Una madrastona

  • 02/03/2014
  • 0

Parece que en España se prefiere a cualquiera menos a los sufridos españoles de bien.

Últimamente, estamos asistiendo a una lucha encarnizada, por destruir  al partido en el gobierno.  La oposición siempre hizo su trabajo, siempre cumplió su papel de afear al gobierno lo que consideraba erróneo a su manera de entender;  pero siempre respetando los cauces democráticos.  Ahora asistimos estupefactos, a la contemplación de las maniobras que orquestan los partidos de izquierda de este país.  Estamos en una situación de “todo vale”, vemos como organizan algaradas callejeras sin ton ni son, arguyendo motivos pueriles,  vemos como hacen montañas de granos de arena y como excusa destruyen poco a poco nuestra nación. Hemos visto unos ataques furibundos contra la Guardia Civil, algo tan alocado como imperdonable.   Por parte del gobierno tampoco he visto hacer la defensa que hubiera sido necesaria.  Los desatinos que está cometiendo la izquierda de este país son monumentales, azuzan las revueltas callejeras en España, aplauden como locos las de Ucrania, pero sin embargo instan al Maduro a que acabe con los revoltosos de Venezuela.  Lo peor  es que se sienten orgullosos de todo lo que hacen; son la hipocresía y la ignominia personificada.

No llego a comprender si son conscientes de lo que hacen, si lo que pretenden es destruir al gobierno legítimo, obviando las urnas, o en realidad lo que pretenden es destruir España.

Me inclino a creer que pretenden destruir España.  Los pactos con ETA, los pactos con Bildu, su desconocida posición con respecto a los separatismos, su jugar a cualquier banda menos a la de los intereses de los españoles, su forma de desprestigiar a España en el exterior, su trabajo de demolición del nombre de muestro país allá por donde van, sus arengas a las revueltas para tumbar gobiernos legítimos de cualquier país, el inquebrantable apoyo a los regímenes comunistas e ilegítimos de cualquier otra parte, como Cuba o Venezuela, (la carta de Cayo Lara instando a combatir por mantener esos regímenes, es como para echarse las manos a la cabeza);  y tristemente el gobierno, o sigue la corriente a estos indeseables o permanece en la inacción absoluta, dejándose llevar por los acontecimientos…y no sabemos a qué atenernos. A final, lo que pensamos es que este gobierno tampoco está a la altura de las circunstancias, y que lejos de sofocar estos desmanes, los desoye;  y mientras…todo de mal en peor.

En fin, una pena…y como siempre, los sufridos españoles pagando por todas estas barbaridades.  Cada día más impuestos, cada día menos salario, cada día más difícil sobrevivir…mientras vemos a nuestro alrededor ingentes cantidades de personal  viviendo de gorra a costa de los pisoteados asalariados españoles…vemos como todo el mundo se salta las leyes a su antojo y encima son defendidos…de la misma manera vemos como la más mínima falta cometida por un sufrido ciudadano, la tiene que pagar onerosamente…vemos como nuestro país es un paraíso, pero un paraíso para delincuentes de todo tipo y condición…señores vengan todos a este paraíso, que el servicio lo ponen estos esclavos que se llaman “ciudadanos españoles”.

Ayer se celebraba una caravana de carnaval, oí ruido y me acerqué al lugar donde se estaba preparando el evento.  Vi unas cuantas “carrozas” participantes…y se me vino la ilusión al suelo.   Vi lo de siempre,  ¡qué frustración!,…todo evento popular sigue en manos de los mismos (“de los derrotados”), solo que los derrotados ahora ya se les ve como disfrutan de las mieles y glorias de la victoria.  Vi sus lemas escritos en sus plataformas móviles, exigentes, amenazantes, más amenazantes que nunca, en este caso es carnaval, pero sabemos que sería lo mismo es cualquier otra circunstancia…vi lo que vi, y mi único consuelo fue la pertinaz lluvia que me impidió ver más de lo que vi… continué mi camino…pero con una terrible pena y un ahogo que no puedo ni siquiera describir…pasaron una multitud de imágenes por mi mente, una multitud de recuerdos, una multitud de palabras, recordé como un mazazo en mi cerebro, el olor de la goma2, el olor de la carne humana descuartizada, abrasada, pegada como cuajarones de barro por los edificios, recordé el ahogo de tener que dar una abrazo y dos besos a una amiga del alma para intentar consolarla tras el asesinato de su padre,  recordé como después de haber tenido que vivir  esto… alguien, una “persona” de otro país, haciéndose  el  listo y el arrogante por vivir aquí…tuvo la desfachatez de llamarme etarra…(me callé, no dije nada, como que no me enteré); recordé el vacío que se produce en tu interior cada vez  revives cualquier episodio de estos, y que a muchos nos han tocado vivir.   Ayer vi como los generales de un poderoso, ético, moral y justo ejército, se ha rendido ante un puñado de miserables.  Ayer todo lo Reviví.

Parece que España o los que dirigen España, no nos quieren…  España o sus dirigentes, quieren a los hijos de los otros;  pero  son como una madrastrona para sus buenos hijos.

Esto no quería escribirlo…pero una amiga me recordó, que lo diga y no me lo calle…que si lo callas te empezarán a doler muchas cosas…ayer me dolía mucho la garganta.

 

«En Navarra y Aragón     no hay quien tribute un real;     Cataluña y Portugal     son de la misma opinión;     sólo Castilla y León     y el noble pueblo andaluz     llevan a cuesta la cruz.     Católica Majestad     ten de nosotros piedad     pues no te sirven los otros     así como nosotros».

Quevedo.

VOX, ayúdanos a cambiar esto.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia