Cada país tiene su propio Yeti

  • 27/02/2014
  • 0

Todo el mundo ha oído hablar alguna vez del Yeti, esa especie de híbrido entre mono y hombre, de pelaje blanco, solitario, nocturno y a veces agresivo. Hay cantidad de gente que afirman haberlo visto y algunos montañeros europeos juran haber visto una figura grande y de color blanco merodeando por su campamento.

 

No se sabe si la existencia de esta criatura es realmente una leyenda o puede ser verdad, pero lo cierto es que esta misma historia se repite en otros países del mundo. Por ejemplo, hay leyendas en las que algunos alpinistas aseguran haber visto un mono grande corriendo sobre dos pies por las montañas de Estados Unidos y Canadá, cuyas enormes huellas de pisadas causaban un enorme terror. Otro afirman haberlo visto por las montañas de Rusia.

 

También ha habido escritores, como H.P. Lovecraft que han aprovechado ese tipo de leyendas para escribir terroríficas historias y relatos sobre criaturas gigantes que aprovechan la noche para colarse en tu casa. O por el contrario, paleontólogos como el español Juan Luis Arsuaga que ponen una nota de cordura sobre la existencia de estos seres, ya que mediante una explicación puramente científica, concluye que el Yeti no podría vivir en el Himalaya. Y otros científicos ingleses apuestan por desmentir al Yeti como tal, simplemente se trata de un cruce entre oso polar y oso pardo.

 

Lo cierto es que en cada territorio montañoso del planeta existe una leyenda diferente sobre esta especie de mono gigante y peludo. En el Tíbet se llama Yeti, pero en el resto de países se llama de otra forma. Si quieres conocer las diferentes leyendas sobre el Yeti, entra en la web de Coca-Cola Zero y resuelve el misterio.

 Yeti-Coca-Cola-Zero

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia