víctimas que perdonan, he oído a víctimas que siguen queriendo saber la verdad de los hechos hasta sus últimas consecuencias, cosa muy difícil, pues alguien fue extremadamente diligente en eliminar las pruebas…toneladas de pruebas…Dios mío.He oído a víctimas, asegurar que el caso está resuelto, y que la verdad, es la verdad judicial. No sé si son objeto de crítica quienes así piensan; ¿acaso les mueven intereses ideológicos?, o acaso simplemente la necesidad humana de cerrar heridas emocionales, y al menos encontrar una especie de paz artificiosa…no se lo reprocho en absoluto si este fuera el caso. Otro de los malheridos de aquel día, al oír las palabras de nuestro insigne ministro del interior Jorge Fernández Díaz, ha reconocido sentir como una especie de “regustillo a victoria”, con el reconocimiento por parte del ministro de que ETA no fue la causante; no quiero opinar más ni sacar conclusiones…Para mí, el 11 de Marzo de 2004, fue el día en que comenzó a morir España. Deseo de con todo mi corazón, que entre todos, o entre muchos…no la dejemos expirar.Hoy no quería contar nada. Hoy solo quiero dedicar una vela violeta y una plegaria, por el eterno descanso de las víctimas mortales. También sé, que muchas de esas víctimas, ni siquiera aceptarán mi oración…no importa, lo haré de todos modos.Mi más sincero reconocimiento y solidaridad con todos los supervivientes.Que los que fueron quitados de este mundo de aquella cruel e inhumana forma, Descansen En Paz.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia