¿Cómo duermen los animales?

3Logros
×1

¿Los animales duermen como las personas?, es decir, ¿desconectan del mundo real?, ¿Tódos los animales necesitan dormir? Estas y otras preguntas tienen su respuesta a continuación.

Veamos a continuación, el mecanismo del sueño en diferentes especies animales:

HIBERNACIÓN EN REPTILES

  • Las tortugas, sin ir más lejos, hibernan recluyéndose en su caparazón, sin preocuparse demasiado del mundo que le rodea. La verdad es que no deben preocuparse porque no tienen depredador (si exceptuamos al hombre) capaz de abrirles su cascarón. La coraza de un simple galápago de 30 centímetros de longitud puede soportar el paso de un camión de 5 toneladas sin resquebrajarse.
  • Los lagartos prefieren buscar un buen escondite entes de aletargarse.

En general, todos los animales de sangre fría responden al mismo patrón a la hora de caer en el sueño profundo: viven al ritmo del ambiente, de manera que se aletargan cuando la temperatura baja de los 10º C, y vuelven a despertar cuando sube.

animales-durmiendo2

Fenómeno semejante a la hibernación es la estivación, que consiste en un sueño igualmente profundo, en esta ocasión propiciado por la temperatura excesiva. En las regiones con clima templado sólo se da el primer fenómeno. En los trópicos acontece el segundo. Los reptiles marcan su límite de aguante en los 45º ó 50º C.

 

HIBERNACIÓN EN MAMÍFEROS

 Si en los reptiles la hibernación se mide por la temperatura, en los mamíferos son las hormonas las que la motivan. Por supuesto, también influye la temperatura, pero sólo como uno de los actores desencadenantes de la actuación hormonal.

  • El erizo es uno de los mamíferos hibernantes más representativos. Su entrada en letargo viene influenciada por diversos parámetros medioambientales -período de luz solar y bajada de la temperatura, principalmente- una pequeña glándula situada en la base del cerebro, la hipófisis, entra en funcionamiento y pone en marcha otras glándulas de secreción interna repartidas por el organismo.
  • El oso malayo y el oso pardo también se aletargan con la llegada del frío. En sus oseras, las hembras llegan incluso a dar a luz, plácidamente, casi sin enterarse.

animales-durmiendo

El análisis fisiológico de los animales ha revelado que, tanto los que se aletargan durante largo tiempo, como los que tan sólo se trasponen durante algunos segundos, lo que persiguen es desconectarse del mundo exterior, el descanso de la actividad cerebral y neuronal en definitiva.

El período de sueño diario varía mucho de unas especies a otras. Mientras un murciélago necesita de 19 a 20 horas, una jirafa se conforma con sólo cuatro. En lugares intermedios aparecen hámster y ardillas, con 14 horas. Una cifra semejante es la que duermen los grandes felinos, como los leones, de quienes se dice que pasan tres cuartos de su vida dormitando. El verdadero equilibrio entre sueño y vigilia lo tienen criaturas tan corrientes como los ratones, con medio día de actividad y medio de descanso.

leon_durmiendo_baja.jpg

Todas las especies mayores, es decir, animales muy evolucionados, en concreto mamíferos y aves, sueñan mientras duermen. Las menores, incluso reptiles, anfibios, peces e insectos, se limitan a desconectar, a dormir sin más.

En el caso de otros animales, podemos ver como el búho apenas pega ojo; se pasa el día escondiéndose de la luz, en un constante duermevuela. La noche es su medio en donde se dedican a cazar. Las ratas son capaces de amamantar a sus crías mientras duermen. Muchos animales de hábitats acuáticos, como el búfalo, son capaces de dormir en el agua con la cabeza fuera.

Para terminar, existen pocos animales tan nerviosos e inquietos como las musarañas. Este pequeño animal del tamaño de un ratón, el mamífero más pequeño que existe, jamás duerme

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia