¿Quién financia a los verificadores de ETA?

  • 23/02/2014
  • 0

El trabajo de mediación que lleva a cabo el equipo de verificadores del alto al fuego permanente de ETA, lejos de ser una labor desinteresada para la resolución de lo que ellos mismos denominan conflicto vasco, se traduce en una actividad muy lucrativa para sus miembros. Sus honorarios son de 750 euros por jornada de trabajo. Así lo han afirmado tres de los verificadores que este domingo han comparecido como testigos ante la Audiencia Nacional para declarar sobre el paradero de los etarras con los que se reunieron en Tolouse a finales de enero.

La Comisión de Verificación reconoce recibir financiación de la organización holandesa especializada en intermediación de conflictos Dialogue Advisory Grup. Asimismo, la plataforma Lokarri y el Grupo Internacional de Contacto (GIC), creado en 2010 por el abogado sudafricano Brian Currin, corren a cargo del coste tanto del de desplazamiento y alojamiento de los verificadores, como del sostenimiento de la secretaría técnica para coordinar las actividades, según fuentes del propio colectivo.

tiro-al-plato-verificadores-eta-marta-casal

En concreto, entre febrero de 2011 y marzo de 2012, Lokarri obtuvo 63.201 euros mediante crowfinding, un mecanismo de micromecenazgo que mantienen en la actualidad a través de un llamamiento a la conciencia ciudadana para que se involucre aportando 10 euros su proyecto.

Financiación de la Conferencia de Ayete

Parte de estos fondos se destinaron a los gastos de “logística y organización” de la conferencia de San Sebastián en la que diversas personalidades internacionales solicitaban a ETA el cese definitivo de la violencia tres días antes de que los terroristas realizaran el anuncio de abandono de las armas. Exceptuando el catering, que corrió a cargo del ayuntamiento de San Sebastián, Lokarri desembolsó para tal fin 70.478 euros de los 300.000 que supuso el coste total.

Asimismo el colectivo Lokarri ingresa vía aportación de afiliados unos 280.000 euros anuales, a una media de 140 euros por socio. A esta cantidad se le suman las subvenciones de la Diputación de Álava, que financia su página web, y las que recibe por parte del Gobierno vasco, que desde su creación en 2006 ascienden a 222.000 euros hasta el 2012, último año del que se conocen las cifras.

Donaciones desde 2004

Por su parte, el cerebro de la CIG Brian Currin recibe cuantiosas donaciones desde el año 2004 de la Fundación Joseph Rowntree Charitable Trust. La última, en noviembre de 2012 por un crédito de 30.000 euros a gastar en un año para la ‘Promoción y consolidación del proceso de paz en el pueblo vasco’.

Un total de siete donaciones recogidas en la base de datos de la citada fundación y que ascienden a más de 170.000 euros bajo epígrafes como "proceso de paz en España/País Vasco”, “trabajar en un proceso de paz en el País Vasco” o “proceso de paz en España/Territorio Vasco", entre otros.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia