Estamos creando monstruos

  • 09/03/2014
  • 2

Aterrorizado me quedé. O mejor dicho, nos quedamos todos, tras haber visto la brutal paliza que propinó una niña de 13 años a otra de 15 en Sabadell. No contenta con ello, posteriormente justificó su actuación en Facebook asegurando "que tenía motivos para hacerlo". Afortunadamente, la víctima solo presenta contusiones y no tiene secuelas graves. Como la agresora no tiene 14 años es inimputable, por lo que se ha decidido que se le realizará un seguimiento individualizado con psicólogos y educadores. 

Lo más grave no es la paliza en sí. Cualquiera de nosotros se ha pegado en el colegio en alguna ocasión, no hay que rasgarse las vestiduras por eso. Quizá sí es llamativo el grado de ensañamiento hacia la víctima, a quien golpea sin piedad. Resulta increíble que una persona a esa edad tan temprana pueda alimentar tanto odio hacia alguien, cualesquiera que sean los motivos. Lo realmente preocupante es que alguien haya grabado esa paliza y no haya hecho nada por detenerla o impedirla. Cuando yo era joven y había pelea en el patio del colegio, siempre se separaba a los niños, especialmente cuando la diferencia era tan notable. Es de sentido común. Llama la atención que el autor de la grabación no lo denunciara a la policía, simplemente decidió subirlo a internet. ¿Para qué? ¿Para tener un minuto de gloria efímera?

Estamos creando monstruos. Nuestros hijos están creciendo sin alma. Crecen sin valores y lo único que les importa es la gloria televisiva. Son una generación que desprecia el esfuerzo,  y su principal objetivo en la vida es ser famosos y tener muchos seguidores en las redes sociales. Y si encima pueden vivir sin trabajar aireando sus pordioseras vidas en la televisión o a través de Facebook o Twitter el éxito es mayúsculo. Alcanzan el nirvana. A partir de este momento, ya se puede decir que son unos triunfadores. Ante este panorama desolador solo nos quedan dos posibles soluciones: Seguir cayendo o parar y cambiar de rumbo. Usted elige.

Piensen.

Sean buenos.

La canción regalo de hoy es "Out of control", el primer sencillo de U2. Lo escribió Bono cuando cumplió 18 años y se dio cuenta de que las dos cosas más importantes de su vida, nacer y morir, no tenían nada que ver con él. También he querido poner esta canción, sin control, por la situación de los jóvenes de hoy. He elegido esta versión del directo de Slane Castle ya que explica la historia del grupo... Disfruten. Es U2.

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
ComidaFamiliar3
Millán-Hita Fina22 d agosto d 2016 a las 10:10 (UTC)
Totalmente de acuerdo con el artículo. Estamos criando monstruos, los alimentamos con odio, soledad, muchas cosas materiales, pero ningún valor... Así, no es de extrañar lo que nos pasa (y pasará)
Los adultos - enseñantes, padres, educadores, todos - deberíamos pensar si es ésto lo que queremos para el futuro
Mia-2
PALOMA GONZÁLEZ LOCHÉ1 d marzo d 2015 a las 07:48 (UTC)
Estamos creando algo peor que monstruos. Las familias cada vez se reúnen menos. Ni en las comidas. No se controla que hay que enseñar en la no-violencia. Cosa difícil por el elevado nivel de violencia verbal que vemos en TV por no hablar de noticias. Si no empezamos a actuar de una vez por todas, no es que generemos "monstruos", es que será habitual y generalizado.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia