Insistiendo…civilización y cultura.

  • 25/02/2014
  • 0

Empecemos a preocuparnos en el por qué de las cosas. No nos traguemos sin pensar, todo aquello que leemos y oímos.

 Sigo dando vueltas al mismo asunto...la civilización está matando a la cultura. Veo como día a día, nos vamos olvidando de todo aquello que sabíamos, de todo aquel conocimiento que traíamos por herencia de nuestros mayores, aquel conocimiento sobre la realidad de las cosas.  Estos conocimientos tradicionales, fruto de la aplicación del empirismo a través de las generaciones. Esta cultura nuestra, se está viendo abocada al ostracismo. La civilización en la actualidad, no cesa de inundarnos con millones de noticias a cada momento;  pareciera que pretenden embotarnos la mente, de forma que ya no seamos capaces de procesar esta información y nos resulte imposible dedicarle un momento a la reflexión y así calibrar la certeza o no de dicha información, que ya no distingamos lo cierto de lo falso.  Noticia tras noticia...información tras información...nos lo tragamos todo y le otorgamos verosimilitud sin más ni más. Ya no queremos perder el tiempo en la investigación, comparación y desglose minucioso con su correspondiente verificación de lo que nos llega a nuestras mentes bajo la excusa de ser una información novedosa y con marchamo de privilegiada. Siempre hemos comentado en alguna ocasión, el daño causado a la humanidad por grandes personajes que cantaban canciones o contaban historias para entretener al público.  Mediante esas historias de ficción se han colado manipulaciones y ciertos comportamientos que terminaron calando en el mundo civilizado, terminando por modificar  la percepción de la realidad a un ingente número de personas. En ocasiones hemos oído el comentario, este de que los daños causado a las mentes infantiles por Walt Disney, han sido terribles y que han sido el origen de la humanización de los animales, así como la animalización de ciertos grupos humanos.  Muchos creadores de historias han influido muy  negativamente en la población poco interesada en investigar las realidades y más acomodada a asumir todo lo que leen; el daño que muchos escritores han causado a los datos históricos, a la manipulación y tergiversación  de la historia, es terrible;  digo escritores, pero igualmente, cineastas, cantantes, divulgadores,  comunicadores, políticos y un largo etcétera. No quiero citar nombres...pero este es un asunto muy penoso y ha causado daños irreparables a la cultura. Ahora aparecen por doquier, revistas pseudocientíficas tanto en papel cuché como digitales, sobre salud, belleza, bienestar físico, emocional y espiritual...etc. La gente las lee y cree a pie juntillas lo que allí se dice...lo toman cada información como si de un axioma se tratase, todos los remedios para todas las dolencias, para estar más sano, más bello, más joven, para combatir todo tipo de problemas, etc., es decir…bálsamos de Fierabrás…pero seguimos creyendo. Otros autores ya se autodenominan científicos, y basan sus teorías más en creencias pseudoreligiosas que en realidades científicas; y se quedan más anchos que largos. Ejemplos hay muchos para citar, dietas que todo el mundo conoce, libros que prometen descifrar el secreto de la salud y de la eterna juventud…en fin...”una cosa prodigiosa”;  pero algo que a mucha gente ha convencido…¡pues muy bien!, allá cada cual.  Lo malo es que se tomen estos postulados como algo real, verídico y cierto, sin pararse a pensar lo más mínimo.  Se acepta, porque es algo que lleva el marchamo de moderno, porque alguien  muy famoso lo promociona, porque las estrellas de la televisión no paran de hablar d ello, o porque ya ha calado en nuestra civilización, la nueva religión que tiene que sustituir a las demás (o eso pretende, la religión de los” progres y de las gentes guais”), porque la comida deja de ser un alimento para pasar a formar partes de los rituales neorreligiosos, y se les otorga una serie de beneficios o perjuicios, dependiendo de una serie de formulaciones, analogismos o simples creencias basadas en ondas  vibratorias, energías, en una serie propiedades que equilibran las emociones, que armonizan la psique, etc… . Al final me parece que estamos hablando de creencias y no de ciencias, cuyo objetivo es muy discutible, pero es muy moderno y civilizado. Hay teorías para todos los gustos, basadas en los grupos sanguíneos, etc. De todo hay y para todo hay.  Es posible que esto les venga de perlas a los japoneses…pero creo que entre nosotros no hay muchos japoneses.

Pero nuestra cultura nos dice que la comida es nuestro alimento y nuestra medicina, nuestra cultura nos dice que no hay comidas puras ni comidas impuras…nuestra cultura nos dice que cada persona es un mundo…nuestra cultura nos dice que lo que para unos es elixir de vida para otros es veneno…nuestra cultura nos enseñó que no existe veneno ni antídoto que solo existe la dosis, y por si fuera poco nuestra religión nos dice que Dios no es comida ni bebida. Pero sobre todo nuestra cultura se basa en el sentido común.

Está de moda decir que la leche es mala.  Bien…depende para quién.  Me da mal que pensar esta moda…leche mala…leche de soja buena.  A otro perro con ese hueso, será para los chinos que producen soja a tutiplén, al igual que las grandes multinacionales de la agricultura, que ya no saben qué hacer con tanta soja.  Soja por toda Asia, América...por todo el mundo soja y nada más que soja.  Mientras...nuestras semillas autóctonas de alubias, lentejas, cereales y demás legumbres, extinguidas o en vías de extinción.  Han logrado erradicar de España prácticamente toda la cabaña lechera y la poca que queda…malviviendo.   Y todos los civilizados, vanagloriándose de que toman leche de soja, porque la de vaca es mala.  ¡Claro! es que son muy leídos y están a la última.  Cierto es, que hay muchas personas  con intolerancia a  la leche, lo mismo que las hay con intolerancia a las nueces o a los plátanos a los cacahuetes, al trigo…etc.  ¿Qué tenemos que decir…que los plátanos y las nueces etc…son malos?. Hasta es posible que ciertos grupos humanos hayan podido mutar genéticamente de forma que metabolicen unos alimentos si y otros no. Un poco de sensatez y dejar ya de creernos todo lo que se dice.  Los teoricopseuderreligiosos aborrecedores de la leche, basan tus teorías en el desconocimiento absoluto de la naturaleza, y en creencias peregrinas y absurdas, propias de un inculto.  Estos señores diciendo esto que dicen, donde yo me sé…ya estaban de cabeza en el pilón.  El que tenga un mínimo de cultura , (hablo siempre desde el punto de vista español y para los españoles, los asiáticos, etc…no sé)  sabe que un mamífero puede seguir mamando hasta morir de viejo...claro…mamando a otra madre después de muerta la suya.  La leche es el alimento más completo de la naturaleza, aquel que no vea nada más que calcio en la leche, está muy corto de vista.  Todos los animales codician la leche, la de su propia especie y la de las demás.  El problema es acceder a ella.   Sí he dicho bien…cuando he dicho animales he queridos decir animales…si hubiera querido decir animales mamíferos, hubiera dicho animales mamíferos.

Los que gracias a Dios aún conservamos parte de nuestra cultura...sabemos cuál es la causa por la que un mamífero deja de mamar...y también  para que siga mamando y su madre le siga aceptando..., incluso siendo de especies diferentes. Por eso lo humanos mamamos de nuestra madre, de cualquier madre y de las madres de cualquier otra especie.  Por eso,  como somos humanos, procedentes de la agricultura y ganadería, hemos sido capaces de metabolizar y obtener nuestro alimento de los cereales, la carne  y de la leche y de lo que nos encontrábamos.  Somos los descendientes de aquellos, así que estamos perfectamente seleccionados por la naturaleza para continuar alimentándonos de la misma forma (salvo los que no toleren ciertas sustancias…se sobreentiende).

Hoy en día, y con los tiempos que corren, parece que para saber y atreverse a decir esto, hay que ser un paleto o un aldeano...si un paleto o aldeano...pero no olvidéis que un paleto o aldeano,  siempre tiene los ojos más abiertos que los demás...y además...ve más cosas de las que los demás ven, porque conoce lo que le transmitieron sus padres,  y aún no ha perdido el vínculo con la madre tierra.   Cosas de la cultura que nos legaron nuestros mayores y que hemos tenido la gran fortuna de conocer y hasta de experimentar. Alguien dijo…no te alimentes de nada de lo que no se alimentaron tus abuelos.  Bueno, es posible que encierre algún tipo de razón…pero si usamos la razón y el sentido común…nos irá mucho mejor.

Sobre todo no perdamos de vista el interés que siempre está detrás de todas esta modas y teorías…todos persiguen su nicho económico y o hacerse con los nichos económicos de los demás…siempre hay intereses detrás de estas novedades.

Aprendamos a separar la paja del trigo, no creamos todos lo que nos quieran hacer creer (que casi todo es fruto de algún interés particular),  y hagamos un pequeño esfuerzo en la aplicación de razonamientos.

Cada uno tiene que saber lo que es bueno o malo para su cuerpo.

Nada nuevo hay bajo el sol.  Ni hierba que remedie nuestro destino.

 De lo que oigas no creas nada y de lo que veas...la mitad.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia