Menos es más: MENOS sal es MÁS salud.

¿Sabías que, desde 2005, se ha reducido en más de un 25% la cantidad de sal en el pan que comemos? Tu paladar dice que no...

La sal es el condimento más antiguo usado por el hombre, aparte de haber tenido repercusiones económicas, políticas y culinarias a lo largo de la historia. Es necesaria para el buen funcionamiento del organismo; por el contrario, la ingesta excesiva de sal, unido a la obesidad y al sedentarismo, predispone a un aumento progresivo de la incidencia, prevalencia y gravedad de hipertensión arterial.

En España, el consumo de sal es de unos 10 g diarios, cuando la recomendación de la OMS es no pasar de 5 g/día (la sal que cabe en una cucharilla de café). La mayoría de la sal ingerida es la llamada “sal invisible”,  presente en los alimentos naturales y, sobre todo, añadida a los alimentos procesados (platos preparados, snacks, quesos, cereales…). La “sal visible”, utilizada durante el cocinado y condimentado de los platos, es más fácil de controlar y supone tan sólo el 10% de la que consumimos a diario.

sal

Existe una relación directa entre el mayor consumo de sal y la elevación de la presión arterial (PA). Igualmente una disminución en el consumo de sal conduce a un descenso de PA (estudio INTER- SALT, 1987; revisado en 1997 y 2007). Además, existe una relación entre la ingesta de sodio y la progresiva elevación de la PA con la edad.

El gusto por la sal se adquiere desde edad temprana por la gran popularidad de las comidas preparadas y ricas en sal. Esto es lógicamente educable, bien desde la infancia controlando el consumo de alimentos salados, bien en el adulto disminuyendo progresivamente el consumo excesivo de sal. Un ejemplo de esto es la aceptación que en la población que ha tenido la reducción progresiva en la proporción de sal presente en el pan de consumo tras el convenio firmado en 2005 entre el Ministerio de Sanidad y Consumo y la Confederación Española de Organizaciones de Panadería (CEOPAN), que consiguió reducir el contenido de sal de nuestro pan un 26% sin apenas darnos cuenta. ¿A que no te habías percatado de ello? Al ser un descenso progresivo, el paladar se ha adaptado sin problemas a este cambio.

Por tanto, tanto las personas con problemas de Hipertensión Arterial (HTA) como la población en general, deberíamos consumir entre 3 y 5 gramos de sal cada día.

35187-636-550.jpg

 

Diez recomendaciones para reducir el consumo de sal 

  1.  Leer la etiqueta de información nutricional de cada alimento y comparar entre los de su grupo eligiendo los que tengan menor contenido en sodio.
  2. Siempre que sea posible, preparar la propia comida sin añadir sal a los alimentos mientras se cocinan, hacerlo en la mesa. De esta forma conseguiremos que las papilas gustativas se estimulen rápidamente al contacto directo con la sal, precisando de menos cantidad para el mismo gusto.
  3. Buscar la forma de añadir sabor sin añadir sodio, usando hierbas o especias en vez de sal para sazonar los alimentos (por ejemplo, romero, orégano, albahaca, pimienta, ajo, curry, vinagre o zumo de limón, entre otros).
  4. Consumir preferentemente alimentos frescos, en vez de enlatados o procesados que contienen siempre más sal.
  5. Tener precaución con los vegetales, prefiriendo siempre los frescos a los enlatados. En caso de usar estos últimos, aclarar los alimentos enlatados/conservas antes de usarlos.
  6. Elegir productos lácteos desnatados o bajos en grasa.
  7. Escoger aperitivos y meriendas sin sal y aumentar el consumo de fruta de temporada.
  8. Tener muy en cuenta los condimentos que a menudo contienen sal, usando preferentemente aceite de oliva y vinagre, frente a otros aderezos envasados.
  9. Cuando se coma fuera de casa pedir que la comida sea preparada sin sal y que las salsas sean servidas aparte para poder controlar su cantidad.
  10. Intentar reducir el tamaño de las raciones de comida: menor cantidad de comida significa siempre menor cantidad de sal.

 

Pensarás que es muy fácil la teoría, pero no tanto la práctica, ¿verdad?. En parte llevas razón; sin embargo, en el siguiente artículo expondremos errores frecuentes con respecto a la sal, consejos para reducir la sal de dieta sin apenas darte cuenta y trucos para condimentar tus comidas con 0 sal. ¿Te apuntas?

salt

 

                                                                                       Gonzalo Nuevo Pozo

Denunciar contenido

3 comentarios

Deja tu comentario
h7sJ_g4U
Esme Paul10 d febrero d 2014 a las 08:35 (UTC)
Muy buen artículo y desde luego cuanta menos sal usemos en la comida muchisimo mejor.
DSCN0499 - copia
Gonzalo Nuevo Pozo9 d febrero d 2014 a las 14:09 (UTC)
Muchas gracias, Javier. Es cierto lo que dices, pero espero que con los próximos consejos de los que hablemos sirvan para que todos podamos mejorar un poco este hábito. Un saludo.
1601160_641393375897060_881975041_n
Javier Yébenes de Paz9 d febrero d 2014 a las 13:40 (UTC)
Un artículo bastante interesante. Somos muchos los que no sabemos cocinar sin una buena cantidad de sal.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia