TCP: El necesario puente con Europa a través de Aragón

  • 06/02/2014
  • 2

la Unión Ferroviaria entre Zaragoza y la ciudad francesa de Pau, necesaria y soñada durante decenios, es de la máxima importancia estratégica para la región aragonesa y para el conjunto de España

La Travesía Central del Pirineo, o TCP, es un proyecto de ferrocarril de alta capacidad que uniría la capital aragonesa con algún punto de la red ferroviaria francesa entre Toulouse y Bayona. Para explicar su importancia, es preciso, en primer lugar, radiografiar la situación general de Aragón, para así poder determinar la importancia que esta obra tendría.

Sucintamente, a nivel demográfico, Aragón, que supone aproximadamente el 10% de la superficie de España, alberga alrededor del 3% de la población del país, con un área metropolitana muy densamente poblada (la ciudad de Zaragoza), y comarcas enteras con densidades de población entre las más bajas de toda Europa occidental. Debido, además, a la creciente disminución de la importancia del sector agrícola y ganadero en la composición del PIB, y a la falta de servicios, la situación de infinidad de núcleos rurales, no puede calificarse de otro modo que límite. Dentro de apenas 20 años, es prácticamente inevitable que el número de pueblos deshabitados, que en la actualidad ronda los 200, sea incrementado en un importante porcentaje. A este problema se añade una difícil orografía, que impide acercar los servicios sanitarios o educativos a los ciudadanos con eficacia.

A nivel industrial, es de destacar la dependencia de la industria automovilística, y el retroceso, a causa de la depresión económica que comenzó en 2008 de la industria ligera aragonesa, traduciéndose esto en un incremento de la tasa de desempleo. Como punto fuerte y clave en la fijación de la población al medio rural, figura el turismo de esquí y naturaleza, con dos acusados picos estacionales, uno invernal ligado a la industria del esquí (fundamentalmente esquí alpino), y uno estival relacionado con el turismo cultural y de montaña, muy centrado en el Pirineo. La capital, Zaragoza, sigue siendo una ciudad que acusa un número de pernoctas por turista muy inferior a la media de las grandes ciudades españolas.

A nivel administrativo, Aragón es hoy una comunidad autónoma dentro de España, y está repartida en unas extremadamente ineficientes comarcas, e integrado por 731 municipios, de los cuales, únicamente 25 superan los 5.000 habitantes.

Desde el año 1970, no existe conexión ferroviaria directa con Francia, y los pasos carreteros son escasos y excepto en el caso del túnel carretero de Somport, difíciles y cerrados con frecuencia durante el invierno. Ninguno de estos pasos es autopista o autovía.

Si tenemos que analizar las razones para este despropósito, tendremos, inevitablemente, que pensar que se debe en buena medida a las presiones que desde los gobiernos nacionalistas Catalán y Vasco, se han podido realizar para que nunca, esta unión ferroviaria (Que según la Unión Europea podría canalizar el 30% de las mercancías que pasaran entre España y Europa) llegue a ser una realidad. Esto obedece a la necesidad política que han tenido, debido a las peculiaridades del sistema político y electoral español, que con frecuencia a tenido que acudir a estos grupos con fuerte tendencia nacionalista para formar gobierno. La posición del gobierno francés, en principio, no es de oposición, y en la actualidad  la TCP está incluida dentro del su Esquema Nacional de Infraestructuras de Transporte.

Este aislamiento, es explotado a nivel político por los separatistas catalanes, que, incluso, llegan a amenazar, en caso de independencia de la región, y el consecuente veto del Reino de España al ingreso de Cataluña a la Unión Europea, con la aplicación de aranceles al paso de mercancías españolas por el corredor del Mediterráneo.

Así, en un escenario de la máxima urgencia para el futuro de la región, esta unión, en mi opinión no debe ser solo de transporte de mercancías, sino que debe contemplar inexcusablemente el  transporte de viajeros, con el fin último de abrir un eje central Madrid-Zaragoza-Canfranc-Pau-Burdeos-París, y debe ser tratada con la máxima urgencia, debido a su interés estratégico, no solo para la región, sino para toda España. La TCP costaría cinco veces menos que el corredor mediterráneo, fijaría población, estimularía de forma importantísima el turismo en la región (pensemos que, en el caso de fijar el paso por Canfranc, situaría las estaciones invernales de Astún y Candanchú a hora y media de ferrocarril desde la capital de España), y estimularía la inversión en industria en el Valle del Ebro. Asimismo, reforzaría el papel creciente del aeropuerto de Zaragoza en el transporte internacional de mercancías, y el de la Plataforma logística PLAZA, asegurando su futura expansión. Incluso en el caso de que un gobierno central se negara, el gobierno autonómico debería emplear todos sus recursos disponibles, y fijar como su máxima prioridad, la construcción de la TCP. Es más que probable que este proyecto, como red transeuropea de transporte, encontrara financiación adecuada y apoyo por parte de las instituciones europeas.

En una segunda fase, es preciso articular el territorio con la apertura de dos vías rápidas de comunicación por carretera, una a través de Canfranc, y una segunda que posibilite la mejora de las comunicaciones entre Barbastro y Benasque, conectando con Francia hasta Bagneres de Luchon, acercando así al centro y sur de la península a la importante localidad francesa de Toulouse.

Aragón se encuentra en una encrucijada, y en un momento clave. De no acometerse estas obras (acompañadas de las imprescindibles reformas, comunes a toda España, a nivel de organización política y fiscal), se enfrentará a la despoblación, la pobreza y la marginalidad. En el caso contrario, la región puede transformarse en magnífico puente de unión entre España y Francia, y motor de progreso para nuestra nación.

Así pues, no puede haber en ningún gobierno central, más excusas ni más cesiones a las pretensiones de quienes, además, hacen gala de su desprecio por la Nación. No es solo el futuro de Aragón el que está en juego. Estas propuestas suponen la puesta en marcha de un nuevo modelo de relación entre España y Europa, y la apertura de un nuevo marco que permita el progreso y la mejora económica no solo de Aragón sino de buena parte del Norte de España, y por tanto deben ser atendidas con la máxima prioridad.

http://es.wikipedia.org/wiki/Traves%C3%ADa_central_del_Pirineo

http://bases.cortesaragon.es/bases%5Cboca2.nsf/%28D%29/F02E97F61EB38840412568FE00294065?OpenDocument

http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Municipios_y_comarcas_de_Arag%C3%B3n
http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2012/05/04/el_plan_hacienda_instaria_fusionarse_los_municipios_aragoneses_186351_300.html

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/769583/0/#xtor=AD-15&xts=467263

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
2012-12-10 17.32.25
Jesús Esteban Leo7 d febrero d 2014 a las 19:49 (UTC)
Es un buen artículo que nos aproxima, a todos los que no vivimos en Aragon, a conocer la realidad. Esperemos cambiarlo poco a poco.
Mia-2
PALOMA GONZÁLEZ LOCHÉ6 d febrero d 2014 a las 17:47 (UTC)
Genial, como siempre. Gracias.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia