Pero el corazón no se equivoca nunca.

  • 17/02/2014
  • 1

Pero el corazón no se equivoca nunca.

Nos hace vivir las sensaciones más auténticas y reales que un mortal es capaz de experimentar.  Pero resulta ser que la inteligencia del corazón es incompatible con la triste realidad de los afanes cotidianos. Nos guía el sabio corazón hacia otro sabio corazón...y el mundo se encargará de colocar entre ambos un ciclópeo muro que los pare en seco.  Difícil la comunicación entre dos corazones... Siempre hay alguien, o algo, o la simple naturaleza resabiada de los corazones, que se encarga de dar la primera estocada a la esperanza; esta se debilita y entonces aparece el terrible muro...un corazón queda incomunicado y el otro se estrella... Triste realidad...solo nos queda el consuelo de nuestro deber cumplido, que no fue nuestro corazón el que falló...que entregamos el alma, que pusimos la ilusión y la vida en ello, pero la tozuda realidad, volvió a escupirnos en la cara. Nuestro corazón fue capaz de vender el alma y la vida a la magia del amor...lo entregó todo...no  tenía más que ofrecer,  que a si mismo... ¿Fue poco?, ¿fue incomprendido?,  ¿qué fue lo que falló?... ¿Acaso el amor no es capaz de derribar muros?... El mundo real acabó con el mundo del alma...el alma y el corazón de los que se estrellan, no son de este mundo.

Fin de la historia.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
_beevo
Esperanza Mancheño25 d febrero d 2014 a las 15:25 (UTC)
TODO SIGUE INTACTO IMPOLUTO TAL CUAL FUÉ VIVO EN FIN

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia